lunes, 25 de septiembre de 2017

(IN)DEPENDENCIA, QUE "LA PELA ES LA PELA"


Hace tiempo que no me acerco a este blog. Desde la última vez, otras obligaciones por un lado y de otro el hastío que me producen lagunas de las situaciones por la que atraviesa nuestra sociedad me han llevado a no intentar ni siquiera dar una opinión razonable, mostrar mi parecer, ante semejantes desatinos.

No obstante, hoy, después de haber rumiado durante todo el fin de semana la coyuntura que se vive en Cataluña y el resto de España, no me he podido aguantar.

El estado en que está inmersa esta Comunidad en estos momentos da para un libro, para un buen volumen de tropecientas páginas, sabiendo que como colofón se llegará a la conclusión de que nadie entiende nada si uno se detiene solo un momento a analizar los hechos que nos han llevado a todos, no solo a los catalanes, a esta tesitura: independencia sí o sí, independencia no o no. Dos posturas radicalizadas al amparo, según unos y otros, de la ley, la que a cada cual le conviene. No digo yo que la Constitución española no sea la base por la que se tienen que regir todos los españoles, y hasta ahora a Cataluña así le constaba y bien que se aprovecharon de ella a lo largo de los últimos cuarenta años, pero también es verdad que, después de tanto tiempo, los sucesivos gobiernos que dirigieron este país no han mostrado un interés excesivo, a excepción de las promesas electorales de todos los años incumplidas una vez sí y otra también, en ir cambiando, modificando o desarrollando artículos que iban quedando obsoletos.

En base a ello, ahora el gobierno de la Generalitat se ha empeñado en seguir adelante con una pretensión que viene de lejos, y que sacaban a relucir siempre como un mantra si no se les daba más financiación, y se han lanzado al vacío en busca de una independencia sustentada por una parte de votantes catalanes a los que han echado a reivindicar el sí en la calle, a la espera de que algún alma caritativa les ponga una red ante el posible trompazo que se puedan dar. La culpa es de Rajoy, dicen. Pero desde el otro lado, con todos los medios habilitados puestos a su disposición- tribunales, jueces, fiscales, agentes, etc.-, no están dispuestos a ser los paganinis de tal embrollo y se despachan a gusto contra los que intentan la secesión de un territorio que además, de lograrlo, sería el germen de otros movimientos en otros lugares del Estado español. Por lo tanto, la culpa es de Puigdemont.

Y así, ante las medidas adoptadas por unos, se les contesta con otras que intentan despachar las primeras de un plumazo; ante detenciones o multas por organizar algo ilegal, se disuelve el  ente investigado y así ya no hay condenas, multas ni responsabilidad; ante manifestaciones pacíficas apabullantes que alteran- les guste o no- la vida de una ciudad o de varias, nadie hace nada porque cualquier movimiento que pueda encender una chispa de violencia sería mal interpretada por el contrario para tachar al responsable de violento y autoritario; ante las leyes de unos enfrentan las de los otros, con lo cual todos tienen, o dicen tener, la razón; y ante semejante lío, en España, sin obviar Cataluña, no puede eludirse el pensamiento de que esto pueda acabar mal.

No sería raro ver el domingo altercados, si las urnas se colocan y asisten a votar miles de ciudadanos. ¿Con qué decisión los agentes van a retirar, por más orden judicial que exista, una urna a un lugar donde hay varios cientos de personas que pueden intentar que las fuerzas de seguridad les dejen votar? ¿Acaso van a emplear la fuerza para ello? ¿Se van a arriesgar a que se les tache de generar una violencia física que hasta ahora, con mínimas excepciones y,como dicen, sin llegar la sangre al río, no ha existido?

No sé, me quedan muchas cosas en el tintero abierto en mi cabeza sobre esta situación, pero valdrá más dejarlo. A fin de cuentas, no me sirve cargar con las culpa a uno u a otro, ya que, a mi entender, llevan años esperando unos y otros a que las circunstancias fuesen las que son para hacerse ver y demostrar que son unos gallitos. Nunca intentaron, ni unos ni otros, llegar a una postura consensuada sobre el futuro de España, de sus Comunidades, de su inserción real en un Estado que todos sientan de todos. Lo único que negociaron siempre fue alrededor del dinero y es que “la pela es la pela”. A fin de cuentas, esta es la razón principal de todo lo que está sucediendo.

Sigan ustedes bien, tómenselo con calma y no pierdan la sonrisa.

martes, 22 de agosto de 2017

PALABRAS HUECAS


Vaya por delante mi sentimiento de aflicción y condolencia hacia todas las personas que de una u otra manera se han visto afectadas por estos irracionales atentados en Cataluña y por otro lado mi sentimiento de náusea y repulsa más profundo ante tal salvajada.
En este momento, según dicen, las pesquisas y el resultado de la investigación se han cerrado. Los culpables, muertos o encarcelados. Bueno, presuntos, que no se me olvide el adjetivo. Los heridos evolucionando bien, dentro de la máxima gravedad de varios, aunque se siga temiendo por la vida de algunos. Se han identificado todas las víctimas. Todos los políticos se han unido en la condena de la barbarie de unos locos. Condecoraciones para todas las fuerzas de seguridad catalanas; ni la Guardia Civil, ni la Policía Nacional ni Servicios de Inteligencia del Estado ni nada que suene a España tuvieron nada que ver con las investigaciones, por lo visto. Es más, hubo muertos, entre otros, catalanes y españoles, que hay que distinguir, eh, que tampoco se olvide. ¡Hay que ser l…! Porque mira por dónde, si los datos que lei en un diario digital son ciertos, Moussa Oukabir era natural de Ripoll, es decir, este terrorista era, pues catalán, no español.¡Anda, que os den! Sacar a colación en momentos así las futuras aspiraciones políticas catalanas es, al menos, un perfecto desatino y de una mezquindad absoluta.
Estas últimas jornadas y los que vienen, lo habitual: tocan minutos de silencio, manifestaciones, aplausos a las víctimas, muestras de apoyo y de solidaridad, gritos de que no se tiene miedo- no us ten por, no tinc por-, no al terrorismo, no en mi nombre, flores, velas y altares improvisados, etc.
Mucho ruido y pocas nueces. Cuestión de pocos días y luego serán solo aniversarios donde los familiares de los muertos o heridos acudirán, pero la gente de la calle, con pequeñas salvedades, irá poco a poco olvidando a fuerza de tener que continuar con su propia existencia. Hasta que otra atrocidad semejante haga saltar nuevamente a la sociedad en nuestro país o en cualquier otro lugar de Europa. Y digo bien, de Europa. Cuando estas cosas suceden en un país africano o asiático, la noticia es noticia durante un par de minutos un par de días y tal parece que no haya acontecido nada raro, que las brutalidades yihadistas en esas zonas no tienen relevancia. Nadie se extraña, nadie se rasga las vestiduras. Al carajo la solidaridad y las buenas palabras. ¿Qué queréis? Cuestión de hipocresía.
A mí, cuando la gente grita ahora, hoy, por la calle lo de que no us ten por, es decir, que no tienen miedo, a mí me da repelús. Yo sí lo tengo y como yo muchísima gente, por más que se nos intenten contar historias absurdas de “valientes” que salen a la calle una vez que ha pasado el peligro. Porque cuando los ciudadanos vieron a los terroristas, echaron a correr en su gran mayoría, si no todos, huyendo y escondiéndose donde fuera. Como lo haría yo. A ver quién coño se enfrenta a ellos. Y ahora no us ten por…¡Ja!
Dicen que los cementerios están llenos de valientes, por lo menos de muchísimos de ellos. Es decir, los cobardes, los que sobrevivieron, son los que cambiaron el mundo quedándose, aguantando y esperando el momento propicio. A esos valientes del camposanto se les erige un monumento y se acabó. Pero cuando los “valientes” lo son de pacotilla, esos me repatean, porque por lo general son los que buscan algún tipo de reconocimiento que no se merecen. Normalmente, suelen ser los primeros en esconder la cabeza bajo tierra para poder defenderse diciendo que ellos no vieron nada.
No obstante, los cobardes que quedamos ya estamos tardando demasiado en aplicar fórmulas para acabar con estos movimientos terroristas. Bueno, los cobardes no, los que nos representan han de ser quienes deben coger el toro por los cuernos, que, entre otras cosas, para eso han sido elegidos. Pero, en vez de eso, se quedan, nos quedamos, en la palabrería hueca al amparo de pactos, conferencias, acuerdos, reuniones, etc. que saltan por los aires cuando nos enfrentamos a un nuevo atentado.
Mucho me temo que lo que verdaderamente importe en todo este asunto sea la economía más que el concepto radicalizado de religión que determinadas personas entienden como único. Y si no, repasen quiénes son los países que financian las luchas de religión entre los mismos árabes y fíjense en sus relaciones financieras con el mundo occidental. Verán qué sorpresa.
 
A seguir bien, que la vida continúa y siempre es mejor disponer de la sonrisa presta.
 

jueves, 17 de agosto de 2017

LEYENDO


Ya sé que soy un poco o un mucho informal. Hace semanas que no cuelgo ni un solo artículo. Qué le voy a hacer. Si lo hiciese de otra manera, a lo mejor no sería el mismo, yo qué sé. Es seguro que me cae la cara de vergüenza cada vez que me sucede algo así, pero también es verdad que cada día me cuesta más, a pesar de que todos los días me hago propósito de enmienda.

Como he dicho en multitud de ocasiones, me encanta la tarea de no hacer nada y más aún si ese nada se transforma en absolutamente nada. Me abroncan cuando me paso las horas, pocas, que tengo libre sentado en casa sin otra cosa que hacer más que leer. Qué queréis, me encanta hacerlo y perderme en esos mundos que crean personas extraordinarias capaces de fabular e imaginar personajes de ficción o situaciones con personajes reales que me envuelven y no me permiten ni un minuto de asueto porque los vivo desde la misma raíz, desde el origen de la novela, hasta el desenlace como si fuese un personaje más, imperceptible a cualquier sentido de sus protagonistas. Ni el mismo autor puede imaginarse siquiera que yo ando metido en su libro como un espíritu que sobrevuela sus propias palabras. Y así, entre crónicas y leyendas, aventuras, anécdotas y enredos, entre intrigas y confabulaciones narradas de forma pausada o vertiginosa, históricas o ficticias, igual da si el texto me engancha desde el primer momento, me paso las horas sin poder apear un libro de las manos. Y lo peor, que cuando acabo uno ya hay otro esperando a la vuelta de la esquina dispuesto a hacerme perder los sentidos enviciándome nuevamente en sus tramas, sus maquinaciones, en su red tejida maravillosamente con palabras que absorben completamente mi mente.

O sea, que está clarísimo: el tiempo que podría haber dedicado a escribir se me va leyendo. Pero, a pesar del bochorno y desazón que me causa abandonar el blog tantos días, no puedo olvidar que ambos conceptos, escritura y lectura, se complementan simbióticamente, uno no puede existir sin el otro Por eso, cuando leo, no puede dejar de representárseme la persona que, inclinada sobre un folio, una libreta o un documento informático, estuvo durante meses o años desarrollando una idea que se fue a transformar en un  libro en el cual yo soy, sin permiso suyo, uno más de sus héroes o villanos. A veces, le pongo a ese escritor mi cara y se me va el tiempo también volando. ¡Iluso de mí! Mejor me pongo a juntar letras y dejar de soñar, aunque ese libro que está encima de la mesa tiene una pinta que...

 

Sigan disfrutando del verano y sonrían, que los días serán mejores.

jueves, 20 de julio de 2017

DISCULPAS Y CULPAS


Miguel Blesa se ha suicidado y en algunos círculos, los más cercanos a él, tanto desde familiares, de amistad o desde allegados al mundo de la política colaboradores suyos en el pasado, achacan este resultado a la alta presión social que sobrellevaba en los últimos tiempos. O sea, las culpas recaen sobre los demás.
Bueno, pues tal vez. Quién sabe, a lo mejor fue su conciencia, si disponía de ella, que no lo sé. No seré yo quien lo niegue, ni una cosa ni otra. No obstante, quizá sería interesante que nos explicaran, al mismo tiempo que defienden esa postura, a qué fue debida esa presión. No olvidemos las causas judiciales que se mantenían abiertas e incluso la condena sufrida, aunque pendiente del recurso presentado para evitarla. ¿Por qué no les preguntan en los medios a quienes sufrieron las preferentes o se arruinaron con Bankia o Caja Madrid a ver qué opinan?
Ahora el pobre hombre (digo pobre porque parece que para sus gastos debía confiar en la cuantía que el juez le asignara, mientras que antes se permitía hasta gastar cuatro mil euros en un día a cuenta de las tarjetas negras de Bankia sin que le cayese la cara de vergüenza al suelo) se ha ido de este mundo a su gusto, demostrando que había más fachada que personalidad en su comportamiento, no queriendo asumir sus responsabilidades, si de sus actos alguna se derivara, como cualquier otra persona con principios, de los que él presumía, hubiese hecho. Pues bien, parece ser que este señor se ha librado de todo cuanto pudiese resolverse penalmente en los juzgados en su contra, aunque su nombre será imposible que pueda ser olvidado por las mentes de tantos como sufrieron sus decisiones como presidente del banco que lo vio crecer socialmente, aunque falto de ética y moral, vistos los resultados finales.
Ahora bien, su muerte, por la alta presión social que lo estigmatizó durante los últimos años como no se cansarán de repetirnos los que quieren echar la culpa a los demás en vez de afrontar los hechos en los que participó de mala manera, no ha de hacernos olvidar ni las barrabasadas de las preferentes o los embargos de viviendas, los deshaucios ni los gastos negros de esas tarjetas black de las que disfrutó junto a muchos otros compinches. Por estas causas, hay mucha gente, miles de ciudadanos, que ha sufrido tal presión en sus vidas que no han podido vivirla como desearon desde entonces y que aún hoy maldicen su nombre como el de muchos más que se enriquecieron, supuesta y no supuestamente, a cuenta de esos que gritan exasperados por las calles exigiendo lo que es suyo. Como si estos últimos no estuviesen padeciendo una altísima presión por culpa de los que les robaron, habiendo incluso más de uno y de dos que lo pagaron con creces yendo antes que Blesa al cementerio.
Personalmente, siento que haya muerto una persona de este modo, aunque más lo siento en su caso porque de ese modo ha evitado que la justicia, quién sabe, hubiese eliminado los supuestos y se hubiese hecho eco de sus auténticas fechorías. RIP, si hay Algo y se lo permiten en el Más Allá.

A seguir disfrutando del verano cion la sonrisa franca siempre a punto.

martes, 27 de junio de 2017

COMISIONES DE INVESTIGACIÓN


¿Qué nos ha de parecer el hecho de que nuestros políticos, muy listos ellos, hayan aprobado una Comisión de Investigación sobre los dineros ocultos del PP? Pues ayer ya nos hemos enterado de qué va todo. Aparece el primer testigo, nada menos que Bárcenas, el famoso tesorero del PP, el que se hizo fuerte merced al milagro de un sms, y no cuenta nada, se refugia en el silencio, aduciendo que está pendiente de juicios, y aburre a las piedras. Pero los políticos de la oposición sueltan y sueltan preguntas como si esperasen una respuesta del cielo. Le echan la culpa a Rajoy o a quien sea, qué más da. Tienen sus minutos de gloria en los medios y luego despachurran a Bárcenas dando por sentado que sus preguntas han sido contestadas  de forma positiva, aunque él no haya dicho ni mu. Algún que otro rifirrafe sin entrar en la materia que de verdad se está investigando, y se acabó. Y así seguirán durante algunas semanas, poniéndose serias sus señorías al relalizar los interrogatorios y más serios aún los testigos. Cada uno en su papel. Ignorantes todos, o no, del ridículo que hacen.

¡Vaya pérdida de tiempo! Es como si nos quisieran hacer creer que nombrar una Comisión de este tipo implica que todos cuantos sean llamados a declarar han de decir la verdad y toda la verdad. ¡Ilusos! Los españoles ya maduramos hace años, ya no tragamos con demagogias sin sentido. Pero si no la dicen ni en los juicios, como para contarla en el Congreso. Dejadme que me ría. Por lo visto hay ahora mismo otras tres o cuatro Comisiones en el Congreso y el Senado. ¿Para qué? ¿Alguien sabe de qué van las demás, qué asuntos se están estudiando o investigando, je, je?

Si se dedicaran a trabajar en bien de los ciudadanos de este país, en vez de buscar notoriedad en los medios, tal vez nos fuese mejor a todos. Si todos fuesen responsables de sus actos, en vez de difuminar sus errores con cortinas de humo, y se fuesen a casa cuando hubiesen demostrado su ineptitud, acaso entonces dispondrían de cierto crédito.

Nunca creí en estas Comisiones porque nunca llegan a conclusiones que aporten claridad sobre los asuntos que tratan. Se dedican a hablar y hablar, preguntar y preguntar, aseverar y aseverar, para que al final, a pesar de haber oído lo mismo, llegue cada partido político a un resultado que se parece al de los demás tanto como un lirio de los valles al tiburón de Spielberg.

 

Que ustedes sigan disfrutando del verano, ya saben, con la sonrisa a flor de piel.

 

lunes, 5 de junio de 2017

¡QUÉ ASCO, TITO!


Día de resaca. Muchos cuerpos lamentarán hoy, cuando intenten abrir los ojos y a continuación ponerse en pie, haberse dejado llevar ayer noche por la llamada de las cervezas, de los chupitos o de los combinados de naranja, limón, tónica o cola con ron, ginebra o lo que sea que más les placiera. Se celebró la 2ª Flor aquí en Grau y la noche, esa que convierte el pelaje de todos los gatos en pardo, hizo lo mismo con muchos jóvenes y no tan jóvenes, aunque agarrados con desesperación a unos años que ya no van a volver, para convertirlos en verdaderos cochinos incapaces de saber un ápice de educación cívica. Cuando me dirigí a eso de las siete de la mañana hacia la Travesía de La Panerina andando desde La Plaza por la calle Eduardo Sierra, me apeteció hacer una serie de fotos con las que ilustrar este artículo, escrito o palabras arrejuntadas con el fin de que mi retina no olvidase las imágenes que me entraron por los ojos. Cristales, botellas, vasos, papeles, bolsas, vomitadas y demás restos más propios de gorrinos que de personas, tirados por el suelo convirtiendo la calle en una verdadera pocilga. Mesas invadiendo la calzada atiborradas de cascos de cristal, de vasos de plástico y vidrio, que invitaban a rodear la manzana para no sentir vergüenza ajena. Líquidos pegajosos, malolientes, meados en algunas esquinas, aunque perfectamente a la vista, que hedían como letrinas asquerosas y nauseabundas. Al acercarme hacia la Plaza de La Panerina, más de lo mismo. Un recorrido que realicé con ganas de taparme las narices y con los ojos cerrados, si no fuese porque la realidad con la que cualquiera se topa después de una fiesta en esta zona es siempre la misma y parece que siempre se tiene en la boca la pregunta de ¿no te acuerdas cuando tú eras joven? Echo la mirada hacia atrás y no me lo parece. Los tiempos, chaval, que han cambiado- me susurra una vocecita que sólo oigo yo. Sí, ya lo veo y lo huelo, pero ¿para mejor? No sé, serán los años los que me hacen ser un tanto desagradable y antipático. Me voy haciendo viejo, supongo.- y continúo mi camino.
No es la primera vez, ni me imagino será la última, que me va a tocar contemplar tal desatino. Supongo que los tiempos han cambiado tanto desde mi juventud que ahora esto, que yo considero una falta absoluta de consideración para con el resto de ciudadanos, por no decir otra cosa, se ve con total normalidad por parte de la sociedad y sus representantes que permiten semejante guarrada.
Cuando más tarde, alrededor de las ocho menos cuarto, salí con mi nieta camino del cole, los barrenderos ya estaban manos a la obra. No obstante, a mi nieta, de menos de tres años, aún le dio tiempo a ver los estragos de una fiesta nocturna infame, aunque no hubiese sido como alguna otra de mayor desenfreno que me tocó ver en el mismo lugar.
-¡Qué asco, tito!- exclamó ella al pasar del revés, puesta de rodillas,  en el cochecito desde donde no se pierde ni el vuelo de una mosca.- ¿Qué hacen?- siguió ella,  preguntándome por los barrenderos afanados en poner un poco de orden en aquel vertedero urbano.
-Están limpiando, barriendo para echar toda la basura a los contendores.- respondí a sabiendas que debería de haber ampliado mis palabras y explicarle lo que había sucedido. Pero, a santo de qué me iba a explayar con la niña si no hubiese entendido ni papa.
-¿Por qué? -Hace unas semanas que comenzó con la preguntita de marras y, mientras miraba hacia atrás al pasar por delante de la entrada de Pepe el Bueno, no pudo reprimirse ante algo que hasta la fecha yo le había evitado dando un rodeo.- ¿Por qué, tito?
-Pues…, porque han estado de fiesta durante la noche- no sabía qué decirle. No era cuestión de ponerme a filosofar ni a intentar convencerla de lo que significa tener educación o no tenerla.
No obstante, quiero pensar que me equivoqué. Debería haberlo hecho. Para la próxima, juro que se lo explico, aunque se quede con la boca abierta tildándome, si ello es posible, de loco de atar.
-¡Qué asco, tito!- y miró hacia adelante a ver si ya estaban abiertas las puertas del Palacio Fontela.
 
Sigan divirtiéndose, no hagan mucho caso a alguien como yo, que coge berrinches, tal vez sin sentido, por cosas como estas, y sonrían, que es salud.    

domingo, 4 de junio de 2017

NO ES LO MISMO


Esa especie de reloj biológico que albergamos en nuestra mente me despertó hoy a las cuatro de la mañana. Seguramente que ayer, a la hora de apagar la luz para dormir, pensé que no estaría mal levantarme temprano para acercarme hasta el río a pasar dos o tres horas intentando que alguna trucha se dignase picar y alegrarme la mañana. Pero, claro, una cosa piensa el borracho y otra el tabernero. Primero, porque una cosa es levantarse temprano y otra son las cuatro de la mañana; y segundo, porque no es lo mismo tener mono de pesca que disponer de un cuerpo que lo permita. Total, que cuando me desperté y vi la hora, le mandé a ese reloj interno que no volviese a acordarse de ello hasta las nueve, por lo menos. Y me hizo caso, o casi. Hasta las ocho y media dormí como un angelito. Me tiré fuera de la cama y no pude dejar de pensar cuántas truchas hubiese ya pescado si me hubiese acercado hasta el río. Aún ahora, a media mañana, ese prurito me está revolviendo las tripas; incluso las manos se me van a hacer el movimiento de levantar la caña para sacar la trucha; y hasta los ojos se me escapan hacia el ordenador y los dedos buscan afanosamente el teclado, aunque en vano, para escribir pesca de río en google, pulsar en imágenes y gozar viendo algunas fotos de piezas recién sacadas o a punto de ello. ¡Qué cosas tiene este cerebro mío! Por más que el cansancio me dejó en la cama, porque el cuerpo decía que no, mi mente debió de estar soñando y pescando toda la noche entre las cuatro y las ocho y media. El caso es que, en este momento en que escribo estas cuatro palabras tontas en este folio, mi cabeza no deja de ver truchas balanceándose en el extremo del sedal, luchando por soltarse del anzuelo y volver a su espacio natural. Pero me aguanto y no busco las imágenes de pesca de río en google. Por hoy las perdono a todas. Me voy antes de que me entre tal comezón que no sea capaz de soportar esta incertidumbre: ¿cuántas llevaría pescado en este momento? Dejo de escribir, lo cuelgo en el blog y me levanto para irme. ¡Ay, mi espalda! No te digo, que no, que no es cuestión todo de querer, que a veces mandan otras cosas. ¡Ay, a ver si me estiro de una vez, esta hernia acaba conmigo! ¿Veis? No es lo mismo.
Y justo en este instante no puedo olvidarme de recomendarles que no pierdan la sonrisa, como la mía, ¡ay!, justo ahora.

jueves, 1 de junio de 2017

MOIX SE VA, PERO SE QUEDA


Al ex fiscal general anticorrupción, el sr. Moix, lo han cogido con los pantalones bajados en varias ocasiones y no le ha quedado otro remedio que presentar su dimisión.
Si después de lo que llevamos oído de este señor a lo largo de las últimas semanas, no lo han cesado, ¿qué habrá que hacer para que ello suceda?. No se olviden que ha ocultado datos, ha mentido, ha interferido en actuaciones policiales encaminadas a esclarecer actos delictivos, se permite cuentas en paraísos fiscales, etc.
Nos estamos acostumbrando a que a personajes de la vida política, con cargos más o menos relevantes, se les deje ir de rositas dimitiendo. Falta aún en esta seudodemocracia en la que vivimos que se coja a los toros por los cuernos y la palabra cese comienza a estar más presente en nuestra vida. No se puede consentir que gente que se ha confabulado, supuestamente, claro, que ahora, haya más o menos pruebas, todo es así, supuesto, supuesto y supuesto, con determinados delincuentes o que los ha defendido no sé si de palabra o evitando que se les investigue o intentando que se lleve a cabo una investigación eficaz y poniendo trabas y obstáculos a esta labor, puedan volver a sus puestos así como así.
El sr. Moix no se va a su casita, no. El sr. Moix vuelve al Tribunal Supremo. Ya me dirán cómo habrá que mirar los casos que le toque llevar. Porque fiarse de él, lo que se dice confiar en que un fiscal así cumpla con sus obligaciones independientemente del tema que le corresponda, va haber pocos que lo hagan.

No obstante, no pasa nada, aún quedan el sr. Maza como fiscal general del estado, un lince a la hora de fichar al sr. Moix, a sabiendas de todo lo que acarreaba tras de él, y el sr. Catalá, ministro de justicia, un hacha a la hora de lograr la firma para su equipo del sr. Maza, que a su vez nombró al sr. Moix. Vamos, que la cadena sigue ahí, solo que un eslabón ahora jugará en otro puesto.
Un equipo potente si nos fijamos en sus componentes, pero no me parece que vaya a ganar ninguna liga anticorrupción.

¡Hala, a pasarlo bien, que comenzó junio, el verano a las puertas y las vacaciones enseguida! Una sonrisa y hasta el siguiente.

miércoles, 31 de mayo de 2017

¡ POBRECITO RAJOY!


 
A Rajoy le han dicho que a eso de declarar en plasma nanay de la China. Ha de presentarse en los juzgados de la Audiencia, como todo quisqui, eso que alguno hubo al que permitieron hacerlo al disponer de bula en su momento, para declarar como testigo en el caso Gürtel. ¡Pobrecito, van a acabar con él! No hay más que mirarlo a la cara para, viendo ese gesto compungido y de no haber roto nunca un plato, saber que lo está pasando verdaderamente mal, se halla profundamente avergonzado de unos súbditos que no hicieron otra cosa más que lamerle el trasero para ocupar puestos espectaculares y resulta que lo han traicionado de la manera más despiadada posible. Y, como consecuencia, a pesar de que se las verán tiesas para implicar al PP, no desean apartarlo a él de la gloria. Supongo que lo acusados no se despegarán de la tele ese día, disfrutarán viéndolo gozar, como un verderón cantor al amanecer, haciendo el paseíllo torero a la vista de todo el público que, con seguridad, esa mañana abarrotará la plaza. Un Curro Romero dispuesto a ofrecer la corrida de su vida a unos seguidores entregados en cuerpo y alma a su valentía, a su genio, a su entrega, a su espectacular dominio del capote con el que engaña, no solo al toro, sino a todo bicho viviente. Bueno, a muchísimos, a los que lo siguen votando y alguno más, pueril e ingenuo, que sigue creyendo que las vacas vuelan sin motor y dan leche con sabor a frambuesa.
No dirá nada relevante, casi se puede asegurar, porque él no sabía nada. Creo que, a día de hoy, aun no se ha caído del guindo. Se halla en lo más alto y desde allí la bruma y la niebla no le permiten divisar absolutamente nada de lo que sucede a sus pies ni en las ramas intermedias. Es más, ni siquiera mira a derecha o izquierda. Está en la cima y la suave brisa primaveral solo alcanza para refrescar su ardor nacido de los tediosos enfrentamientos con una oposición visceral que va a por él con todos los medios posibles, pero a quien tiene domeñada, y de lidiar con insignificantes supuestos de corrupción que intentan atentar contra su persona como jefe supremo de su partido, tal vez sería mejor decir, en vez de partido en estos casos, de su banda de aduladores y aprovechados, aunque a él se la refanfinfla ya que está por encima del bien y del mal. Es decir, en la cima del guindo.
Va a testificar sobre algo que él desconoce. ¿Cómo va a estar enterado de lo que sucede en las cañerías de su partido o en las alcantarillas por las que discurre una sustancia lodosa, sucia, maloliente que recuerda a la mierda?  A él no le llega la putrefacción, el muladar queda por debajo, el guindo se eleva orgulloso e impertérrito por encima de esas nimiedades que algunos califican, movidos por la ignorancia, como grandes atentados contra el erario público al que burlaron, estafaron y hundieron en la ciénaga del dinero estafado. El que la haga, que la pague, sentencia él y su círculo adulador. Y se quedan tan panchos, a la espera de mover los hilos de las marionetas del poder retorciéndolos hasta límites incomprensibles con el único objetivo de convertir esas tramas en una simple agua de borrajas.
Por eso, Rajoy cumplirá fielmente con lo que le ordene la Justicia. Es un firme defensor de la Ley, de que los corruptos paguen por sus tejemanejes financieros, por su enriquecimiento ilícito, sobre todo cuando a él no le afecta, como afirma y reafirma cada vez que le preguntan por diferentes personas encausadas. Bah, son hilillos de plastilina que no van a ningún sitio. Su partido está limpio como una patena, no hay delincuentes, los han echado a todos. Y él no es responsable de nada. O eso cree, aunque, si ocupaban los puestos que ocupaban por pertenecer a un determinado partido político con el beneplácito total de sus líderes, y Rajoy era su presidente, algo tendría que ver… ¿O no? Aunque solo fuese por ética y responsabilidad…
¡Sí, ya. claro! Eran verdes y las comió un burro, ya lo sé.
Sigan bien, sonrían cuanto puedan y disfruten cada minuto, que la vida es un pispás.

 

lunes, 22 de mayo de 2017

JAVIERÍN Y SUSANITA, ¡QUÉ HOSTIAZO!


Y los socialistas españoles, los militantes, y en contra de lo que les apetecería a las autoelegidas vacas sagradas de la gestora, mandaron a la porra a los grandes dinosaurios del partido, aquellos que, a punto de extinguirse definitivamente, aún contemplaban la idea de poner en su lugar a alguno de sus herederos. En este caso, heredera, Susana, que presumía de no haber perdido nunca unas elecciones; ahora se habrá tenido que coser la boca con bramante y se habrá ido cariacontecida para su Andalucía del alma, el único lugar donde triunfó entre sus partidarios, a rumiar unos resultados que ni siquiera en sus peores sueños podía imaginar Porque en el resto de España Sánchez barrió de un plumazo y le dio la vuelta al golpe de mano que Javier Fernández y sus amiguetes cometieron hace nueve meses. A ver, que Pedro Sánchez y la militancia socialista los dejó con el culo al aire.

Las voces que comunicaban, pontificaban y defendían la abstención desde Ferraz destilaban dosis de veneno contra Sánchez, aunque solo fuese de forma subliminal, y arrojaban millones de flores al paso de la gran faraona andaluza. Era el futuro que ellos deseaban, la continuación de una saga anclada en los años del periodo cuaternario de la democracia; eran los sueños de unos enchufados que deseaban con toda su alma continuar en la brecha, con la boca abierta para seguir comiendo la sopa boba. Ansiaban, y lo siguen haciendo, la inmovilidad de la sociedad, siguen pegados al pasado de los antediluvianos, al del PP y PSOE como gobernantes únicos en España, juntos o por separado, según les convenga, pero solos, ellos, los líderes, tejiendo y destejiendo alrededor del poder. Los militantes solo son votos y nada más. No pintan  nada. Al PSOE le salió torda.

A uno de estos nuevos jefecillos, a Hernando, no le debió dar tiempo ni a digerir el triunfo de su ex jefe. Dimitió de su cargo en el Congreso ipso facto. Debió hacerlo, por coherencia, cuando echaron a Pedro Sánchez de la secretaría general, pero Antoñito Hernando, aquel encarnizado luchador por el no es no, prefirió subirse al carro entonces supuestamente ganador, no sabiendo apreciar que una cosa es dar trigo y otra predicar, o al revés. Y él ansiaba la cosecha de trigo; la predicación la dejó para quien consideró que llevaba las de ganar, aunque fuese cambiándose de chaqueta. Ahora, se dio tal hostiazo que tampoco quedaría mal si entregase su acta de diputado. Aunque no debería ser la única dimisión.  

Los demás que aplaudieron el derrocamiento de Sánchez, cantaban por soleares y bailaban sevillanas con Susana en los medios de comunicación y por los diferentes lugares de España durante las primarias, si tuviesen un gramo de vergüenza y de respeto hacia sus propios ideales, pondrían sus cargos a disposición del nuevo secretario general, lo mismo barones y baronesas que enchufados gestores, empezando por su presidente.

Lo que pasa es que a muchos de ellos les va la moda del cambio de chaqueta y ya están hablando de unidad, es decir, que ellos quieren seguir montados en el carro. Eso sí, ahiora lo hacen con la boca grande para que no les den la patada que se merecen. Con la boca pequeña lo decían antes de las elecciones, a sabiendas de que Susana y sus amiguetes, en caso de victoria, iban a purgar el partido hasta decir basta.

Esto de la política es muy entretenido. Da gusto oírlos hoy y hace un año o tres. Y dará gusto volver a oírlos dentro de uno, dos o tres años. No hay ni un político, o al menos no conozco a ninguno, que haya mantenido a lo largo de los años su forma de pensar intacta y haya trabajado en base a lo que proponen y prometen al electorado en tiempo de elecciones.

Como será que, una vez vistos los resultados, todos se olvidan del programa, de aquello que decían era fundamental.

O eso parece.

Por ello, tal vez, es por lo que me cuesta tanto creer ni siquiera una milmillonésima parte de lo que dicen cada vez que abren la boca.   

 

Sigan felices, disfrutando del buen tiempo y con la sonrisa a flor de piel.

miércoles, 17 de mayo de 2017

A LA GREÑA


La mosquetera Díaz y los mosqueteros López y Sánchez escenificaron hace un par de días el drama que está viviendo desde hace bastante tiempo el PSOE. Es este un drama que no tiene su origen en los mejores o peores resultados electorales de las últimas convocatorias, sino al elevado índice de ansias de poder que reina en su interior. Me gustaría poder ir hacia atrás en el tiempo, colocar en citas electorales a un partido como Podemos y verificar los resultados que habría  obtenido entonces el PSOE. No es lo mismo.

Sánchez había sido elegido secretario general como mal menor ante Madina. Díaz apoyó entonces a Sánchez, y López también, llegando incluso a ser presidente del Congreso. Y es que Madina, en aquel momento, era mucho Madina y podía acabar con el paso previo dado por Díaz para hacerse con el poder. Ahora Madina es fiel a Díaz, cosas de la política o del mantenimiento de un estatus de poder en su organización; como Antonio Hernando, fiel escudero de López y del no es no hasta que se montó en el caballo de momento ganador y abstencionista de la gestora para no perder el sitio que ocupaba, porque a él igual le da ocho que ochenta y, como Góngora, es un fanático incondicional del ande yo caliente, ríase la gente. López anda a su bola, intentando terciar entre uno y otro a ver si las aguas revueltas por sus contrincantes le ayudan en algo, apela a la unidad en cualquier momento a sabiendas de la tormenta celestial, con rayos, truenos y trombas de agua y granizo, que caerán una vez finalice el proceso electoral. Sánchez sigue en guerra contra todo aquel o aquella que ayudó a su defenestración y no duda en atacar a todo cuanto se mueve y no es de su palo; a fin de cuentas, no tiene nada que perder y sí mucho que ganar;  en el momento de su derrocamiento, ya avisó: la venganza será terrible, o algo así, qué más da.

Alrededor de todos ellos, figuras claves en la política española de la antigüedad, léase Felipe, Rubalcaba, Zapatero y demás acólitos, guardianes de arcanos que podrían hacer temblar a muchos; otros personajes, como Javier Fdez., Tini Areces, Borrell, Trevín, etc., etc., aún en cargos oficiales que deberían haber renunciado a ellos hace años, sobre todo porque han demostrado ser incapaces de arreglar problemas de los españoles y, eso sí, a pesar de todo continuar en su cargo, este o aquel, cobrando por no hacer nada (aunque, cuando los entrevistan, presuman de ser la solución para todos nuestros problemas: o ellos o el averno transmutado en oposición, con rabo, cuernos y demás parafernalia).

Y entre tanto lodo, procedente del polvo con el que Zapatero gobernó los últimos años de su mandato con el beneplácito de todos sus barones, ahí sigue enhiesto, orgulloso y bizarro, sin miedo al qué dirán, el Partido Popular y su brillante adalid, Rajoy, al que no hay nada ni nadie capaz de moverle la silla. ¡Y mira que ya ni sabe de dónde le llueven los golpes! Pero con su adarga de superhéroe se defiende como gato panza arriba, bien arreando zarpazos a diestra y siniestra como convirtiéndola en escudilla para darles algo que comer a sus amigos socialistas más próximos a los que, como enemigos derrotados, aunque no huyan, les tiende su puente de plata.

Sigan a la espera, que el próximo domingo sabremos cómo quedan los socialistas, aunque no vislumbremos su futuro, y veremos cómo le queda la cara a Rajoy cuando se entere de los resultados. Eso sí, no se olviden la sonrisa, que sale gratis.

 

domingo, 14 de mayo de 2017

XUNTOS DICA 'L FIN


¿Qué vos paez? Van busca-y los rebelgos al PP col envís d’aclarar la so corrupción nuna Comisión d’ Investigación del Parlamentu español. Jeje, Y entós, pónense a buscar un presidente pa ella y, ai, sorpresa, el PP y el PSOE algaman un alcuerdu pa nomar a un amigu d’ ellos, dexando de llau a Podemos y a Ciudadanos. Dáivos cuenta, esi presi, el tal Quevedo, ye’l que algamó acuerdos col PP p’ aprobar los presupuestos del estáu y llevar pa Canarias dellos cientos de millones d’ euros, al empar que vota les más de les veces col PSOE nel Congresu.
Y van investigar también los chanchullos y el rescate de delles entidaes bancaries qu’ armaron la de dios hai unos años, también n’ otra Comisión Parlamentaria. Y ¿a qué nun sabéis qué pasó? Que’ l PP y PSOE también alcordaron nomar a otra persona del so palu, otra canaria d’ otru partíu que sofita los mesmos presupuestos a cambio d’ otros cientos de millones pa la so tierra, dexando también de llau a Podemos y a Ciudadanos. La mesma persona, Oramas, qu’ aveza votar les más de les veces col PP nel Parlamentu.
Total, cuasi tres mil millones pa les Islles Afortunaes, inda más güei, amás de la presidencia de les comisiones. ¿Por qué será?
Yá lo vemos dir sabiendo cuando nos enteremos de cómo se van investigar los asuntos. Yá veréis cómo s’ allarga l’ asuntu nel tiempu y too queda en nada. Cuatro chorradines y a comer de los fondos estatales, que la vida son dos díes y amás ellos nun paguen nada.
¿Y PP y PSOE? A lo de siempre, a vivir a cuenta nuesa, bien apareyadinos como hasta agora.
 
Andái, siguíi bien, sorreís un migayu y a esfrutar del bon tiempu.

lunes, 8 de mayo de 2017

SIGUEN ZURRÁNDONOS LA BADANA


Luego dicen que los partidos grandes en España son lo más importante. Tararí que te vi, morena. Vean si no la importancia de tener en una comunidad autónoma unos representantes propios, defensores de sus orígenes, en número suficiente como para variar el resultado de una votación parlamentaria en Madrid. Que se lo pregunten al PNV, que logra de buenas a primeras una inversión de unos cuatro mil millones más para el País Vasco a cuenta de dar el sí a unos presupuestos que, si no fuese por ellos, no estarían donde están. Que se lo digan a Nueva Canarias, inmersa en negociaciones con el PP, para aprobarlos a cambio de otra serie de propuestas y millones que seguro conseguirán, y eso que sólo cuenta con un diputado. Aquí, en Asturies, el sr. Oblanca, de Foro, también se metió, pero en berenjenales, al pedir la finalización del AVE asturiano y le prometieron algo que choca de frente con lo que pedían los otros partidos de la comunidad. Es decir, en vez de sumar, se resta. Ahora, en el PSOE, Podemos y demás partidos e institucionessociales y empresariales de la sociedad asturiana se echan las manos a la cabeza ante el sinsentido que significa la concesión a Euskadi de unas medidas y prebendas que siguen cada vez más ahondando en la diferencia que ya existe por demás entre los españoles. ¡Ay, amiguitos del alma, no se puede estar, y esto se está demostrando desde años ha en Asturies, defendiendo las políticas del gobierno central, sea el que sea, y al mismo tiempo intentar convencer a la gente de que eso es lo mejor para nuestra comunidad! ¡Y que aún haya políticos que nos cuentan, a modo de pequeños relatos didácticos, que los españoles somos todos iguales! Cada vez con mayor rotundidad nos enteramos de asuntos que difieren totalmente de tales aseveraciones políticas interesadas que no son más que palabrería y reflexiones demagógicas con las que continuar engañando al personal.

Pero lo peor de todo es que seguimos consintiendo. Ya no es que pongamos la otra mejilla, es que nos dan a los asturianos tal paliza, nos zurran de tal manera la badana cada vez que se reparten los dineros públicos, que casi no hay por dónde cogernos. Y así nos va. ¿Quién sabe? A lo mejor, un año de estos, o un lustro, o una década, aparece por estos lares alguien capaz de pensar primero en lo que nos falta para asemejarnos a otras comunidades equiparables a la nuestra, en vez de seguir comiendo en Madrid, al amparo de sus jefes, la sopa boba y las migajas de lo que les sobra a los demás, puesto que a fin de cuentas son los que les permiten mantenerse en el poder. De ahí su miserable sometimiento mezquino, egoísta y ruin.

 

Sigan bien, disfruten de la primavera y no olviden la sonrisa.

miércoles, 26 de abril de 2017

...TODOS AL MISMO SACO.


No, no y no. Que no, señores del PP, que lo que aflora cada dos por tres entre los miembros de su partido no son casos aislados. Que deben ustedes repasar las nociones básicas de geografía física que les enseñaron en la escuela pública o en el colegio de pago correspondiente. Que isla es un caso, un territorio que peculiarmente ha surgido como consecuencia de un gran movimiento interno de la Tierra o por desgajamiento de su tronco principal, el continente, que mantuvo unido a sí mismo a esa pequeña porción que le daba más alegrías que a un tigre de Bengala una persona si le arrojase en el zoo trozos de carne fresca. Pero es que desde hace unos años, su continente, su partido, ustedes no tienen islas, casos aislados entre la corrupción de este país, sino que lo que orbita a su alrededor son verdaderos archipiélagos, Polinesia se queda pequeña, que se han formado al ir poco a poco creándose reinos de taifas amparados por el gran emperador, zar o monarca del poder central sito en Madrid que, en todo momento, consintió u obvió las barrabasadas de sus acólitos y aliados en esas grandes islas, islas a secas, islitas o islotes pequeñitos que contribuían suculentamente y de forma más que fehaciente a la conservación de una corte repleta de intrigas en pro de un beneficio personal que les permitiese seguir su propio ritmo de vida. Y ahora esos archipiélagos se han hecho tan grandes que lo único que le queda como respuesta del poder central a ese pillaje es explicar, para lavarse las manos aunque la roña no se le quite, que esas islas nunca fueron suyas, que mantenían una tibia alianza con ellas, pero que, a la vista de lo visto, rompían todas sus relaciones y los dejaban que siguiesen su camino flotando, alejándose y hundiéndose cuanto antes y más mejor en el húmedo estercolero de los robos cometidos a todo tipo de escala, y aduciendo una ceguera absoluta ante la manera en que los perpetraron en su beneficio, pero en el de ellos, nunca en el del PP. De eso nada, hasta ahí podíamos llegar. El PP nos lo pintan blanco, inmaculado, virgen, como un bebé recién nacido al que en su inocencia cualquiera puede engañar; pero para quienes seguimos sus pasos, muchos españoles, tiempo ha, hace tiempo que hemos caído de la burra y percibimos que los casos de islas putrefactas son consecuencia de haber estudiado a fondo las actividades podridas que se cocían en el continente del que se han desgarrado y donde estudiaron a fondo su funcionamiento interno. O eso parece.
Y es que o se toman medidas drásticas por parte de quienes sostienen  ese tipo de poder, muchísimas personas cabales, honradas y con ganas de trabajar con la ley en la mano, o mucho me temo que al final todos ellos, por más inocentes que se consideren y sean, por consentidores, también serán tachados y acusados de lo mismo de lo que reniegan hoy en España millones de ciudadanos, de la corrupción si no generalizada, si permitida, de la clase política, en el nivel en que se esté, eso da igual. Por acción, omisión, amiguismo, falta de responsabilidad o comodidad, todos al mismo saco. A no ser que…Ya lo saben, para qué volver sobre lo mismo.
A seguir disfrutando, con la sonrisa franca en la cara, y con la esperanza de que tal vez algún día todo se arregle y sea verdad que solo aparezca alguna islita suelta.

jueves, 20 de abril de 2017

LA JUSTICIA FUNCIONA...DEPENDE.


El ex presidente madrileño, Ignacio Glez., se fue a la cárcel. Negocios sucios mal lavados en el Canal Isabel II. Y el PP dice que la justicia funciona, que España es una democracia con unas leyes y unas instituciones modélicas y que aquí no se libra nadie. Que el que la hace la paga. Y así hasta el infinito para bombardearnos a los españoles con sus medidas drásticas para acabar con al corrupción.

Pero, ay, que a Rajoy la Audiencia lo llama como testigo en el caso Gürtel. Se acabó la justicia. Todo es un montaje, es una vergüenza, los jueces son de la oposición, Rajoy es inocente de todo y de más, hay una trama para desacreditarlo, no pinta nada siendo testigo porque él es gallego y nunca sabe si sube ni baja. La de Dios es la que arman ante semejante “desatino judicial”

Se acabó el juego de Ignacio Glez., al que echan a los leones. Ahora con nuestro presidente toca eso de que la justicia no funciona, España ya no es una democracia por lo visto ejemplar en vista de cómo funciona la judicatura, aquí el que la hace puede no pagarla, y al que se busca que pague puede ser inocente porque la culpa es de la oposición, una hidra malvada que se zampa a todo cuanto se mueve en el PP, o sea, a los personajes que ellos consideran intocables.

¿Os acordáis de la rima XXI, creo, de Bécquer.

Bien podría habérsela dedicado a PP, pero cambiando la palabra poesía por corrupción. Queda de maravilla, oye, ni que hubiese estado inspirado para que algún pirado como yo casi dos siglos después le cambiase la palabra

 

¿Qué es poesía?, dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul.

¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?

Poesía... eres tú.

 

Pues eso, que sigan bien, sonrisa franca y confiando en la justicia, jeje.

 

DEL NORTE AL SUR Y VICEVERSA


Trump y el Estado Mayor del Ejército estadounidense (o como se llame) andan un poco perdidos en cuestiones geográficas. Les pasa, me imagino, como  le sucedía a la paloma de Alberti, que su flota no sabe si va hacia el norte o hacia el sur.
Un día la Armada, nos cuentan, se dirige hacia Corea del Norte y en realidad va hacia Australia, y al otro cambia de rumbo y vuelve al norte. A Trump y sus allegados, esos que debían tener un poco de sentido común por lo que conlleva de peligrosidad estar al cargo de uno de los mayores ejércitos del planeta, les importa poco decir hoy arre y mañana so. Están a lo que están, a ser capaces de realizar las más perversas maquinaciones con tal de intentar engañar al personal. Lo que pasa es que en esta ocasión les salió chungo el asunto, se les vio el plumero. Entonces rectifican y, con el cuento ese que está tan de moda, el de las posverdades, se ponen otra vez rumbo a ninguna parte.
Son veletas moviéndose en el tablero mundial con más peligro que un tigre hambriento suelto por un recinto cerrado lleno de herbívoros en libertad.
Lo peor de todo es que una gran parte de los votantes estadounidenses celebran por todo lo alto tal desatino. Y que quienes tendrían que dar ejemplo de responsabilidad desde el poder son en realidad unos enfermos mentales con ansias de hacerse notar, aunque nada más sea para hacer el ridículo.
Y en manos de esta gente anda EEUU. Pero lo peor es que a quien llevan de las riendas es a todos los demás. Si no, no hay más que ver las respuestas de los demás países “serios y demócratas” en litigio: los dejan hacer lo que les plazca.
Y es que estos americanos son la bomba, en sentido literal o no, allá cada uno, que piense lo que quiera.
Sigan felices, sin perder la sonrisa y disfrutando del día.

martes, 18 de abril de 2017

¡QUÉ MUNDO Y QUÉ GENTE!


Este Trump es la madre que lo parió. Lo mismo te propone un muro de separación de México a lo bestia que lanza unos petardos en plan animal contra sirios o terroristas afganos (o lo que sea que habitaba en las montañas de Nangarhar). Ahora desplaza su armada hacia el este asiático en plan de amedrentar a Corea del Norte y desde ésta, con el sanguinario fantoche dictador que tienen al mando, el tal Kim Jong-Un, o algo así, empieza a hacer pruebas con sus misiles, que le salen mal, sí, pero qué más da, asusta.
Si nos fijamos, la paz mundial ahora mismo está cogida con alfileres porque los ciudadanos, hartos de tanta contemplación y palabras huecas de políticos sin ansias de gobernar, por un lado han dado paso a personas que nos pueden llevar al desastre por su ignorancia y afán de notoriedad, y por otro han sido seducidos de tal manera tanto por los cuentos y tradiciones ancestrales que nos narraron como por la fuerza de las armas, que ahora están atrapados en el cepo del poder ejercido por esos que son quienes habrían tenido que defenderlos: aparte de estos personajes, el coreano y el estadounidense, ahí tenemos a otros como Bachar el Asad, que prefiere que mueran miles de personas en su país antes de bajarse de la burra e irse a vivir como dios con todo lo que robo amparado por Occidente y por Rusia; Putin, el nuevo zar ruso que es capaz de quitar de en medio a todo quisqui que le moleste más de la cuenta; Erdogan, el nuevo sultán del Bósforo (que no tardará en azotar a los kurdos con lo que supondrá para el desequilibrio en la zona, si es que ya parece poco lo que se cuece allí);  Xi Jinping, el chino deseoso de Taiwan que se estará frotando las manos a la vista de los desencuentros entre sus rivales, aunque no deje de temer lo que se le pueda avecinar si EEUU y Corea del Norte se empeñan en armar una buena en la zona (a fin de cuentas no se sabe quién está más cuerdo o más loco de los dos dirigentes en cuestión); los dirigentes de Gran Bretaña, que están como chotas y ya pensaban en ir a la guerra por Gibraltar, así que imaginaros si estalla un foco de esos que se están fraguando en la trastienda y que los votantes ignoramos porque nuestros políticos los califican de secretos de estado; y los de la UE, que están a la espera de lo que suceda para ver por dónde tirar y así lo mismo apoyan a Trump, que lo defenestran por sus declaraciones, aunque prime en lo más hondo de sus corazones las prácticas encaminadas al fomento del odio y la xenofobia; y así otros líderes que andan esparcidos por distintos lugares del resto del mundo como Arabia y los países del golfo, Israel, con sus ansias de acabar con todo musulmán que vea a menos de un paso, Indonesia, Japón, que reza a todos los dioses para que a Kim Jong-Un le dé un ataque fulminante al corazón y desaparezca del mapa, aunque a lo mejor también lo están pidiendo para Trump por andar enredando por aquellos lares, India, Pakistán, países del norte, del centro y del sur de África,  etc., etc.
Con todo esto y más que se podría escribir sin alejarse uno mucho de la realidad, no hay nada mejor que vivir alegre y confiado día tras día. A fin de cuentas, ¿qué podemos hacer los de a pie, la carne de cañón? Pues nada, o casi: esperar a Navidad y enviar mensajitos de esos de paz, amor y felicidad a todos cuentos conocemos. ¡Qué bonito!
O sea, que sean ustedes felices, disfruten del día y no pierdan la sonrisa.

jueves, 30 de marzo de 2017

LEYES



Seguimos muchos de los que ya tenemos una edad sintiéndonos horrorizados ante el hecho de que a una mujer, que ha colgado en su twitter poco más de una decena de chistes sobre Carrero Blanco, haya sido condenada a un año de cárcel y le hayan jodido un futuro profesional que se estaba labrando encaminado al mundo de la docencia.
  1. Chiste: Dicho, ocurrencia o historia breve, narrada o dibujada, que encierra un doble sentido, una burla, una idea disparatada, etc., y cuya intención es hacer reír.
O sea, que, como la situación en España está como está, lo único que nos queda es llorar.
Las mayorías absolutas o las confabulaciones de partidos semejantes en su proceder para con la sociedad española de finales del XX y principios del XXI han perpetrado, a través de determinadas leyes que no entiende ni Dios, que se den situaciones tan disparatadas como esta. En unos momentos en que el terrorismo de ETA está casi dado por finiquitado, a la espera de la anunciada propuesta de entregar todas las armas, siguen coleando leyes que llevan ante los tribunales a titiriteros, a cantantes o a twuiteros donde se ve bien a las claras que no se han sido más que baluartes contra la libertad de expresión.
Entretanto, a día de hoy, existen maltratadores de género que circulan a nuestro alrededor porque no han pisado la cárcel o lo han hecho con condenas ridículas; hay políticos y defraudadores que se pasean libremente y nos chulean porque, aunque en un principio hayan sido condenados, se pueden permitir pagar con el dinero que han robado  abogados que dilatan hasta la eternidad con recursos y más recursos la sentencia última emitida por tribunales cada vez más superiores y politizados, lo cual en ocasiones implica también que sean más amables, como lo demuestra el hecho que todos conocemos de saber quien nombra a esos jueces; hay otros políticos y defraudadores en la calle que aún no han pisado un tribunal y están a la espera de que sus gabinetes jurídicos o ellos mismos rebusquen hasta encontrar o tergiversar hechos para esgrimir pruebas exculpatorias que nadie se traga, pero que pueden llevarlos a no pisar la cárcel; hay otros más que tienen tal “arraigo” en la sociedad española que se les permite estar libres, con fianza( dinero tienen más que suficiente del que robaron), y viven en el extranjero (¡manda coj…. con el “arraigo”!); hay miles de delincuentes que atentan contra la propiedad o contra la integridad física de otros seres humanos no sé cuántas veces, son detenidos y entran al juzgado por una puerta y salen por otra, a veces antes siquiera de que las fuerzas del orden que los han detenido hayan finalizado su papeleo; hay violadores que salen a los cuatro días de prisión para meter el miedo en el cuerpo nuevamente a las personas que convivirían pacíficamente sin tener por qué “disfrutar” de este tipo de compañía.
Podríamos seguir, y seguro que muchos de ustedes tienen ejemplos más que de sobra para escenificar el rotundo fracaso que significa la elaboración y aprobación de unas leyes que la sociedad española no entiende. Nadie se cree, salvo contadas excepciones, que el paso por prisión sea un revulsivo positivo que integre en la sociedad a los delincuentes; que yo sepa, a nadie le hacen un lavado de cerebro allí dentro. No obstante, creo que nuestro grado de pasotismo, el de todos nosotros, es tal que nos importa un rábano lo que aprueben o dejen de aprobar en el Parlamento. A no ser, claro, que nos anden en los bolsillos o que, por culpa de una de esas leyes absurdas, nos toque a nosotros. Entonces nos desgañitaremos desesperados y nos desagarraremos las vestiduras, pero serán simples gritos en un pseudodesierto que solo escucharán los cuatro gatos a los que les sucede otro tanto de lo mismo.
O sea, que continuarán machacándonos con leyes injustas que solo benefician al ego y al bolsillo de los que las aprueban y sus amigos o conocidos, y que se lavan las manos en todos los demás casos, aunque intenten convencernos de lo benefactoras que son las medidas que se aplican para hacer una sociedad y un mundo más justo.
No obstante, y a pesar del rechinar de dientes, les recomiendo que  no pierdan la sonrisa jamás ya que, les aseguro, es más fácil soportar el asco que dan riéndose de ellos. Tiene una pega, que puedan considerar que te estés riendo de un chiste sobre ellos y te metan en la cárcel. Espero que no, aunque con cierta tropa que nos representa, o tal potestad es la que se atribuyen, todo sea posible.


 

miércoles, 29 de marzo de 2017

EXCUSAS


¡Uf!, hace más de un mes que no cuelgo en el blog ni el más pequeño de los artículos que seguramente, aunque solo hubiese sido de un par de párrafos, hubiese podido escribir. A veces me recrimino, como hoy, este comportamiento que no va en nada, o mejor, no iba con mi forma de ser. Solo puedo disculparme a través de excusas más bien endebles. Veamos alguna, a ver si cuelan: en ocasiones las situaciones se complican algo más de la cuenta y la cabeza está en otro sitio; o bien uno no se siente con fuerzas suficientes para afrontar coyunturas personales que lo rebasan; o las noticias de las que se siente tentado a escribir ya ni le interesan siquiera debido a la cotidianidad con que asaltan los medios de comunicación y son calcadas de otras que han sucedido y lo seguirán haciendo cada dos por tres sin que los españoles tomemos cartas en el asunto; o también la holgazanería de la que echo mano en cuanto me doy cuenta de que soy uno de los millones de jubilados a los que los políticos usan para usar y tirar en cada cita electoral; o la galbana a la que me enfrento con más asiduidad cada vez que veo un ordenador delante y en él un folio en blanco: o el hecho de saber que muchos de los artículos son meramente una ocurrencia sin pies ni cabeza, aunque es verdad que me sirven como pretexto para expulsar alguno de los demonios que me corroen de vez en cuando; o bien porque el tiempo se me hace cada vez más corto y lo dedico a otras causas que considero más convenientes, entiéndase leer, ver una película, echar una partida de cartas o de dominó, atender a mi nieta, la tarea más importante de mi presente vida, charlar y estar más con mi mujer, realizar alguna que otra tarea doméstica (no vayáis a creer que soy un amo de casa modelo ni un manitas, nada más lejos de la realidad y en lo cual reconozco poder hacer algo más), echar una parrafada con algún conocido, leer la prensa, dos o tres diarios cada jornada, ir al río ahora que comenzó la temporada de pesca, lo cual no quiere decir que vaya a pescar, sino a pasar horas por él viendo cómo las truchas me rehúyen como si fuese un apestado, dar un paseo de vez en cuando para soslayar la orden determinante de mis médicos que me recomiendan uno diario, y yo qué sé, cualquier cosa que me mantuviese alejado suficientemente de este objeto que ocupa la mesa de mi despacho en el salón y no hace más que llamarme la atención un día sí y otro también para que lo use con algo más de constancia. Porque esta es la verdadera razón de mi indolencia, su autoritarismo y la salmodia con la que me enloquece todos y cada uno de los días desde que comencé con este blog.
Pero hoy fue imposible. Nada más ponerlo en marcha, me abrió un documento de Word y no me dejó hacer ni una sola tarea más hasta que no acabé este pequeño artículo que, por narices, y como despecho, estoy colgando en mi blog. Para que todos sepáis que, si no lo hago más a menudo, es porque odio a los tiranos tecnológicos que ocupan nuestra vida. Aunque sé, por desgracia, que cada minuto que pasa, somos más y más dependientes de ellos. Pero los odio, y aún más hoy sabiendo que nuevamente me ha vencido.
 
Sean felices, no pierdan la sonrisa y rebélense contra ellos, aunque solo sea un minuto al día.

viernes, 24 de febrero de 2017

DIÁLOGO EN LA CALLE


.¿Qué te había dicho yo hace más de un año?.- Juanjo me paró en medio de la acera, con cara sonriente, ufano y con más ganas de hablar que un abuelo con quien le escuche sus batallitas.

-¡Hombre, Juanjo, buenas! Por saludar tampoco pasa nada, eh. – Siempre me pasaba igual con él. Era una de las personas que iba por la vida charlando con todo dios y opinando de todo. No solía acertar en nada, a excepción de los temas de chanchullos entre los mandamases.

-Bueno, sí, Felipe, hola. Pero, ¿te acuerdas lo que te contaba de los Urdangarín? ¡Que no pisan la puta cárcel, tío!- Hablaba alto, como si quisiera que todos cuantos se cruzaban con nosotros oyesen aquello tan importante que él había vaticinado.

- Tampoco es así, tranquilo, chaval. Si el Tribunal Supremo dice que sí, al trullo que te crio, ya lo verás. Bueno, por lo menos el Iñaki.-Ni yo me acababa de creer lo que había dicho, pero intenté razonar con él, aunque su cara era todo un poema de estupor e incomprensión ante mi respuesta. Y más aún cuando se detuvo con nosotros Amalio, otro de los habituales en las tertulias de bar de por la tarde

-¡Tú estás pirado, Felipe! ¿Pero te crees que los van a enchironar, a él y al Torres? ¡No te lo crees ni tú! Anda, ya.- Y miró a Amalio como deseando corroborar sus palabras.- Amalio, ¿qué te pareció a ti la sentencia y que suelten a semejante pájaro?

-Oye, Juanjo, ya lo hablamos infinidad de veces, cada vez que salía algún tipo de noticia sobre el dichoso juicio. ¿Qué quieres que te diga? ¿Que me lo esperaba o que no me lo esperaba.?- Amalio era más bien una persona tranquila, razonable, que solía inmiscuirse en cualquier conversación más que nada para escuchar, soltar un par de sentencias que imaginaba que irían a misa y luego dejarnos con la palabra en la boca antes de que pudiésemos replicarle. A mí eso, en ocasiones, me fastidiaba, pero era un buen paisano y tampoco había por qué decirle nada. Solía ser bastante sensato, a pesar de que parecía como si quisiera decir siempre la última palabra.

-Ya lo sé, Amalio, pero tú siempre defendiste la justicia de este país, así que ya ves en qué se ha convertido. ¿Acaso supones que la gente de la calle va a seguir creyendo en ella después de semejante veredicto? Bueno, llamarlo veredicto suena demasiado bien, mejor llamarlo patochada.- Juanjo no soltaba ni de coña. Su previsión de sentencia hacía más de un año no había quien la refutara, así que continuó echando pus por aquella boca contra todo lo que se moviera en el ámbito jurídico: jueces, abogados, fiscales, hasta políticos, juntos al mismo cajón de sastre, y luego volcándolos a todos en el muladar más abyecto de cuantos se pueden hallar: el de la vergüenza y la ignominia, el de la traición a la justicia basándose en leyes abstrusas hechas para el gusto de los poderosos y ante las cuales nunca jamás levantaron la voz, más bien lo contrario, hechas a gusto y medida de quien dispone de medios económicos, cuantos más mejor, para poder esquivar sus delitos mediante entramados e interpretaciones legislativos en tribunales que sirven al poder establecido.

-Mira, Juanjo, contigo, en días como hoy, no se puede discutir. Te lo dije muchas veces. Aquí está Felipe para atestiguarlo. Nunca confundas la justicia con las leyes. Mientras que la justicia emana de la conciencia del ser humano en general, las leyes lo hacen de los intereses de determinados seres humanos también, pero sin conciencia. No te equivoques. ¿Sería justo que Urdangarín y otros muchos estuviesen en la cárcel? Sí. Pero, aplicando las leyes que tenemos, por ahí andan, tan anchos y campechanos, como si no fuese con ellos la cosa. ¿Qué las leyes están mal? Tal vez. O más bien, claro que sí cuando permiten tropelías como estas. Pero, ¿viste alguna vez una huelga de abogados, jueces y demás contra las leyes que aprueban los políticos? No. ¿Por qué? Porque son todos los mismos y comen de ellas. Eso sí, a cuenta nuestra, de los de la calle, de los mismos de siempre. Toda la vida fue igual. No hay un solo país en el mundo donde impere la justicia, sino las leyes que aprueban, hechas a medida de los mismos que las aprueban.

Ahora, déjame un poco, anda. No sé para qué me detuve a estas horas. Están esperando en casa por el pan para comer. Con el cuento de que estoy en paro, y lo que te rondaré, morena, según están las cosas, mientras mi hija y mi mujer se desloman, a mí me toca hacer un poco de todo en casa. Y que conste, eh, que no me estoy quejando. ¡Qué más quisiera yo que estar trabajando de cualquier cosa! Aunque fuese de secretario de Urdangarín, para llevarle las compras y apañar la calderilla que seguro le sobrará de los próximos contratos que firme. ¡Hala, hasta la tarde!

Amalio continuó su camino, mientras que yo me quedé hecho un pasmarote mirando fijamente para Juanjo, que no era capaz ni de pestañear. Le di una palmada en el hombro y me despedí de él con un hasta luego. Después me dirigí yo también, jubilado, a comprar el pan, aunque aún me tocaría esperar casi una hora para comer con la mujer, que tenía el turno de día en la fábrica y no saldría hasta las tres. Antes de la doblar la esquina de la calle, giré la cabeza y vi a mi amigo Juanjo, serio y cabizbajo, sentado en un banco junto a la frutería.

Que ustedes sigan bien, no se quemen mucha sangre y arránquense con una sonrisa de vez en cuando, les ayudará a sobrellevar hechos así.

viernes, 10 de febrero de 2017

GUSTAVO FDEZ: CRONISTA OFICIAL DE GRAU


Hoy, a las ocho de la tarde, tendrá lugar en Grau un acto del cual me sentiré especialmente orgulloso de asistir porque conlleva un reconocimiento expreso y merecido a una persona honesta, diligente y emprendedora que lleva trabajando por esta villa más de veinte años sin otro afán más que el de hacerla cada día que pasa mejor en el ámbito de la cultura en general.
Se trata de la toma de posesión como Cronista Oficial del concejo de D. Gustavo Adolfo Fernández Fernández.
Esta persona, desde que acabó sus estudios de Historia, especializándose en Archivística, Biblioteconomía y Documentación, en Santiago de Compostela, regresó a Grau y no tuvo en la cabeza nada más que colaborar con cualquier actividad que supusiese un crecimiento gradual y activo de su pueblo en los ámbitos culturales, artísticos y de comunicación de la villa.
Su trabajo como encargado de la biblioteca, la cual modernizó haciendo de ella un lugar de encuentro de todos los sueños e intereses de personas inquietas por la dinamización cultural y artística de la villa, su organización y/o participación en asociaciones, foros, revistas literarias, de historia, de antropología,de etnografía, con grupos de artes plásticas,  etc., pasando por la gestión de las actividades culturales municipales, su autoría de numerosos artículos periodísticos publicados en varios diarios y publicaciones, sus libros de investigación sobre el entorno de Grau e incluso sobre el Camín Real de La Mesa, etc. han hecho de él un personaje único en Grau.
Pues bien, desde el pasado junio de 2016 es considerado por el Ayuntamiento como Cronista Oficial de Grau, nombrado por unanimidad de todos los miembros de la corporación. Y hoy, como decía al principio, tomará posesión de dicho título en La Capilla de Los Dolores, en un acto oficial que organiza el Ilmo. Ayto. de Grau y la A.C. Valentín Andrés.
Vaya desde aquí mi más sincero reconocimiento, mi más sentido respeto por el trabajo que ha realizado y, estoy seguro, seguirá realizando en pro de nuestra villa, mi más efusiva enhorabuena, mis felicidades por el cargo expresadas desde los más profundo de mi corazón y mi más honda satisfacción por un nombramiento que es más que merecido.
Y ahora, Gustavo, ya sabes, a sacar tiempo, más aún, de debajo de las piedras, aunque tengo claro que ya investigaste sobre ello y sabes perfectamente de dónde lo extraerás.
Gracias, Gustavo, por todo cuanto aportas a nuestro concejo...Y lo que nos queda por ver.
 
A seguir bien, disfrutar del día y echar una sonrisa, al menos cada minuto, para llevar la vida con alegría, que ésta es salud.