viernes, 18 de mayo de 2018

CHALET


El dios podemista y su compañera en el Olimpo de esos dioses de mercado anticapitalista se hicieron un lío. O no tanto si pensamos que tal vez desde hace unos meses ven que su tiempo se acaba, tiran por la calle de en medio, se aburguesan y dejan con el culo al aire a sus camaradas en el resto de España. Tanto criticar la compra a Guindos por algo semejante y resulta que va él, y ella, y se permiten el lujo de comprar un pequeño chalet, baratito, eso sí, de unos seiscientos mil euros. Total, una minucia.
Ah, que ya han proclamado a los cuatro vientos que con una hipoteca, como todo hijo de vecino. Sí, porque, total, más de medio millón de euros pagando una bagatela de ochocientos al mes cada uno en treinta años, se lo permite cualquier trabajador de esos a los que ellos dicen defender. Lo que pasa con todo esto es que una cosa es predicar y otra dar trigo. Ellos predican, trigo no dan, pero la cosecha, por lo visto, la piensan recoger.
Anda tú, que se han lucido ambos. Desde el famoso congreso de Vistalegre en el que lo eligieron líder de Podemos, no paró de dar palos de ciego y de poner palos en las ruedas de los demás hasta acabar en un descenso galopante de votos. Mira que, hace unos años, había surgido la figura de Iglesias, y demás, no lo olvidemos, como la de un joven, y jóvenes, con nuevas ideas que podía ser capaz de cambiar las cosas en este país, aglutinando a su alrededor millones de votos de españoles confiados en sus palabras. Pero, ya ves, resulta que se ha convertido en otro más de la misma ralea que él criticó y aún sigue criticando, después de enterrar o casi a quienes con un poco más de cordura intentaron que no hiciese el ridículo desde aquel nefasto día a hoy.
 Mejor estaba calladito, desaparecido de la vida política y pública y se iba a su chalet a limpiar la piscina para el verano y a preparar las cunas de sus dos gemelos, en vez de mandar al carajo con esta decisión, por muy loable y defendible que lo intenten explicar, a todos sus compañeros que aún creen en un modelo de sociedad distinta, no sé si mejor o no, allá cada cual. Aunque, claro, si se va, cómo van a pagar la hipoteca. O sea, que los tendremos para rato, aunque estén en segunda fila o colocados en algún despachito de esos que ellos tanto criticaron a los demás. ¡Qué pena de ideas despachadas de un plumazo por quien aún hoy se cree un dios!

