domingo, 30 de septiembre de 2018

LIBERTAD DE EXPRESIÓN: ¿VALE TODO?


Al final han detenido y ya está en la calle el actor Willy Toledo. Su delito: haberse cagado en dios, o Dios, no lo sé con exactitud. Además, como no era suficiente, también vejó a la Virgen.
Todo muy claro, amén de hacerlo con pleno conocimiento de causa, con desprecio hacia unos seres que forman parte de las creencias de millones de personas en el mundo. A él eso le tiene sin cuidado. Libertad de expresión, dice. Le importa un comino ofender a los creyentes en la religión cristiana, o católica más concretamente. Él está por encima de las creencias y la libertad de expresión parece ser que es la panacea para que cualquiera pueda llamar a cualquiera como quiera. No importa si molesta a otras personas por ellas mismas o por sus creencias. ¡Pobre libertad de expresión si a ésta no le alzan un muro insalvable que la prohíba cuando se ofende a otra gente! Siempre fui partidario de una LIBERTAD DE EXPRESIÓN, aquella que acaba cuando se molesta, se agravia o se zahiere a alguien. Porque ahí es donde debe terminar la libertad de uno y comienzan los derechos del otro.
No es cuestión de chistes fáciles ni de chorradas por parte de aquellos que piensen como el dichoso actor. Como hay un coro de gente que aplaude sus palabras, amparándose en ese derecho, o mejor, defendiendo algo que saben que no es ético pero que da cierta publicidad que ellos consideran positiva, él sigue a lo suyo. Son los mismos que, si los critican a ellos, entonces ponen el grito en el cielo y atacan a diestro y siniestro con todos los medios a su alcance.
No obstante, me gustaría oírle de vez en cuando, a él, al actor, que es un descreído, un ateo que no cree en nada, cagarse en Alá y en su profeta Mahoma, en Yahvé o en Buda. Sobre todo, en el primero. Si viaja, supongo que lo hará de vez en cuando, si aparece por Marruecos, por Arabia, por Irán, por etc., etc., allí que haga uso de su libertad de expresión para cagarse en Alá a cuenta de la cantidad de derechos humanos que son obviados en esas sociedades.
        Demuéstrelo, señor Willy Toledo, emplee esos tacos en esos países, o aquí mismo en España, sin problema ninguno, y hágalo con el mismo desprecio con que usted lo hace de las creencias cristianas, y publicítelo bien para que todos sepamos de su valentía, de su defensa de las políticas sociales contra los absolutismos a los que conducen esas otras religiones donde la libertad de expresión se la pasan por el forro mil y millones de veces. Cáguese en Alá, ande. Y defienda luego su libertad de expresión en esos lugares. Sea usted mismo, si se atreve. Porque, claro, aquí en España se siente a salvo, a pesar de despotricar contra lo que usted le dé la gana. Cuenta con adeptos, pero que tampoco se atreverían a aventurarse por esos caminos. ¡Pobrecitos, dais pena y no os enteráis!
Y que conste que a mí ni me va ni me viene. A palabras necias, siempre me comporté con una sordera total.
 
Ah, y que conste, que ayuda mucho más una sonrisa que un cabreo en situaciones asemejadas. Por ello, recomiendo una risotada bien grande, a cuenta de las idioteces de gente así.

miércoles, 26 de septiembre de 2018

PODREDUMBRE


Como consecuencia del caso de las grabaciones a la Ministra de Justicia del Estado Español en conversaciones con otras detacadas personalidades hace unos años, se están descubriendo verdaderas atrocidades entre determinados cargos públicos que ¿han velado y lo siguen haciendo?, o con esto nos engañan, por la democracia en nuestro país. Si las grabaciones del “famoso” comisario Villarejo son ciertas, es decir, no están sacadas de contexto o revisten irregularidades, y hasta ahora ya se han conocido varias aunque algunas haya quien las intente ocultar u olvidarse cuanto antes de ello corriemdo un tupido velo en interés mutuo, un quid pro quo que quizá apañe las anomalías propias y ajenas, lo que se está sabiendo es una bomba que sacude los cimientos de una clase política y judicial que se vuelve asquerosa ante los ojos de los ciudadanos. Las cloacas del Estado, verdaderamente, estarían tan llenas de mierda que por algún sitio debían de rebosar. Y el hedor alcanza a tal distancia que no puede haber ni un solo español al que no le repugne lo que ha estado sucediendo durante años en nuestras instituciones.

Increíble, pero supongo que el tal Villarejo habrá pensado desde su celda que donde las dan las toman. Y ahí está. A saber cuántas más grabaciones obran en su poder y qué democracia existe en España si las conversaciones mantenidas por otras “joyas” del Estado son asemejadas a las que venimos oyendo los últimos días.

En este país no queda títere sin cabeza. A finales del siglo XVIII, en Francia acabaron con un sistema político degradado y tiránico, a pesar de los errores cometidos inmediatamente después, en base a unas ideas que arraigaron enseguida en la mayor parte del mundo, pero que hoy en día han caído en el olvido debido a los fuertes intereses de gente que solo persigue el poder político y económico para gobernar e influir en los gobernantes llenando sus propias faltriqueras. Ejemplos, a montones. No digo que haya que volver a la guillotina, no, nada de eso; pero sí que cuando haya que elegir a nuestros representantes algún día lo podamos hacer eligiendo a quienes queremos de verdad y no a gente indeseable, conmilitones metidos por su jefes en unas listas cerradas para chupar y callar unos a cuenta de otros, o elegidos otros por los anteriores para cargos institucionales desde donde los puedan ayudar por más que nieguen, con la disculpa de la imparcialidad, hechos a todas luces evidentes, que deberíamos enviar a su casa  de una vez y por todas dejándola antes con el culo al aire.

Y tal vez sea verdad, y así lo creo, que no son muchos casos entre los miles que hay, pero es que son los que están arriba de la pirámide, los que manejan el cotarro. Y de cara a cualquiera, son la vergüenza de este país y, por ende, de todos nosotros, los que aún confiamos que hay personas buenas, sanas, cuerdas y responsables que podrían darle la vuelta a esta chaqueta de corrupción, asquerosidad y putrefacción que envilece a España, aunque antes tengan que darle también la vuelta a la chaqueta de sus propios partidos.

 

Sigan ustedes bien, no se encabronen demasiado y saquen fuerzas para esbozar una sonrisa en cualquier momento del día. Esto ayuda y mucho.  

lunes, 17 de septiembre de 2018

DÉJENSE DE CUENTOS INFANTILES


Entre masters y tesis nos tienen nuestros gobernantes muy entretenidos a los españoles. De vez en cuando, se aliña el menú con una dosis de independentismo o españolismo en Cataluña, una pizca de noticias positivas sobre pensiones, alguna bomba teledirigida remitida en fragata a cobro revertido a la Península Arábiga y todos tan contentos. Pero claro, los hay que salen mejor parados que otros. Entonces llega el momento de lanzar dardos untados de curare para eliminar al contrario, al tiempo que se elimina todo rasgo propio de la memoria de la gente a base de detergente o un quita grasas anunciado por los medios afines. Así, Cifuentes o Casado contra Montón y Sánchez. Vencedor o vencedora a los puntos…. ¡tachán!: ninguno, todos a la lona, aunque los haya que aguanten un rato más con una rodilla hincada disimulando su KO técnico. No obstante, mientras unos han quedado escarmentados y no pisarán más el cuadrilátero, alguno volverá a pisar la lona en próximos combates por más que las heridas anteriores se mantengan abiertas, les guste o no.

Y en ese momento aparecen por el medio una mezcla formada por un lado de cardos podemitas dando la tabarra con derechos y libertades y de otro radicales relamidos con otros derechos y libertades que se oponen a los de los anteriores, les añades la ración exacta de justicia belga, una pulsación de anhídrido carbónico en espray para que no dé mucho olor ni contamine mucho, una piedra de carbón negra como Baltasar, aunque sea de azúcar,  polvos de momia del valle y, ¡zas!, plato preparado con solución incluida para que todo lo anterior pase a mejor vida: Reformamos una miaja la Constitución, le quitamos el aforamiento a unos miles de políticos y ya está, es la mejor manera de olvidar todo lo sucedido- pensarán ellos. La gente se volverá loca de contenta y, por fin, exclamarán: ¡Ya era hora! Pero no dejarán de pensar que por qué no a todos de una santa vez. Pero a eso nuestros gobernantes no se atreven, ¿qué sería de ellos, los amos del cotarro? Pase que la tropa se quede sin esa prebenda, pero los generales, ¡quiá!

O sea, que venga, se dirán unos a otros, a tirar del carro y en un par de meses, asunto arreglado. Todo los problemas de hoy pasarán a los panfletos en los que se escribe actualmente la Historia, según la versión de quien la cuente, y aquí paz y después gloria. Amén.

Es decir, que no sé para qué tanto cuento infantil en los medios de comunicación a favor o en contra de unos o de otros en vez de ponerse con los asuntos verdaderamente importantes, los que le interesan de verdad a este país: ¿quién ganará la Liga y la Copa de Europa?, ¿qué será de Belén Esteban?, ¿comentará Paula Echevarría partidos de fútbol en una próxima serie?, ¿quién va a participar en Gran Hermano, o en OT o en Supervivientes?, ¿seguirá Sálvame con esa programación digna de los más prestigiosos premios de la televisión mundial?,¿serán capaces algún día determinados contertulios de la Sexta Noche de mostrar un mínimo de educación y respeto hacia los demás o logrará Eduardo Inda algún día no interrumpir a quien no le da la razón?,¿se investigará alguna vez por qué unos hechos son vistos de maneras opuestas por medios de comunicación a pesar de que todos ellos se muestran siempre de cara a la sociedad como los más objetivos del mundo?, ¿se separan Shakira y Piqué?, ¿subirán a Primera el Sporting y el Oviedo?, etc., etc. (ustedes pueden añadir más asuntos, seguro que conocen más que yo). Y lo más importante, el no va más: ¿el encuentro Girona-Barcelona, que se podría jugar en EEUU, será un partido de fútbol o un canto al independentismo catalán, azotado y perseguido por la dictadura fascista española?

 

Ya verán ustedes, seguro que nadie me hace caso. Allá ellos. Continúen con la sonrisa, no la pierdan nunca por nada.

 

CREER EN LA UNIVERSIDAD,¿ CUESTIÓN DE FE?


¿En manos de quién se halla la Universidad en nuestro país? Cuando salen los rankings a nivel mundial, las Universidades españolas aparecen después de leer y leer nombres de otras esparcidas por el mundo hasta compararnos con algunas de ciertos países que, venga Dios y lo vea, no nos podríamos imaginar. Pero a la vista de lo que sucede con los últimos casos de personas directamente involucradas en nuestra vida política, no podemos cerrar los ojos ante lo obvio: se conceden títulos y masters y convalidaciones y demás al tuntún. Bueno, tal vez no así en general, pero seguro que más uno pensará a cuántos, aun sin ser políticos pero sí hijos de…, se les habrán concedido prebendas y notas que no se ajustan a una realidad que miles y miles de estudiantes creían que existía cuando se matricularon en cualquiera de ellas, imaginando soñadoramente que la justicia en estas instituciones era la base de la ética en la que deberían moverse.

Hoy, a la vista de los casos descubiertos, no sé cómo podrán volver a confiar en determinados profesores y cargos directivos de esa Universidad, de la que sea, los cuales, unos por amiguismo y otros por estar conchabados o, por omisión, no han cumplido con sus obligaciones y han defenestrado uno de los elementos  fundamentales de nuestra sociedad.

Si sólo se aplicase a los cuatro casos que han saltado a la prensa, podríamos hablar de una confabulación para la obtención de favores mutuos entre unos y otros. Pero a la vista de estos hechos, a la gente le podría asaltar una duda alarmante: ¿Es posible que nuestro futuro, del que forman una parte importantísima cuantos estudian una carrera en cualquiera de esas instituciones, se halle en manos de poderes ocultos corruptos y corruptibles capaces de venderse torticeramente por beneficiar a sabiendas una idea o por cuatro monedas de plata?

Alguien debería tomar cartas en el asunto y limpiar la suciedad, esos docentes, que está transformando nuestras Universidades en unos centros dependientes solamente de sus propios  intereses.

¿Pero quién se encargaría si quienes deberían involucrarse para subsanar tantas irregularidades son precisamente los que están abusando de ello?

No se molesten mucho, o sí, pero una sonrisa aunque sólo sea para reírse de ellos, échenla. Y es que si hubiese que darles una colleja, ésta se da en las urnas.

viernes, 14 de septiembre de 2018

CENTRO CULTURAL: A VER, A VER SI...


Hoy, como casi todos los días de lunes a viernes, me senté en el Café Plaza alrededor de las seis y veinticinco con el fin de echar un vistazo a La Nueva España y desayunar, un agua mineral sin gas fría y un pincho de pollo. Solamente me centro en algún que otro artículo o información interesante, para mí, que no quiere decir eso de interesante que concierna a todo el mundo, con lo cual son muchas las páginas que ojeo por encima, nada más leyendo los titulares o, en algunos casos, ni eso si las noticias corresponden a comarcas que no me atañen para el día en que estamos, por lo que no considero de utilidad los hechos que puedan suceder en ellas. No sería la primera vez que, por hacer precisamente esto, me pierdo algún dato que más tarde me podría haber sido provechoso, pero continúo con este hábito y me acuerdo, como dicen, de Santa Bárbara cuando llueve.

Pues bien, hoy, al llegar a las páginas de Bajo Nalón, mi sorpresa fue mayúscula. Una particular había donado al Ayuntamiento de Grau una propiedad en el centro de la villa, el setenta y dos por ciento del inmueble, que da a la Plaza General Ponte y a la calle La Magdalena con el fin de que se dedicase a fines culturales. Si se cumplen las previsiones del Ayuntamiento, el veintiocho restante se comprará a los distintos dueños y de esa manera, con toda la finca a disposición municipal, se podrá acometer la realización de un centro cultural que tanto se echa en falta en esta localidad. ¡Ya iba siendo hora!- dirán muchos de mis vecinos. Porque desde hace décadas es una de los objetivos señeros de cualquier persona que defienda para nuestra villa un espacio en el que poder ver una obra de teatro o una película de cine, asistir a un concierto o a cualquier otro tipo de actividad cultural adecuada.

A mí me alegró el día tal noticia. Ahora sólo falta esperar. Lo que pasa es que estas esperas, en este concejo, sueles hacerse muy largas. Cuando se restauró el antiguo Colegio Sagrado Corazón, también se iba a construir allí, además de la Escuela de Música, un teatro-auditorio. Y así, constan sus nombres en las enormes letras plateadas que cuelgan a la entrada del edificio y que harán pensar a cualquier visitante que existen tales cosas en Grau. Pero nada más lejos de la realidad, pues aparte de escuela de Música lo demás quedó en agua de borrajas. Sí es verdad que se puede admirar un plano o croquis colgado en el lateral de un edificio anejo con todas las instalaciones previstas en él, pero…

A lo que iba, a ver si este anuncio de hoy se hace realidad. No obstante, más de uno y de una se sentirán como en el Nuevo Testamento Santo Tomás ante Jesús: si no toca, no cree. Y yo más o menos, si no lo veo, no lo creo. Aunque a lo mejor esta vez…

 

Sigan ustedes bien, no se dejen la sonrisa olvidada y, aunque sólo sea eso, celebren la noticia y no pierdan la esperanza.