domingo, 24 de junio de 2018

SENTENCIA


-Uy, qué mes llevamos en España. Hay de todo y para todos los gustos, oye.
-¿Por qué dices eso, Xuan?
-Coño, no lo ves, chaval. Cambio de gobierno, dimisión de ministros, la selección sin entrenador ahora y con otro nuevo ipso facto, que si acercamiento o no de presos, que si denuncias contra el juez Llarena, los pensionistas siguen en la calle, el Pacto de Toledo en agua de borrajas, en el PP. se tiran de los pelos y ahora más entre ellos para ver quién sucede a Rajoy y, para acabar, estos días los jueces en entredicho después de soltar a la Manada esa.
-Nada. Xuan, no te vuelvas loco, todo son fruslerías. Ya verás cómo, si la selección gana el mundial, todo se acaba en dos días.
-No, joder, cómo se va a acabar. Al menos esto de la Manada. Es increíble que estén condenados a una pila de años y les dejen en libertad provisional.
-La ley es la ley. No te olvides que los jueces la aplican en función de lo que dice. Si tienen derecho a estar libres mientras haya un recurso, pues ya está. Que cambien las leyes, chaval. Y eso es lo que no quieren los que debían de hacerlo. Es mucho trabajo y, lo de trabajar, no va con ellos. O, si no, crees que Puyol and family, o Rato, el rey emérito y sus donaciones o quién sé yo estarían de rositas sin que nadie hable ya de ellos, más de dos segundos seguidos
-Ya, ya sé por dónde vas, pero es que, si sigues por ahí, vas a acabar defendiendo que esos violadores anden sueltos.
-Que no, que no digo eso. Ya sabes que no tengo hijas, que es un argumento peregrino que da quien no sabe de qué habla, pero me da igual. En modo alguno se puede aceptar que esa pandilla esté en la calle, y menos aún con la sentencia que escuché en la tele. Pero lo que no se puede consentir es que llevemos tantos años con un Código Penal que no se adapta a la sociedad en que vivimos. Y eso la culpa no la tienen los jueces ni los abogados defensores ni los fiscales ni dios. La culpa, y tú lo sabes como yo, es de quienes tienen obligación de velar en primer lugar por nuestros derechos, los de ciudadanos decentes y cumplidores de las leyes, y no por el de los delincuentes, que los tendrán, claro, pero que pierden en cierta medida cuando se sitúan fuera de la ley.
-Mira, no voy a discutir contigo. Pero lo de soltarlos me dejó perplejo, a mí y a toda la gente que conozco. Fíjate tú, les permiten a esos cinco sentenciados, que puedan moverse por España menos por la Comunidad de Madrid, donde reside la víctima. Eso es un asunto para tratar y denunciar ante esos jueces, porque están favoreciendo a los acusados en vez de a esa chica. Lo que debían de sentenciar, ya que los sueltan, era que la chica se moviese por donde le diese la gana y ellos, en libertad provisional, que no pudiesen salir de un radio de un km, o menos si fuese preciso, de su lugar de residencia o de trabajo. ¿Qué es eso de que la chica ahora, víctima como te dije, no pueda salir de Madrid sin riesgo de toparse con uno de esos energúmenos?
-Mira, en eso no cayera yo. Está claro, que sean ellos los que vean reducido su ámbito geográfico y no ella. Porque, aunque digan que ella se puede mover por dónde quiera, cómo lo va a hacer si ellos están en cualquier sitio. Quien debería estar tranquila para desplazarse sería ella. Y así sigue padeciendo el mal llamado rigor de unos jueces que han sentenciado demasiado a la ligera sobre un caso en el que tienen a la sociedad en contra, a excepción de los cuatro amigos y familiares de los violadores. Ves cómo acabamos dándonos la razón. Eso debería de hacer el tribunal, opino yo. Pero estamos y vivimos donde nacimos: España. ¿Qué quieres? El eslogan Spanish is different es por algo, que no pasó de moda, pero para estas cosas. 
-Anda, déjalo ya. Vamos hasta la taberna de Luis, que va a empezar el fútbol y no quiero perderme el partido de…
-Hostia, sí. Arrea, que nos perdemos a Argentina contra ese equipo de...¿Cómo es?
-Uno, anda, qué más da. Mira, tú, que si acaba eliminada…  
-Venga, andando que es gerundio. Luego seguimos con los juegos del Mediterráneo, con Torra y hasta con el Rey, si hace falta.
 
No se preocupen, que todo pasará a un segundo plano en cuanto los mundiales entren en octavos. No pierdan la sonrisa y disfruten del verano.

martes, 19 de junio de 2018

¿DISCRIMINAMOS?


A la llegada de los migrantes procedentes del Mediterráneo en un barco con nombre de refresco gaseoso, fueron recibidos con todos los honores y declaraciones institucionales interesadas por las autoridades, grupos de personas exaltados, representantes de ONGs, cámaras de tv, periodistas de todas clases habidas y por haber, gritos de ánimo atronadores, etc. Fin a una misión en la cual se produjeron una serie de circunstanciales a nivel internacional que dejaron con el culo al aire a determinados países y a la UE con sus políticas de acogida, al tiempo que le sirvió a España para apuntarse un tanto en el tema de la migración. Supongo que los rescatados pedirán todos, o casi, asilo político en base a las condiciones bélicas por las que atraviesan sus correspondientes estados, uno de ellos Libia, donde la tan cacareada primavera árabe había triunfado y Gadafi había sido ejecutado, para encontrarnos ahora con esto. Como en Egipto, donde la dictadura militar continúa su rumbo.
No obstante, aquí en España tiene mucha más importancia, o al menos se le da, a este desembarco en medio de todo tipo de condiciones posibles humanitarias, tanto durante la travesía como al atracar, que a esos cerca de millar y medio que han llegado en patera a las costas del sur de nuestro país durante el último fin de semana. A estos últimos, los telediarios y las radios o la prensa apenas les han dedicado unos segundos y tampoco hubo recibimientos majestuosos por parte de políticos para hinchar el pecho y salir en la foto, ni las condiciones de acogida me temo serán las mismas. ¿Habrá también la posibilidad de asilo político para estos? ¿O se regularizará su estancia en cuarenta y cinco días, tendrán tarjeta sanitaria, los acogerán en otras comunidades, qué pasará con ellos? A saber, espero que alguien nos lo cuente y que la discriminación no exista, ya que...: La hipocresía es infinita en esta sociedad en la que vivimos, y la de determinadas personas también, porque la aprovechan para sus propios fines vistiéndola de solidaridad. Me dan pena, al par que asco.
No obstante, bienvenidos seáis migrantes, los del Aquarius y los de las pateras, que la vida os sea propicia.
 
No se olviden de la sonrisa, aunque esas circunstancias duelan tanto, que la sonrisa siempre es una forma de que esta gente esboce también una pequeña, aunque sea a regañadientes ante su futuro incierto.

jueves, 14 de junio de 2018

Y SE FUE, PERO SIN DIMITIR


          Y Màxim Huerta dimitió, bueno, no, no dimitió, dijo que se iba porque la palabra dimisión no la pronunció, es tabú. Pero bueno, lo que quiso decir fue que lo echaba una jauría que andaba suelta por ahí, que él era un ser inocente, sin culpa de nada, y que lo que hizo era habitual entre muchos otros. Pues mejor haría cantando y diciendo los nombres,por twitter, que se le da muy bien,como si fuese el trum español, de todos cuantos conoce que siguieron las mismas pautas que él para que la ley no fuese igual para todos. Seguro que no da nombres, él que presumía de estar en un gobierno que iba a combatir la corrupción.    
          Pues mira, Màxim, estos empezaron por ti, aunque se lo pusiste a huevo, chaval. Les costó, eh, que se pasaron la mañana de ayer defendiéndote hasta que se dieron cuenta que estaban haciendo el ridículo ante la sociedad. No obstante, tú que apuestas tan fuerte por las políticas de Sánchez, no estaría de más que hablases con Hacienda y les contases todo eso que sabes sobre prácticas corruptas de otros famosos y famosillos, esos que, según tú explicaste ayer, creaban ese tipo de sociedades, como la tuya, una práctica habitual, parece, para no pagar lo que debían al estado. Anda, no te acobardes, sé fuerte, dirían algunos en este país, y acaba con esas corruptelas. Te coronarías de gloria, aunque hubieses tenido que pasar por este trago que te buscaste hace años.

          Sigan esperando por el verano, no tardará. Así que una sonrisa a cuantos les rodean y a dar envidia a quien no lo practique.

miércoles, 13 de junio de 2018

SON IGUALES


        Pues ya lo ven, el nuevo ministro de Cultura y ¿Deporte? ha intentado hace años saltarse las leyes a la torera defraudando a Hacienda. Lo cogieron con las manos en la masa y tuvo que arreglárselas como pudo para pagar lo que el estado le pidió a cambio. ¿Y?

Pues eso, que ahora el PSOE, Pedro Sánchez, se halla en la misma tesitura que padeció el PP en otros casos. ¿Y qué hace el Presidente de Gobierno? Esconder la cabeza en la tierra como los avestruces o como Rajoy, que para el caso es lo mismo. Y la Ministra de Trabajo, una tal Valeria porque no sé si es su nombre o apellido, ni me importa mucho, la verdad,  nos ha soltado en rueda de prensa que eso de Màxim Huerta fue hace años y que ya está todo arreglado. ¿A qué les suenan las explicaciones? ¿A quién les recuerda?

        Siempre he dicho, y los hechos me refuerzan aún más la idea, que todos son iguales. ¡Qué más da PP que PSOE! Seguimos en un país, estado o nación con gobiernos ridículos, con Ministros que se aferran a sus sillones como si estos fuesen de hierro y su culo, el de los Ministros, imanes.

Cuando vengan las elecciones, ni se sabe cuándo, ¿a quién narices se podrá votar?

¡Uf!

Anden, no se quemen. Vamos a seguir igual. Intentemos ser lo más felices posible y echar una sonrisa al día, por lo menos.

lunes, 11 de junio de 2018

NAVIDAD ADELANTADA


Hoy, como llevo haciendo desde el viernes, me ha tocado encender la tele a las ocho y pico de la mañana, buscar en el disco duro que tengo conectado a ella la carpeta con el nombre de Celia, rebuscar en su interior hasta encontrar otra que nombré como Villancicos Asturianos y pulsar el play del mando a distancia para que mi nieta, ya desayunada y vestida, aunque sin calzar, pudiese escuchar la canción del grupo Seliquín que hace años, muchos, fue también una de las preferidas de mi hija, Los tres Reis, y cantar al alto la lleva su estribillo (El vieyu ye Melchor, el prietu Baltasar y el que ta mediu coxu que va en mediu ye Gaspar). Cuatro veces lo oyó, hasta que se acercó a su estantería de juguetes y se apoderó de la pandereta. Se acabó la tele, ahora le arremangaba palmadas al instrumento musical sin orden ni concierto, pero cantando y bailando el villancico. Me quedé  apartado a un lado, cerca del sofá, viéndola y sonriendo. Poco a poco, casi susurrando al principio, acabé yo también cantándolo en voz baja, aunque en el mismo momento en que ella giró y me vio mover los labios, me soltó: No, tú, no, Tito. Y este Tito se llevó el dedo índice de la mano derecha a los labios para indicarle que no saldría otra palabra más de mi boca, mientras mis ojos se iluminaban de alegría contagiada por sus movimientos, gestos, panderetazos y letra cantada a su manera que alejaron de mi mente las nubes que se cernían desde hace cosa de media hora sobre nuestras cabezas, bueno, sobre nuestras casas y nuestra villa.

Entonces, se escuchó el primer estruendo, pero a mí me dio igual y a ella también. Nuestro mundo era otro, sin truenos, ni rayos, ni lluvia de ningún tipo. La tormenta no existía. Estábamos en Navidad, el día de su cumpleaños, pero una Navidad a mediados de junio y no había tormenta que igualase la alegría y la sensación de bienestar que anidaban en nuestros cuerpos. Ante el primer relámpago, mirándonos a la cara, ambos sonreímos y después, tras un Ahora los dos, Tito, comenzamos nuevamente la canción de Los Tres Reis, al tiempo que un violento trueno retumbaba en el exterior.

Porque cualquier día es bueno para disfrutar de su compañía, cualquier día es bueno para intentar lo imposible con tal de arrancarle una sonrisa, cualquier día, cualquier momento es maravilloso para seguir queriéndola y disfrutando de su compañía. Porque cualquier día se convierte en fantástico cuando un niño es feliz.

 

Sigan sonriendo, disfruten minuto a minuto con los que más quieren y sean felices.

 

GOBIERNO NUEVO: YA VEREMOS


Hay Presidente. Hay ministros y ministras. Ahora, a gobernar.
El nuevo Gobierno no ha suscitado malos modos en general entre la sociedad. Bueno, sí, el deportista Maxim Huerta, que a lo mejor dará conferencias de prensa en Telecinco, o en Cataluña lo de Borrell, que le sentó a Torra y cía como un tiro en el pie de apoyo, pero a fin de cuentas tampoco creo yo que será para tanto. El rifirrafe normal entre partidos que desean algo con frenesí descontrolado como es la independencia, por un lado, y la cautela que se ha de suponer a quien ahora rige nuestro destino en España y que ya ha apoyado la Constitución por encima de todo, o eso se oyó. Eso sí, fuera 155 y el control de cuentas se hará a posteriori, enseguida recuperarán las leyes recurridas ante los tribunales y aquí paz, después gloria y la tabarra con la independencia, como Duracell, seguirá y seguirá.
Esto del respeto a la Constitución se les da muy muy bien a PP y PSOE: se la saltan cuando quieren, aunque sea con nocturnidad y alevosía, a escondidas de los ciudadanos, para intereses de aquellos que más tienen. O algo así fue lo que acaeció hace unos años entre Zapatero y Rajoy, las dos joyas de la corona bancaria en España. Pero las palabras Constitución y Democracia la tienen siempre los partidos en la punta de la lengua para cualquier cosa, como si fuesen las fórmulas mágicas del reino de los cuentos con las que se descubre todo, aunque en realidad sirva para taparlo todo bajo mantas y mantas de frases demagógicas que aturden y aburren a la ciudadanía hasta que esta es incapaz de saber dónde comienza la verdad y dónde termina la mentira. Y así nos va: hechizados por esas palabras cuyo significado han tergiversado hasta la saciedad en pro de sus propios intereses. Pero, bueno, ahora alguno dice que hay que reformar las Carta Magna. Esperemos que no sea sólo para contentar a Cataluña y País Vasco.
No obstante, cuando defienden la Constitución como panacea y muralla tras la que nada se puede desarrollar, a mí me dan miedo. Cuando menos nos demos cuenta, nos cuentan una milonga y nos dicen qué es lo mejor para España sin consultarnos nada; a continuación, cambian o quitan o añaden algo en su articulado y hasta luego, Lucas, si te vi, no me acuerdo. Y el que muestre su desacuerdo será un anti demócrata, un radical, un fascista, un autoritario, un golpista, un…
 
Bueno, no pierdan la sonrisa, que seguramente habrá situaciones en adelante para partirse de risa y hay que estar preparados.
 

viernes, 1 de junio de 2018

OPERACIONES MAQUIAVÉLICAS


En España cambiamos de Presidente de Gobierno. Una marea viva llamada moción de censura se llevó por delante a Mariano Rajoy y nos dejó en su resaca a Pedro Sánchez. Si lo queréis como si no lo queréis, en el Congreso lo votaron y sanseacabó. Prometió, porque prometer es tan barato que resulta hasta gratis, como Suárez, que iba a cambiar no sé cuántas cosas y que, al final, convocaría nuevas elecciones, a saber cuándo. Supongo que tendrá las cosas bien atadas, ya que de lo contrario va a hallar una oposición exacerbada entre los diputados y no te digo nada en el Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta.

Quiero creer que no les prometió nada a los partidarios de la independencia catalana, como él aseveró y PdCat y ERC repitieron. Pero… El tiempo, y no mucho, nos dirá cómo se responde al apoyo en el congreso. El PNV no tiene ni que explicarse: siguen los presupuestos aprobados anteriormente y se forran a cuenta de ellos. Los demás partidos ahora, es de suponer, se estarán frotando las manos para calentarlas y acoger todo cuanto les pueda caer en ellas, que el que no pide y chupa no mama. Menos Cs, el partido de la lucha contra la corrupción que sigue echando una mano a Rajoy, y PP, claro, aunque a ambos les dieron munición suficiente a cuenta de los partidos que  auxiliaron a Sánchez en su camino hacia la Presidencia.

Lo que ayer y hoy vimos en el congreso de los Diputados fue pura y meramente política, pero política maquiavélica, la que lo único que busca es el poder por el poder. ¿El bien de España y los españoles? Permitan que lo dude, al menos de momento y según están las cosas.
 No digo que el PP debiese seguir, no, y menos aún después de la condena del Tribunal Supremo, por más que se empeñen en retorcer los argumentos para engañar a la gente de este país y declararse inocente de todo cuanto les afecta directamente. Tampoco me choca, ni mucho ni nada, cómo el PSOE, el de no es no, hace unos días echaba sapos y culebras por la boca contra el presupuesto, aprobado en ese mismo Congreso con su voto en contra, y hoy habla de continuar con él por razones de Estado. Ja, me río: por razones de apoyo del PNV que, si no, no lo votaría. Otro es Podemos que incluso se ofrece voluntario para entrar en el futuro Gobierno a pesar de que tendría que tragar los mismos presupuestos anteriores. Y los catalanes, que apoyan al PSOE, o más bien refutan a Mariano, a pesar de haber defenestrado a Sánchez por haber avalado a Rajoy y Rivera con el artículo 155, ahora esperan con entusiasmo que lo deroguen, que saquen a los presos que ellos llaman políticos y que se les dé nuevamente el control sobre el dinero de la Generalitat Catalana. Ahí es nada.

Falsedad tras falsedad. Unos y otros. ¿Alguien se cree que van a regenerar la clase política de este país los mismos que la arrastraron por el lodo? No sé, cuesta trabajo hacerlo.

 

Mientras, sigan a lo suyo, que poco o nada va a cambiar para los de a pie, y la sonrisa nos servirá para vivir y tolerar estos y otros futuros momentos.