miércoles, 9 de mayo de 2018

NEL BAR


 
-¿Tas lliendo la prensa, guaje?- entrugó-y Lin a Robus, que s’ afanaba, cola cabeza gacha, n’ enterase qué yera eso de que les pensiones subíen unes col IPC y otres non- Pues has saber qu’ esos papelos nun cuenten namás que mentires, troles como la catedral d’ Uviéu. Digótelo yo, que tuvi l’ otru día nuna charla que daben na Casa Cultura sobre les “fake news”- y pronunció estes dos caberes palabres como si naciera n’ Inglaterra había setenta y picu años, que yeren los qu’ arrastraba, sofitándose nuna cachaba de carbayu que tallara él había yá polo menos tres años.
-Anda, Lin, nun me torees, habrá de too. Toma un cafetucu, si te peta, y déxame lleer esto, que bien que nos interesa a los dos- Robus cuasi nin llevantó la tiesta del papel. Taba fartu de que Lin-y apaeciera un día sí y otru tamién, a la mesma hora, pel bar d’ Amparo pa que-y pagaren el café con lleche de toles mañanes. A él nun-y importaba, pesie a que yera un meticón de munchu cuidáu y n’ ocasiones esbabayaba más de la cuenta; sicasí, dába-y pena abonda, sabiendo como sabía lo que-y quedara de pensión y que tenía en casa a la fía, separada d’ aquel piraván que la dexara preñada había cuatro años y la abandonara con fíu y deudes a los dos meses de nacer la criatura. Ente’l matrimoniu, la fía, el nietu y daqué que-y apurría al so fíu, en paru dende setiembre, p’ aidar un migayu cola alimentación de los tres fíos que tenía n’ edá escolar, poco o cuásique nada-y podía quedar pa los sos gastinos de diario: un par de vininos corrientes a la tarde en Ca Mael, charrando o viendo’l fútbol, el paquetucu de tabaco negro, que quemaba cada dos díes, y con eso alón. Ansí ye que se dexaba cayer perequí y perellí cuando vía a dalguién que-y podía brindar un vinín o un café.
Lin y Robus yeren de la mesma quinta, como bien s’ apuraba a cuntar el primeru en cuantes se decataba de que-y diba cayer una invitación a tomar dalgo. Y güei nun podía ser distinto.
-¿Alcuérdaste del día de la xura bandera, ho? Joder, vaya mamada que garramos na cantina. De xuro que nun había naide más que la xurara ensin daquién de la familia presente. Namás tu y yo. Pero taba bonu l’ asuntu per casa como pa dir hasta Sevilla los nuesos pas. Si cuasi nun había pa comer en casa, eh, como pa pagar un billete en tren y echar dos díes perehí fundiendo lo poco que teníen. ¡Probes! Y con too y con eso, tovía-ys pidíamos perres pa nós y dacuando llegaba dalgún xiru de cuatro cuartos pa ún o pal otru que fundíamos nun par de díes en vinu. ¿Alcuérdaste, Robus?
Lin siguía testón falando y falando ensin dar callada faciendo tolos posibles por entamar una conversación col so collaciu de parranda militar, pero Robus, calladín como un afogáu, atestayaba pa la noticia que lleía, nun sabiendo mui bien si ye que taba concentráu nella o quería facese ‘l sordu pa nun entrar otra vuelta nel filáu, como milenta vegaes antes-y aportara col so amigu, de vese nun alderique valeru qu’ enxamás llegaba a nada, solo a tener que finar la charla dándo-y la razón a Lin pa nun dexalu mal y tener la fiesta en paz.
Por fin, n’ acabando el cafetín, Lin garró la muleta del poyu, xunto a la cristalera onde la dexara, faciendo darréu un remolín con ella en mediu’l bar qu’ a puntu tuvo de da-y un disgustu a Amparo cuando vio cómo’l palu cuasi rozaba, por un pelu, el cristal del armariu de los xelaos.
-Si lu llegues frayar, dígote yo que te muelo les costielles con él, Lin. ¿Pero ye que nun sabes pórtate con un pocu sentíu, rapazón?- Amparo enfoscárase dafechu, nun yera la primer vez que facía aquel movimiento, anque tamién sabía que tampoco nun sería la última. El día menos pensáu…
-¡Hala, Amparín, venga, nun t’ esmuelgues, ne, que ta too controlao! Venga, hasta más tarde, que tengo que dir buscar el nietín a la guardería.
En colando del bar, Robus llevantó la vista del periódicu y quedó mediu ablayáu mirando pa la cai.
-Nun hai quien pueda con él. Tola vida vivió como un dios y acaba morriendo enterráu nun panteón.
Llueu, Amparo echó una güeyada pa escontra d’ él, pero Robus yá pasara la fueya y taba lliendo daqué de les acciones de Liberbank.
Pa lo que-y importaba a él lo de les acciones. ¿Qué tendría na cabeza nesi momentu?
 
Siguíi a lo vuestro, riivos un migayu, si vos peta, y esfrutái del día.
 
 
 
 

lunes, 23 de abril de 2018

SÓLO POR FAVOR


 
¡Cuántas veces sientes el silencio aterrador
de quien está desesperado,
pidiendo ayuda!
Mas, fatuo y vanidoso,
endiosado cree,
en su ignorancia, pero a pies juntillas,
intolerante y prepotente,
que él y sólo él,
está en poder de la verdad absoluta!
¡Ay, si fuese capaz,
desde la cima de su soberbia
o desde el interior de su arrogancia,
de extender uno solo de sus dedos
y de pronunciar dos simples palabras,
una única frase:
Por favor!

