viernes, 22 de diciembre de 2017

¡HAIGA SALÚ1


Al traviés de los cristales de les ventanes siento a los neños de San Ildefonso cantar númberos y premios de la Lotería Nacional. Día 22 d’ Avientu: ¡qué casualidá que coincida esti añu col día dempués de les elleciones catalanes! Sicasí, lo que podría ser normal d’ oyir ente la xente al rodiu de los resultaos (que si ganó esta, que si l’ otru sacó tanto, que si se xunten, que si non,…), resulta qu’ a lo llargo d’ esta mañana queda too amatagao ente eses bolines qu’ unes manes inocentes saquen a tutiplén hora tres hora nesta mañana fría d’ iviernu. Porque güei, nuna bayura llugares españoles, too queda resumíu a un númberu y a un premiu. Allegría, rises y demás xolgoriu van dase la mano y remembranos a toos que n’ España non solo se fala de política, anque dientro d’ un par de díes tornen cola tabarra.

Güei ye un gran día pa los más, pa los que nagüen por otres coses na vida diaria: pa unos, porque de xuru que daqué arrincaron al azar; y pa munchísmos otros, porque na tele nun triunfen los alderiques valeros de toles selmanes pasaes. Por fin hai algo más que los llistos del momentu, los entendíos en too y en nada, los espertos, los mítines, les engarradielles verbales y los encabronamientos desaforaos. ¡Viva la Lotería de Nadal, magar nun toque un céntimu! ¡Ah, y qu’ haiga salú!

 

Toque o nun toque, recibíi la Navidá con una sorrisa y disfrutái de les fiestes. Por eso allampio.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario