lunes, 22 de mayo de 2017

JAVIERÍN Y SUSANITA, ¡QUÉ HOSTIAZO!


Y los socialistas españoles, los militantes, y en contra de lo que les apetecería a las autoelegidas vacas sagradas de la gestora, mandaron a la porra a los grandes dinosaurios del partido, aquellos que, a punto de extinguirse definitivamente, aún contemplaban la idea de poner en su lugar a alguno de sus herederos. En este caso, heredera, Susana, que presumía de no haber perdido nunca unas elecciones; ahora se habrá tenido que coser la boca con bramante y se habrá ido cariacontecida para su Andalucía del alma, el único lugar donde triunfó entre sus partidarios, a rumiar unos resultados que ni siquiera en sus peores sueños podía imaginar Porque en el resto de España Sánchez barrió de un plumazo y le dio la vuelta al golpe de mano que Javier Fernández y sus amiguetes cometieron hace nueve meses. A ver, que Pedro Sánchez y la militancia socialista los dejó con el culo al aire.

Las voces que comunicaban, pontificaban y defendían la abstención desde Ferraz destilaban dosis de veneno contra Sánchez, aunque solo fuese de forma subliminal, y arrojaban millones de flores al paso de la gran faraona andaluza. Era el futuro que ellos deseaban, la continuación de una saga anclada en los años del periodo cuaternario de la democracia; eran los sueños de unos enchufados que deseaban con toda su alma continuar en la brecha, con la boca abierta para seguir comiendo la sopa boba. Ansiaban, y lo siguen haciendo, la inmovilidad de la sociedad, siguen pegados al pasado de los antediluvianos, al del PP y PSOE como gobernantes únicos en España, juntos o por separado, según les convenga, pero solos, ellos, los líderes, tejiendo y destejiendo alrededor del poder. Los militantes solo son votos y nada más. No pintan  nada. Al PSOE le salió torda.

A uno de estos nuevos jefecillos, a Hernando, no le debió dar tiempo ni a digerir el triunfo de su ex jefe. Dimitió de su cargo en el Congreso ipso facto. Debió hacerlo, por coherencia, cuando echaron a Pedro Sánchez de la secretaría general, pero Antoñito Hernando, aquel encarnizado luchador por el no es no, prefirió subirse al carro entonces supuestamente ganador, no sabiendo apreciar que una cosa es dar trigo y otra predicar, o al revés. Y él ansiaba la cosecha de trigo; la predicación la dejó para quien consideró que llevaba las de ganar, aunque fuese cambiándose de chaqueta. Ahora, se dio tal hostiazo que tampoco quedaría mal si entregase su acta de diputado. Aunque no debería ser la única dimisión.  

Los demás que aplaudieron el derrocamiento de Sánchez, cantaban por soleares y bailaban sevillanas con Susana en los medios de comunicación y por los diferentes lugares de España durante las primarias, si tuviesen un gramo de vergüenza y de respeto hacia sus propios ideales, pondrían sus cargos a disposición del nuevo secretario general, lo mismo barones y baronesas que enchufados gestores, empezando por su presidente.

Lo que pasa es que a muchos de ellos les va la moda del cambio de chaqueta y ya están hablando de unidad, es decir, que ellos quieren seguir montados en el carro. Eso sí, ahiora lo hacen con la boca grande para que no les den la patada que se merecen. Con la boca pequeña lo decían antes de las elecciones, a sabiendas de que Susana y sus amiguetes, en caso de victoria, iban a purgar el partido hasta decir basta.

Esto de la política es muy entretenido. Da gusto oírlos hoy y hace un año o tres. Y dará gusto volver a oírlos dentro de uno, dos o tres años. No hay ni un político, o al menos no conozco a ninguno, que haya mantenido a lo largo de los años su forma de pensar intacta y haya trabajado en base a lo que proponen y prometen al electorado en tiempo de elecciones.

Como será que, una vez vistos los resultados, todos se olvidan del programa, de aquello que decían era fundamental.

O eso parece.

Por ello, tal vez, es por lo que me cuesta tanto creer ni siquiera una milmillonésima parte de lo que dicen cada vez que abren la boca.   

 

Sigan felices, disfrutando del buen tiempo y con la sonrisa a flor de piel.

miércoles, 17 de mayo de 2017

A LA GREÑA


La mosquetera Díaz y los mosqueteros López y Sánchez escenificaron hace un par de días el drama que está viviendo desde hace bastante tiempo el PSOE. Es este un drama que no tiene su origen en los mejores o peores resultados electorales de las últimas convocatorias, sino al elevado índice de ansias de poder que reina en su interior. Me gustaría poder ir hacia atrás en el tiempo, colocar en citas electorales a un partido como Podemos y verificar los resultados que habría  obtenido entonces el PSOE. No es lo mismo.

Sánchez había sido elegido secretario general como mal menor ante Madina. Díaz apoyó entonces a Sánchez, y López también, llegando incluso a ser presidente del Congreso. Y es que Madina, en aquel momento, era mucho Madina y podía acabar con el paso previo dado por Díaz para hacerse con el poder. Ahora Madina es fiel a Díaz, cosas de la política o del mantenimiento de un estatus de poder en su organización; como Antonio Hernando, fiel escudero de López y del no es no hasta que se montó en el caballo de momento ganador y abstencionista de la gestora para no perder el sitio que ocupaba, porque a él igual le da ocho que ochenta y, como Góngora, es un fanático incondicional del ande yo caliente, ríase la gente. López anda a su bola, intentando terciar entre uno y otro a ver si las aguas revueltas por sus contrincantes le ayudan en algo, apela a la unidad en cualquier momento a sabiendas de la tormenta celestial, con rayos, truenos y trombas de agua y granizo, que caerán una vez finalice el proceso electoral. Sánchez sigue en guerra contra todo aquel o aquella que ayudó a su defenestración y no duda en atacar a todo cuanto se mueve y no es de su palo; a fin de cuentas, no tiene nada que perder y sí mucho que ganar;  en el momento de su derrocamiento, ya avisó: la venganza será terrible, o algo así, qué más da.

Alrededor de todos ellos, figuras claves en la política española de la antigüedad, léase Felipe, Rubalcaba, Zapatero y demás acólitos, guardianes de arcanos que podrían hacer temblar a muchos; otros personajes, como Javier Fdez., Tini Areces, Borrell, Trevín, etc., etc., aún en cargos oficiales que deberían haber renunciado a ellos hace años, sobre todo porque han demostrado ser incapaces de arreglar problemas de los españoles y, eso sí, a pesar de todo continuar en su cargo, este o aquel, cobrando por no hacer nada (aunque, cuando los entrevistan, presuman de ser la solución para todos nuestros problemas: o ellos o el averno transmutado en oposición, con rabo, cuernos y demás parafernalia).

Y entre tanto lodo, procedente del polvo con el que Zapatero gobernó los últimos años de su mandato con el beneplácito de todos sus barones, ahí sigue enhiesto, orgulloso y bizarro, sin miedo al qué dirán, el Partido Popular y su brillante adalid, Rajoy, al que no hay nada ni nadie capaz de moverle la silla. ¡Y mira que ya ni sabe de dónde le llueven los golpes! Pero con su adarga de superhéroe se defiende como gato panza arriba, bien arreando zarpazos a diestra y siniestra como convirtiéndola en escudilla para darles algo que comer a sus amigos socialistas más próximos a los que, como enemigos derrotados, aunque no huyan, les tiende su puente de plata.

Sigan a la espera, que el próximo domingo sabremos cómo quedan los socialistas, aunque no vislumbremos su futuro, y veremos cómo le queda la cara a Rajoy cuando se entere de los resultados. Eso sí, no se olviden la sonrisa, que sale gratis.

 

domingo, 14 de mayo de 2017

XUNTOS DICA 'L FIN


¿Qué vos paez? Van busca-y los rebelgos al PP col envís d’aclarar la so corrupción nuna Comisión d’ Investigación del Parlamentu español. Jeje, Y entós, pónense a buscar un presidente pa ella y, ai, sorpresa, el PP y el PSOE algaman un alcuerdu pa nomar a un amigu d’ ellos, dexando de llau a Podemos y a Ciudadanos. Dáivos cuenta, esi presi, el tal Quevedo, ye’l que algamó acuerdos col PP p’ aprobar los presupuestos del estáu y llevar pa Canarias dellos cientos de millones d’ euros, al empar que vota les más de les veces col PSOE nel Congresu.
Y van investigar también los chanchullos y el rescate de delles entidaes bancaries qu’ armaron la de dios hai unos años, también n’ otra Comisión Parlamentaria. Y ¿a qué nun sabéis qué pasó? Que’ l PP y PSOE también alcordaron nomar a otra persona del so palu, otra canaria d’ otru partíu que sofita los mesmos presupuestos a cambio d’ otros cientos de millones pa la so tierra, dexando también de llau a Podemos y a Ciudadanos. La mesma persona, Oramas, qu’ aveza votar les más de les veces col PP nel Parlamentu.
Total, cuasi tres mil millones pa les Islles Afortunaes, inda más güei, amás de la presidencia de les comisiones. ¿Por qué será?
Yá lo vemos dir sabiendo cuando nos enteremos de cómo se van investigar los asuntos. Yá veréis cómo s’ allarga l’ asuntu nel tiempu y too queda en nada. Cuatro chorradines y a comer de los fondos estatales, que la vida son dos díes y amás ellos nun paguen nada.
¿Y PP y PSOE? A lo de siempre, a vivir a cuenta nuesa, bien apareyadinos como hasta agora.
 
Andái, siguíi bien, sorreís un migayu y a esfrutar del bon tiempu.

lunes, 8 de mayo de 2017

SIGUEN ZURRÁNDONOS LA BADANA


Luego dicen que los partidos grandes en España son lo más importante. Tararí que te vi, morena. Vean si no la importancia de tener en una comunidad autónoma unos representantes propios, defensores de sus orígenes, en número suficiente como para variar el resultado de una votación parlamentaria en Madrid. Que se lo pregunten al PNV, que logra de buenas a primeras una inversión de unos cuatro mil millones más para el País Vasco a cuenta de dar el sí a unos presupuestos que, si no fuese por ellos, no estarían donde están. Que se lo digan a Nueva Canarias, inmersa en negociaciones con el PP, para aprobarlos a cambio de otra serie de propuestas y millones que seguro conseguirán, y eso que sólo cuenta con un diputado. Aquí, en Asturies, el sr. Oblanca, de Foro, también se metió, pero en berenjenales, al pedir la finalización del AVE asturiano y le prometieron algo que choca de frente con lo que pedían los otros partidos de la comunidad. Es decir, en vez de sumar, se resta. Ahora, en el PSOE, Podemos y demás partidos e institucionessociales y empresariales de la sociedad asturiana se echan las manos a la cabeza ante el sinsentido que significa la concesión a Euskadi de unas medidas y prebendas que siguen cada vez más ahondando en la diferencia que ya existe por demás entre los españoles. ¡Ay, amiguitos del alma, no se puede estar, y esto se está demostrando desde años ha en Asturies, defendiendo las políticas del gobierno central, sea el que sea, y al mismo tiempo intentar convencer a la gente de que eso es lo mejor para nuestra comunidad! ¡Y que aún haya políticos que nos cuentan, a modo de pequeños relatos didácticos, que los españoles somos todos iguales! Cada vez con mayor rotundidad nos enteramos de asuntos que difieren totalmente de tales aseveraciones políticas interesadas que no son más que palabrería y reflexiones demagógicas con las que continuar engañando al personal.

Pero lo peor de todo es que seguimos consintiendo. Ya no es que pongamos la otra mejilla, es que nos dan a los asturianos tal paliza, nos zurran de tal manera la badana cada vez que se reparten los dineros públicos, que casi no hay por dónde cogernos. Y así nos va. ¿Quién sabe? A lo mejor, un año de estos, o un lustro, o una década, aparece por estos lares alguien capaz de pensar primero en lo que nos falta para asemejarnos a otras comunidades equiparables a la nuestra, en vez de seguir comiendo en Madrid, al amparo de sus jefes, la sopa boba y las migajas de lo que les sobra a los demás, puesto que a fin de cuentas son los que les permiten mantenerse en el poder. De ahí su miserable sometimiento mezquino, egoísta y ruin.

 

Sigan bien, disfruten de la primavera y no olviden la sonrisa.

miércoles, 26 de abril de 2017

...TODOS AL MISMO SACO.


No, no y no. Que no, señores del PP, que lo que aflora cada dos por tres entre los miembros de su partido no son casos aislados. Que deben ustedes repasar las nociones básicas de geografía física que les enseñaron en la escuela pública o en el colegio de pago correspondiente. Que isla es un caso, un territorio que peculiarmente ha surgido como consecuencia de un gran movimiento interno de la Tierra o por desgajamiento de su tronco principal, el continente, que mantuvo unido a sí mismo a esa pequeña porción que le daba más alegrías que a un tigre de Bengala una persona si le arrojase en el zoo trozos de carne fresca. Pero es que desde hace unos años, su continente, su partido, ustedes no tienen islas, casos aislados entre la corrupción de este país, sino que lo que orbita a su alrededor son verdaderos archipiélagos, Polinesia se queda pequeña, que se han formado al ir poco a poco creándose reinos de taifas amparados por el gran emperador, zar o monarca del poder central sito en Madrid que, en todo momento, consintió u obvió las barrabasadas de sus acólitos y aliados en esas grandes islas, islas a secas, islitas o islotes pequeñitos que contribuían suculentamente y de forma más que fehaciente a la conservación de una corte repleta de intrigas en pro de un beneficio personal que les permitiese seguir su propio ritmo de vida. Y ahora esos archipiélagos se han hecho tan grandes que lo único que le queda como respuesta del poder central a ese pillaje es explicar, para lavarse las manos aunque la roña no se le quite, que esas islas nunca fueron suyas, que mantenían una tibia alianza con ellas, pero que, a la vista de lo visto, rompían todas sus relaciones y los dejaban que siguiesen su camino flotando, alejándose y hundiéndose cuanto antes y más mejor en el húmedo estercolero de los robos cometidos a todo tipo de escala, y aduciendo una ceguera absoluta ante la manera en que los perpetraron en su beneficio, pero en el de ellos, nunca en el del PP. De eso nada, hasta ahí podíamos llegar. El PP nos lo pintan blanco, inmaculado, virgen, como un bebé recién nacido al que en su inocencia cualquiera puede engañar; pero para quienes seguimos sus pasos, muchos españoles, tiempo ha, hace tiempo que hemos caído de la burra y percibimos que los casos de islas putrefactas son consecuencia de haber estudiado a fondo las actividades podridas que se cocían en el continente del que se han desgarrado y donde estudiaron a fondo su funcionamiento interno. O eso parece.
Y es que o se toman medidas drásticas por parte de quienes sostienen  ese tipo de poder, muchísimas personas cabales, honradas y con ganas de trabajar con la ley en la mano, o mucho me temo que al final todos ellos, por más inocentes que se consideren y sean, por consentidores, también serán tachados y acusados de lo mismo de lo que reniegan hoy en España millones de ciudadanos, de la corrupción si no generalizada, si permitida, de la clase política, en el nivel en que se esté, eso da igual. Por acción, omisión, amiguismo, falta de responsabilidad o comodidad, todos al mismo saco. A no ser que…Ya lo saben, para qué volver sobre lo mismo.
A seguir disfrutando, con la sonrisa franca en la cara, y con la esperanza de que tal vez algún día todo se arregle y sea verdad que solo aparezca alguna islita suelta.

jueves, 20 de abril de 2017

LA JUSTICIA FUNCIONA...DEPENDE.


El ex presidente madrileño, Ignacio Glez., se fue a la cárcel. Negocios sucios mal lavados en el Canal Isabel II. Y el PP dice que la justicia funciona, que España es una democracia con unas leyes y unas instituciones modélicas y que aquí no se libra nadie. Que el que la hace la paga. Y así hasta el infinito para bombardearnos a los españoles con sus medidas drásticas para acabar con al corrupción.

Pero, ay, que a Rajoy la Audiencia lo llama como testigo en el caso Gürtel. Se acabó la justicia. Todo es un montaje, es una vergüenza, los jueces son de la oposición, Rajoy es inocente de todo y de más, hay una trama para desacreditarlo, no pinta nada siendo testigo porque él es gallego y nunca sabe si sube ni baja. La de Dios es la que arman ante semejante “desatino judicial”

Se acabó el juego de Ignacio Glez., al que echan a los leones. Ahora con nuestro presidente toca eso de que la justicia no funciona, España ya no es una democracia por lo visto ejemplar en vista de cómo funciona la judicatura, aquí el que la hace puede no pagarla, y al que se busca que pague puede ser inocente porque la culpa es de la oposición, una hidra malvada que se zampa a todo cuanto se mueve en el PP, o sea, a los personajes que ellos consideran intocables.

¿Os acordáis de la rima XXI, creo, de Bécquer.

Bien podría habérsela dedicado a PP, pero cambiando la palabra poesía por corrupción. Queda de maravilla, oye, ni que hubiese estado inspirado para que algún pirado como yo casi dos siglos después le cambiase la palabra

 

¿Qué es poesía?, dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul.

¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?

Poesía... eres tú.

 

Pues eso, que sigan bien, sonrisa franca y confiando en la justicia, jeje.

 

DEL NORTE AL SUR Y VICEVERSA


Trump y el Estado Mayor del Ejército estadounidense (o como se llame) andan un poco perdidos en cuestiones geográficas. Les pasa, me imagino, como  le sucedía a la paloma de Alberti, que su flota no sabe si va hacia el norte o hacia el sur.
Un día la Armada, nos cuentan, se dirige hacia Corea del Norte y en realidad va hacia Australia, y al otro cambia de rumbo y vuelve al norte. A Trump y sus allegados, esos que debían tener un poco de sentido común por lo que conlleva de peligrosidad estar al cargo de uno de los mayores ejércitos del planeta, les importa poco decir hoy arre y mañana so. Están a lo que están, a ser capaces de realizar las más perversas maquinaciones con tal de intentar engañar al personal. Lo que pasa es que en esta ocasión les salió chungo el asunto, se les vio el plumero. Entonces rectifican y, con el cuento ese que está tan de moda, el de las posverdades, se ponen otra vez rumbo a ninguna parte.
Son veletas moviéndose en el tablero mundial con más peligro que un tigre hambriento suelto por un recinto cerrado lleno de herbívoros en libertad.
Lo peor de todo es que una gran parte de los votantes estadounidenses celebran por todo lo alto tal desatino. Y que quienes tendrían que dar ejemplo de responsabilidad desde el poder son en realidad unos enfermos mentales con ansias de hacerse notar, aunque nada más sea para hacer el ridículo.
Y en manos de esta gente anda EEUU. Pero lo peor es que a quien llevan de las riendas es a todos los demás. Si no, no hay más que ver las respuestas de los demás países “serios y demócratas” en litigio: los dejan hacer lo que les plazca.
Y es que estos americanos son la bomba, en sentido literal o no, allá cada uno, que piense lo que quiera.
Sigan felices, sin perder la sonrisa y disfrutando del día.

martes, 18 de abril de 2017

¡QUÉ MUNDO Y QUÉ GENTE!


Este Trump es la madre que lo parió. Lo mismo te propone un muro de separación de México a lo bestia que lanza unos petardos en plan animal contra sirios o terroristas afganos (o lo que sea que habitaba en las montañas de Nangarhar). Ahora desplaza su armada hacia el este asiático en plan de amedrentar a Corea del Norte y desde ésta, con el sanguinario fantoche dictador que tienen al mando, el tal Kim Jong-Un, o algo así, empieza a hacer pruebas con sus misiles, que le salen mal, sí, pero qué más da, asusta.
Si nos fijamos, la paz mundial ahora mismo está cogida con alfileres porque los ciudadanos, hartos de tanta contemplación y palabras huecas de políticos sin ansias de gobernar, por un lado han dado paso a personas que nos pueden llevar al desastre por su ignorancia y afán de notoriedad, y por otro han sido seducidos de tal manera tanto por los cuentos y tradiciones ancestrales que nos narraron como por la fuerza de las armas, que ahora están atrapados en el cepo del poder ejercido por esos que son quienes habrían tenido que defenderlos: aparte de estos personajes, el coreano y el estadounidense, ahí tenemos a otros como Bachar el Asad, que prefiere que mueran miles de personas en su país antes de bajarse de la burra e irse a vivir como dios con todo lo que robo amparado por Occidente y por Rusia; Putin, el nuevo zar ruso que es capaz de quitar de en medio a todo quisqui que le moleste más de la cuenta; Erdogan, el nuevo sultán del Bósforo (que no tardará en azotar a los kurdos con lo que supondrá para el desequilibrio en la zona, si es que ya parece poco lo que se cuece allí);  Xi Jinping, el chino deseoso de Taiwan que se estará frotando las manos a la vista de los desencuentros entre sus rivales, aunque no deje de temer lo que se le pueda avecinar si EEUU y Corea del Norte se empeñan en armar una buena en la zona (a fin de cuentas no se sabe quién está más cuerdo o más loco de los dos dirigentes en cuestión); los dirigentes de Gran Bretaña, que están como chotas y ya pensaban en ir a la guerra por Gibraltar, así que imaginaros si estalla un foco de esos que se están fraguando en la trastienda y que los votantes ignoramos porque nuestros políticos los califican de secretos de estado; y los de la UE, que están a la espera de lo que suceda para ver por dónde tirar y así lo mismo apoyan a Trump, que lo defenestran por sus declaraciones, aunque prime en lo más hondo de sus corazones las prácticas encaminadas al fomento del odio y la xenofobia; y así otros líderes que andan esparcidos por distintos lugares del resto del mundo como Arabia y los países del golfo, Israel, con sus ansias de acabar con todo musulmán que vea a menos de un paso, Indonesia, Japón, que reza a todos los dioses para que a Kim Jong-Un le dé un ataque fulminante al corazón y desaparezca del mapa, aunque a lo mejor también lo están pidiendo para Trump por andar enredando por aquellos lares, India, Pakistán, países del norte, del centro y del sur de África,  etc., etc.
Con todo esto y más que se podría escribir sin alejarse uno mucho de la realidad, no hay nada mejor que vivir alegre y confiado día tras día. A fin de cuentas, ¿qué podemos hacer los de a pie, la carne de cañón? Pues nada, o casi: esperar a Navidad y enviar mensajitos de esos de paz, amor y felicidad a todos cuentos conocemos. ¡Qué bonito!
O sea, que sean ustedes felices, disfruten del día y no pierdan la sonrisa.

jueves, 30 de marzo de 2017

LEYES



Seguimos muchos de los que ya tenemos una edad sintiéndonos horrorizados ante el hecho de que a una mujer, que ha colgado en su twitter poco más de una decena de chistes sobre Carrero Blanco, haya sido condenada a un año de cárcel y le hayan jodido un futuro profesional que se estaba labrando encaminado al mundo de la docencia.
  1. Chiste: Dicho, ocurrencia o historia breve, narrada o dibujada, que encierra un doble sentido, una burla, una idea disparatada, etc., y cuya intención es hacer reír.
O sea, que, como la situación en España está como está, lo único que nos queda es llorar.
Las mayorías absolutas o las confabulaciones de partidos semejantes en su proceder para con la sociedad española de finales del XX y principios del XXI han perpetrado, a través de determinadas leyes que no entiende ni Dios, que se den situaciones tan disparatadas como esta. En unos momentos en que el terrorismo de ETA está casi dado por finiquitado, a la espera de la anunciada propuesta de entregar todas las armas, siguen coleando leyes que llevan ante los tribunales a titiriteros, a cantantes o a twuiteros donde se ve bien a las claras que no se han sido más que baluartes contra la libertad de expresión.
Entretanto, a día de hoy, existen maltratadores de género que circulan a nuestro alrededor porque no han pisado la cárcel o lo han hecho con condenas ridículas; hay políticos y defraudadores que se pasean libremente y nos chulean porque, aunque en un principio hayan sido condenados, se pueden permitir pagar con el dinero que han robado  abogados que dilatan hasta la eternidad con recursos y más recursos la sentencia última emitida por tribunales cada vez más superiores y politizados, lo cual en ocasiones implica también que sean más amables, como lo demuestra el hecho que todos conocemos de saber quien nombra a esos jueces; hay otros políticos y defraudadores en la calle que aún no han pisado un tribunal y están a la espera de que sus gabinetes jurídicos o ellos mismos rebusquen hasta encontrar o tergiversar hechos para esgrimir pruebas exculpatorias que nadie se traga, pero que pueden llevarlos a no pisar la cárcel; hay otros más que tienen tal “arraigo” en la sociedad española que se les permite estar libres, con fianza( dinero tienen más que suficiente del que robaron), y viven en el extranjero (¡manda coj…. con el “arraigo”!); hay miles de delincuentes que atentan contra la propiedad o contra la integridad física de otros seres humanos no sé cuántas veces, son detenidos y entran al juzgado por una puerta y salen por otra, a veces antes siquiera de que las fuerzas del orden que los han detenido hayan finalizado su papeleo; hay violadores que salen a los cuatro días de prisión para meter el miedo en el cuerpo nuevamente a las personas que convivirían pacíficamente sin tener por qué “disfrutar” de este tipo de compañía.
Podríamos seguir, y seguro que muchos de ustedes tienen ejemplos más que de sobra para escenificar el rotundo fracaso que significa la elaboración y aprobación de unas leyes que la sociedad española no entiende. Nadie se cree, salvo contadas excepciones, que el paso por prisión sea un revulsivo positivo que integre en la sociedad a los delincuentes; que yo sepa, a nadie le hacen un lavado de cerebro allí dentro. No obstante, creo que nuestro grado de pasotismo, el de todos nosotros, es tal que nos importa un rábano lo que aprueben o dejen de aprobar en el Parlamento. A no ser, claro, que nos anden en los bolsillos o que, por culpa de una de esas leyes absurdas, nos toque a nosotros. Entonces nos desgañitaremos desesperados y nos desagarraremos las vestiduras, pero serán simples gritos en un pseudodesierto que solo escucharán los cuatro gatos a los que les sucede otro tanto de lo mismo.
O sea, que continuarán machacándonos con leyes injustas que solo benefician al ego y al bolsillo de los que las aprueban y sus amigos o conocidos, y que se lavan las manos en todos los demás casos, aunque intenten convencernos de lo benefactoras que son las medidas que se aplican para hacer una sociedad y un mundo más justo.
No obstante, y a pesar del rechinar de dientes, les recomiendo que  no pierdan la sonrisa jamás ya que, les aseguro, es más fácil soportar el asco que dan riéndose de ellos. Tiene una pega, que puedan considerar que te estés riendo de un chiste sobre ellos y te metan en la cárcel. Espero que no, aunque con cierta tropa que nos representa, o tal potestad es la que se atribuyen, todo sea posible.


 

miércoles, 29 de marzo de 2017

EXCUSAS


¡Uf!, hace más de un mes que no cuelgo en el blog ni el más pequeño de los artículos que seguramente, aunque solo hubiese sido de un par de párrafos, hubiese podido escribir. A veces me recrimino, como hoy, este comportamiento que no va en nada, o mejor, no iba con mi forma de ser. Solo puedo disculparme a través de excusas más bien endebles. Veamos alguna, a ver si cuelan: en ocasiones las situaciones se complican algo más de la cuenta y la cabeza está en otro sitio; o bien uno no se siente con fuerzas suficientes para afrontar coyunturas personales que lo rebasan; o las noticias de las que se siente tentado a escribir ya ni le interesan siquiera debido a la cotidianidad con que asaltan los medios de comunicación y son calcadas de otras que han sucedido y lo seguirán haciendo cada dos por tres sin que los españoles tomemos cartas en el asunto; o también la holgazanería de la que echo mano en cuanto me doy cuenta de que soy uno de los millones de jubilados a los que los políticos usan para usar y tirar en cada cita electoral; o la galbana a la que me enfrento con más asiduidad cada vez que veo un ordenador delante y en él un folio en blanco: o el hecho de saber que muchos de los artículos son meramente una ocurrencia sin pies ni cabeza, aunque es verdad que me sirven como pretexto para expulsar alguno de los demonios que me corroen de vez en cuando; o bien porque el tiempo se me hace cada vez más corto y lo dedico a otras causas que considero más convenientes, entiéndase leer, ver una película, echar una partida de cartas o de dominó, atender a mi nieta, la tarea más importante de mi presente vida, charlar y estar más con mi mujer, realizar alguna que otra tarea doméstica (no vayáis a creer que soy un amo de casa modelo ni un manitas, nada más lejos de la realidad y en lo cual reconozco poder hacer algo más), echar una parrafada con algún conocido, leer la prensa, dos o tres diarios cada jornada, ir al río ahora que comenzó la temporada de pesca, lo cual no quiere decir que vaya a pescar, sino a pasar horas por él viendo cómo las truchas me rehúyen como si fuese un apestado, dar un paseo de vez en cuando para soslayar la orden determinante de mis médicos que me recomiendan uno diario, y yo qué sé, cualquier cosa que me mantuviese alejado suficientemente de este objeto que ocupa la mesa de mi despacho en el salón y no hace más que llamarme la atención un día sí y otro también para que lo use con algo más de constancia. Porque esta es la verdadera razón de mi indolencia, su autoritarismo y la salmodia con la que me enloquece todos y cada uno de los días desde que comencé con este blog.
Pero hoy fue imposible. Nada más ponerlo en marcha, me abrió un documento de Word y no me dejó hacer ni una sola tarea más hasta que no acabé este pequeño artículo que, por narices, y como despecho, estoy colgando en mi blog. Para que todos sepáis que, si no lo hago más a menudo, es porque odio a los tiranos tecnológicos que ocupan nuestra vida. Aunque sé, por desgracia, que cada minuto que pasa, somos más y más dependientes de ellos. Pero los odio, y aún más hoy sabiendo que nuevamente me ha vencido.
 
Sean felices, no pierdan la sonrisa y rebélense contra ellos, aunque solo sea un minuto al día.

viernes, 24 de febrero de 2017

DIÁLOGO EN LA CALLE


.¿Qué te había dicho yo hace más de un año?.- Juanjo me paró en medio de la acera, con cara sonriente, ufano y con más ganas de hablar que un abuelo con quien le escuche sus batallitas.

-¡Hombre, Juanjo, buenas! Por saludar tampoco pasa nada, eh. – Siempre me pasaba igual con él. Era una de las personas que iba por la vida charlando con todo dios y opinando de todo. No solía acertar en nada, a excepción de los temas de chanchullos entre los mandamases.

-Bueno, sí, Felipe, hola. Pero, ¿te acuerdas lo que te contaba de los Urdangarín? ¡Que no pisan la puta cárcel, tío!- Hablaba alto, como si quisiera que todos cuantos se cruzaban con nosotros oyesen aquello tan importante que él había vaticinado.

- Tampoco es así, tranquilo, chaval. Si el Tribunal Supremo dice que sí, al trullo que te crio, ya lo verás. Bueno, por lo menos el Iñaki.-Ni yo me acababa de creer lo que había dicho, pero intenté razonar con él, aunque su cara era todo un poema de estupor e incomprensión ante mi respuesta. Y más aún cuando se detuvo con nosotros Amalio, otro de los habituales en las tertulias de bar de por la tarde

-¡Tú estás pirado, Felipe! ¿Pero te crees que los van a enchironar, a él y al Torres? ¡No te lo crees ni tú! Anda, ya.- Y miró a Amalio como deseando corroborar sus palabras.- Amalio, ¿qué te pareció a ti la sentencia y que suelten a semejante pájaro?

-Oye, Juanjo, ya lo hablamos infinidad de veces, cada vez que salía algún tipo de noticia sobre el dichoso juicio. ¿Qué quieres que te diga? ¿Que me lo esperaba o que no me lo esperaba.?- Amalio era más bien una persona tranquila, razonable, que solía inmiscuirse en cualquier conversación más que nada para escuchar, soltar un par de sentencias que imaginaba que irían a misa y luego dejarnos con la palabra en la boca antes de que pudiésemos replicarle. A mí eso, en ocasiones, me fastidiaba, pero era un buen paisano y tampoco había por qué decirle nada. Solía ser bastante sensato, a pesar de que parecía como si quisiera decir siempre la última palabra.

-Ya lo sé, Amalio, pero tú siempre defendiste la justicia de este país, así que ya ves en qué se ha convertido. ¿Acaso supones que la gente de la calle va a seguir creyendo en ella después de semejante veredicto? Bueno, llamarlo veredicto suena demasiado bien, mejor llamarlo patochada.- Juanjo no soltaba ni de coña. Su previsión de sentencia hacía más de un año no había quien la refutara, así que continuó echando pus por aquella boca contra todo lo que se moviera en el ámbito jurídico: jueces, abogados, fiscales, hasta políticos, juntos al mismo cajón de sastre, y luego volcándolos a todos en el muladar más abyecto de cuantos se pueden hallar: el de la vergüenza y la ignominia, el de la traición a la justicia basándose en leyes abstrusas hechas para el gusto de los poderosos y ante las cuales nunca jamás levantaron la voz, más bien lo contrario, hechas a gusto y medida de quien dispone de medios económicos, cuantos más mejor, para poder esquivar sus delitos mediante entramados e interpretaciones legislativos en tribunales que sirven al poder establecido.

-Mira, Juanjo, contigo, en días como hoy, no se puede discutir. Te lo dije muchas veces. Aquí está Felipe para atestiguarlo. Nunca confundas la justicia con las leyes. Mientras que la justicia emana de la conciencia del ser humano en general, las leyes lo hacen de los intereses de determinados seres humanos también, pero sin conciencia. No te equivoques. ¿Sería justo que Urdangarín y otros muchos estuviesen en la cárcel? Sí. Pero, aplicando las leyes que tenemos, por ahí andan, tan anchos y campechanos, como si no fuese con ellos la cosa. ¿Qué las leyes están mal? Tal vez. O más bien, claro que sí cuando permiten tropelías como estas. Pero, ¿viste alguna vez una huelga de abogados, jueces y demás contra las leyes que aprueban los políticos? No. ¿Por qué? Porque son todos los mismos y comen de ellas. Eso sí, a cuenta nuestra, de los de la calle, de los mismos de siempre. Toda la vida fue igual. No hay un solo país en el mundo donde impere la justicia, sino las leyes que aprueban, hechas a medida de los mismos que las aprueban.

Ahora, déjame un poco, anda. No sé para qué me detuve a estas horas. Están esperando en casa por el pan para comer. Con el cuento de que estoy en paro, y lo que te rondaré, morena, según están las cosas, mientras mi hija y mi mujer se desloman, a mí me toca hacer un poco de todo en casa. Y que conste, eh, que no me estoy quejando. ¡Qué más quisiera yo que estar trabajando de cualquier cosa! Aunque fuese de secretario de Urdangarín, para llevarle las compras y apañar la calderilla que seguro le sobrará de los próximos contratos que firme. ¡Hala, hasta la tarde!

Amalio continuó su camino, mientras que yo me quedé hecho un pasmarote mirando fijamente para Juanjo, que no era capaz ni de pestañear. Le di una palmada en el hombro y me despedí de él con un hasta luego. Después me dirigí yo también, jubilado, a comprar el pan, aunque aún me tocaría esperar casi una hora para comer con la mujer, que tenía el turno de día en la fábrica y no saldría hasta las tres. Antes de la doblar la esquina de la calle, giré la cabeza y vi a mi amigo Juanjo, serio y cabizbajo, sentado en un banco junto a la frutería.

Que ustedes sigan bien, no se quemen mucha sangre y arránquense con una sonrisa de vez en cuando, les ayudará a sobrellevar hechos así.

viernes, 10 de febrero de 2017

GUSTAVO FDEZ: CRONISTA OFICIAL DE GRAU


Hoy, a las ocho de la tarde, tendrá lugar en Grau un acto del cual me sentiré especialmente orgulloso de asistir porque conlleva un reconocimiento expreso y merecido a una persona honesta, diligente y emprendedora que lleva trabajando por esta villa más de veinte años sin otro afán más que el de hacerla cada día que pasa mejor en el ámbito de la cultura en general.
Se trata de la toma de posesión como Cronista Oficial del concejo de D. Gustavo Adolfo Fernández Fernández.
Esta persona, desde que acabó sus estudios de Historia, especializándose en Archivística, Biblioteconomía y Documentación, en Santiago de Compostela, regresó a Grau y no tuvo en la cabeza nada más que colaborar con cualquier actividad que supusiese un crecimiento gradual y activo de su pueblo en los ámbitos culturales, artísticos y de comunicación de la villa.
Su trabajo como encargado de la biblioteca, la cual modernizó haciendo de ella un lugar de encuentro de todos los sueños e intereses de personas inquietas por la dinamización cultural y artística de la villa, su organización y/o participación en asociaciones, foros, revistas literarias, de historia, de antropología,de etnografía, con grupos de artes plásticas,  etc., pasando por la gestión de las actividades culturales municipales, su autoría de numerosos artículos periodísticos publicados en varios diarios y publicaciones, sus libros de investigación sobre el entorno de Grau e incluso sobre el Camín Real de La Mesa, etc. han hecho de él un personaje único en Grau.
Pues bien, desde el pasado junio de 2016 es considerado por el Ayuntamiento como Cronista Oficial de Grau, nombrado por unanimidad de todos los miembros de la corporación. Y hoy, como decía al principio, tomará posesión de dicho título en La Capilla de Los Dolores, en un acto oficial que organiza el Ilmo. Ayto. de Grau y la A.C. Valentín Andrés.
Vaya desde aquí mi más sincero reconocimiento, mi más sentido respeto por el trabajo que ha realizado y, estoy seguro, seguirá realizando en pro de nuestra villa, mi más efusiva enhorabuena, mis felicidades por el cargo expresadas desde los más profundo de mi corazón y mi más honda satisfacción por un nombramiento que es más que merecido.
Y ahora, Gustavo, ya sabes, a sacar tiempo, más aún, de debajo de las piedras, aunque tengo claro que ya investigaste sobre ello y sabes perfectamente de dónde lo extraerás.
Gracias, Gustavo, por todo cuanto aportas a nuestro concejo...Y lo que nos queda por ver.
 
A seguir bien, disfrutar del día y echar una sonrisa, al menos cada minuto, para llevar la vida con alegría, que ésta es salud.

miércoles, 8 de febrero de 2017

POLÍTICOS NACIONALES: ¿DÓNDE?


Que Javier Fernández, que desempeña, o eso dicen, la función del Presidente del Principáu d’ Asturies y actualmente también “jefe” de la gestora del PSOE nacional, sea considerado según el último barómetro del CIS como el dirigente español a nivel estatal mejor valorado debería darnos una idea de cómo está el panorama político español en este momento.
No obstante, y sin ir más lejos, hemos de reconocer que los españoles han escogido a una persona que precisamente no es una de las elegidas para encabezar ninguna lista de partido, al menos de momento, de cara a próximas elecciones nacionales. Esto induce a pensar que la falta de confianza en los actuales cabezas de lista sigue siendo de lo más preocupante para nuestro país, incapaz de generar o de sacar a relucir una cabeza pensante bien acondicionada y amueblada que llegue al corazón y a la mente de una mayoría de españoles. Seguramente que haberlas, haylas, pero los aparatos anacrónicos de los actuales partidos políticos siguen funcionando como una máquina perfectamente engrasada que destruye cualquier opinión que ellos consideren una impureza capaz de apartarl a los actuales dirigentes de su cuota de poder.
Ya vemos como en el PP no se mueve nadie sin que la tríada Rajoy, Soraya y Cospedal lo aprueben, un monolitismo difícil de romper ya que las cuotas de mando las tienen perfectamente repartidas entre ellos tres y sus acólitos. En el PSOE les crecen hasta los enanos, con un Patxi López que no sabe dónde se metió, un Sánchez desnortado aunque terco en su no es no, y una Susana Díaz que no acaba de deshojar la margarita, aunque todo el partido dé por hecho que, cuando esté segura de su victoria por aplastamiento del contrario, dará el sí quiero, aunque también lo estaba en Andalucía cuando adelantó elecciones y en cambio no consiguió la mayoría absoluta ni el trituramiento de sus opositores que buscaba con aquella medida teniendo que refugiarse en los brazos de Ciudadanos. Este último partido, de la mano de Albert Rivera, que laminó a sus oponentes, como estaba cantado, se distancia de la social democracia, de la que ya estaba más que alejado, para encomendar su hipotético y onírico triunfo electoral al liberalismo progresista, que ya irá explicando cómo se come a la vista de los pactos alcanzados con el PP al comienzo de esta legislatura y los resultados que le están dando, por más que intenten sacar pecho, explicar sus logros y justificarse como si hubiesen sido los reyes del mambo, cuando en realidad Rajoy los interpreta de oído según su propia escala musical. Y Podemos ya lo ven: en busca del poder absoluto la deidad que encarna Pablo Iglesias y echándole un cable al cuello su gran visir hasta hace poco Íñigo Errejón; alrededor suyo, los demás, incluso el movimiento anticapitalista de Miguel Urbán que no sabe ya por dónde tirar, si es que le queda algún resquicio, para poder influir y arreglar algo en el resultado de esta lucha que, si no lo remedian, acabará desmembrando el movimiento surgido del 15 M.
Así las cosas, ¿quién se extraña de que Javier Fernández, ese político asturiano que nos dirige en mi tierra, sea el mejor valorado en la encuesta del CIS? No hay más que verlo para sentirnos igual: él,  triste y preocupado por el futuro…, el suyo y el de los demás que viven encastillados como él a cuenta del ciudadano; nosotros, tristes y preocupados también, viendo lo que nos está cayendo encima con la merma de derechos y libertades que poseíamos o creíamos poseer antes de estos últimos años, la pérdida de poder adquisitivo y de poder para enfrentarnos a quienes abusan de nosotros, aumento de la pobreza entre los más y de riqueza entre los menos o el agravamiento de las condiciones laborales, educativas, sanitarias y sociales de la mayoría de los españoles, entre otras cosas.
Con todo y con ello, una pizca de confianza deberíamos mantenerla, más que nada porque, a fin de cuentas, y aunque podría o puede ser peor, el futuro debemos escribirlos los españoles en vez de esperar que nos lo escriban. Y se consigue con ese paso adelante que deben de dar personas cualificadas, competentes, cumplidoras y fieles a sus palabras y a sus ideas, capaces de volver a ilusionarnos a todos, sean del partido que sean, con justicia, honestidad y sentido común. Es la única manera de cambiar este país. Habrá que encontrarlos, digo yo.

Bueno, no se aflijan, sigan confiados en un futuro mejor y no pierdan la sonrisa, que es lo peor que nos podría pasar, aun en momentos difíciles.

viernes, 3 de febrero de 2017

RÍO MARTIN. COMO LA LECHE





Hace, creo, más de un año me extrañaba de que uno de los ríos que atraviesan esta villa de Grau bajase de vez en cuando de un color blancuzco totalmente fuera de lugar. El río Martín. A lo mejor les sucede otro tanto de lo mismo a otros, no sé. No obstante, no le encontraba explicación a semejante hecho ni tampoco ahora. Me explico: hace unos días, el pasado lunes, al ir a dar un paseo a media tarde, subí por el paseo fluvial que va desde el puente de la avenida Fernando Villabella hasta el puente de La Podada. Otra vez el río volvía a tener ese aspecto lechoso, irreal, casi más propio de un cuento fantástico cuyo autor hubiese echado a volar su imaginación hacía lugares o historias fuera de lo común.


Me preguntaba entonces y me sigo preguntando ahora cuál es la causa de esta anormalidad. No había llovido en abundancia, cuatro gotas nada más, y no era lógico pensar que la razón estuviese en los restos de polvo o arenas de los caminos arrastrados por el agua de lluvia, o ni siquiera se me pasó por la cabeza que hubiese cuatro ganaderos que hubiesen arrojado en un ataque de enajenación mental su producción de leche al río, porque tendrían que haber almacenado la de todo el año para ello.

O sea, que las causas habría que buscarlas en otro lugar y en otra actividad. Pero parece que a nadie le importa. No sé si el estado del río afecta al entorno y al cauce del lecho, de si afecta a la población piscícola o no. Pero..., mientras en otros concejos cualquier noticia sobre contaminación extraña en los cursos fluviales es noticia de un día para otro, aquí en Grau nadie se entera. ¿Será que nadie se quiere enterar o habrá otros motivos ocultos por los cuales a alguien le interesa más mirar para otro lado?


 
 
Sigan ustedes disfrutando de febrero y no se olviden de sonreír.