Sigan ustedes bien, disfruten de la primavera y continúen sonriendo.

miércoles, 28 de marzo de 2018

TRESFORMACIÓN


YERA/YE ELLA, LA MIO CELIA
Yera la neña la que me dicía, mientres m’ abrazaba,
que quería baillar.
Yera la neña la que me contaba, mientres se ría,
que diba esnalar.
Yera la neña la que me falaba, mientres m’ achuchaba,
de besos, de gayola y paz.
Yera la neña la que xuxuriaba, cuando la estruyaba,
que naguaba pola mar.
Ye ella, la mio neña, la mio vida, la mio insinia,
la mio Celia.
Yera la neña la que recitaba, pequeña, mimosa,
unos versos de sal.
Yera la neña pola que vivía, dormida, inocente,
la que me facía suañar.
Yera la neña de sorrisa dulce, creadora d’ histories,
la que me facía suañar.
Yera la neña, ella sola, mio lluna y mio sol,
mio alma y mio coral.
Ye ella, la mio neña, la mio vida, la mio insinia,
la mio Celia.
Yera la neña y ensin ella, allegría y pasión,
finaría mio paz.
Ye ella la que, cuando me ve allegre,
pergayaspera diz: Si Tito ta contentu, yo toi feliz.
Ye ella, la mio neña, la mio vida, la mio insinia,
la mio Celia.
Ye ella, sí, la que me tresformó,
la que fexo de min, xubiláu inútil,
un neñu que torna xugar col maxín,
un home que torna vivir gayoleru,
una persona con ganes de sonrir,
güei, llueu y siempres;
un ser ensin mieu nengún nin al bien nin al mal,
namás a lo que de min seya pa pensar
ella, la mio neña, la mio vida, la mio insinia,
la mio Celia.


A siguir bien, sonrir y esfrutar de les vacaciones.
 
 
 
 

domingo, 25 de marzo de 2018

CAYÓ PUIGDEMONT Y...


Cayó Puigdemont. En Alemania. Con esto no contaba ni él ni sus seguidores. A ver ahora qué pasa, pero muy contentos no están.
Manifestaciones en Cataluña. Y es que se quedan sin líderes. Parece ser que, si les quitan a la docena que han desaparecido del mapa político, al hallarse en la cárcel o en el extranjero, no hay nadie más. Pues que pongan a Mas o a Pujol, que entienden de esos temas, al menos del tres o cinco por ciento.
Gritos, lamentos, protestas, empujones, insultos, avalanchas,...
Peticiones de libertad para el ex fugado y demás “presos políticos”. ¿Por qué? Porque sí, porque ellos, los que toman las calles, pueden hacer y decidir lo que les venga en gana sin respetar nada más que sus ideas, pasándose por el forro las de la otra mitad de los catalanes. Es más, hasta la prensa es insultada por informar; bueno, no toda, la más objetiva, que hay otra que vive a cuenta de la Generalitat para explicar y desinformar sobre lo que quiera.
Petición de República, saltando por encima de la Constitución Española. Aunque, claro, Cataluña no es España, dicen. Pero bien que se aprovecharon y se quieren aprovechar económicamente de ella para convertir ese territorio en envidia de muchos otros, y pienso en mi Asturies patria querida, y para llenarse los bolsillos a cuenta de ello. Una manera esta de hoy y de hace meses de echar la gente a la calle para, entre otras cosas, distraer la atención de casos de corrupción infumables de esa comunidad, la mala gestión de los últimos políticos gobernantes en la Generalitat, la pérdida de confianza de grandes empresas que se han ido como consecuencia de esas decisiones tomadas un mucho a lo loco, etc.
Dicen que no hay violencia. Vamos, anda, que lo que está sucediendo en Cataluña lo propician los seguidores de algunos Gandhis catalanes. ¿Qué significará la palabra violencia para esos manifestantes y para quiénes los convocan y defienden? Se lanzan huevos, piedras, latas, botellas, contenedores, lo que se tenga más a mano, se insulta a las fuerzas de seguridad e incluso se llega a enfrentamientos directos con ellas, se destroza material mobiliario urbano y no  urbano, etc. Pero eso no es violencia, dicen; por lo visto es lo normal cuando uno va tranquilamente, pacíficamente, por la calle de cualquier ciudad; o al menos en Cataluña es así, de acuerdo con las explicaciones dadas por ciertos políticos: son manifestaciones pacíficas. Lo que digan, tú. Pero a mí no me convencen. Hay detenidos y una cincuentena de heridos de momento.  Pues ¡brutalidad policial!- nos van a contar. Y a otra cosa mariposa. ¿Que fueron los Mossos en esta ocasión? Ya se buscarán explicaciones para ello. Qué sé yo, que eran guardias civiles o policías nacionales disfrazados. El caso es que la culpa sea del resto de España, del estado español, que los reprime un montón, tío, que ellos son unos santos…bajados del cielo a patadas, pero santos.
¿Dónde están los que se oponen a esa república, es decir, millones de personas que no la quieren? ¿Por qué no están en la calle defendiendo sus derechos? Aunque solamente sea para que se vea que quienes ahora están en ella no representan a toda Cataluña. Ah, que es peligroso porque puede haber enfrentamientos. Bueno, pues la visibilidad internacional del problema queda reducida así a los que hoy chillan y protestan. Luego que no se quejen.
¿Dónde están los políticos españoles  y/o catalanes? Siguen necios, unos y otros, y defendiendo posturas irreconciliables por falta de diálogo. Todos enrocados y lanzándose soflamas con el fin de avivar el fuego. Cuanto peor, mejor.
¿Quién o quiénes dirigen esos Comités de Defensa de la República Catalana, personas físicas con las que se pueda negociar? ¿O se esconden en la colectividad para no dar la cara, son de los tiran la piedra y esconden la mano? Porque tiene que haber gente que represente esos comités. Lo mismo que las hay en Omnium Cultural o en la ANC.
¿Por qué se tergiversan los hechos en función de quién hable?
 
Ya está bien. Seguro que me equivoqué en muchas cosas, pero descargué toda la adrenalina que llevo dentro desde hace unas horas Voy a apagar la tele, el ordenador y pensar en mi nieta: la sonrisa ya me está asomando a la cara.
 

viernes, 23 de marzo de 2018

¡QUÉ ASCO DE PROGRAMAS!


¿Pero qué están haciendo con la tele y los programas de información?

Hoy, como ayer y anteayer y demás, he encendido la televisión a media mañana y me he encontrado un programa de esos que duran toda la santa mañana. Es como un episodio más, en versión audiovisual, de aquel periódico tan famoso en los años sesenta y setenta, El Caso. Y más o menos lo mismo con otros programas matinales y telediarios de cualquier cadena. ¿A dónde vamos a llegar?

De verdad que me ha dado asco. Ver destripadas las vidas de unas víctimas o de sus presuntos asesinos en bien ¿de la información? ¡Qué va! Estoy seguro que millones de personas deben estar viendo estas cosas y me pregunto qué tienen en la cabeza para disfrutar con estos horrores. Llevan con el pobre Gabriel, dándole vueltas a su caso, desde hace semanas y, aún hoy, no le dejan descansar en paz, ¡pobre pescaíto! Y si no, conexiones con más muertes o desaparecidos por la geografía española, entrevistas a cualquiera que pase cerca del micrófono e investigaciones como si fuesen los pobladores del plató los auténticos inspectores encargados del delito.

Hay, quiero suponer por su contenido, verdaderos masoquistas gozando con la elaboración de programas de esta índole. No es dar noticias nuevas, no, es reiterar y machacar a los televidentes con los mismos datos que todos conocen de programas anteriores. Debería caerles la cara de vergüenza. Tienen poca profesionalidad o, quién sabe, les obligan a actuar así y no tienen lo que hay que tener para oponerse. A lo mejor es que son tan inútiles que, si los sacan de este tema, no saben buscar otros de interés.

He apagado la televisión. Estoy hasta los mismísimos de permanentes revisables con manifestaciones ad hoc, venganzas, crímenes, psicópatas, padres enfrentados, políticos aprovechados, etc.; hasta las narices de presentadores y periodistas con cara mustia y acongojada ya no solo por la tragedia, sino como si se les hubiera muerto alguien más que cercano, porque es lo que suponen quiere la audiencia; hasta el forro de personas que se echan a la calle a protestar, pero son incapaces de denunciar delitos que acaecen delante de sus narices aunque, una vez cometidos, siempre se disculpan y relatan ante los medios de comunicación que creían que…, que pensaban que…, que era tan bueno/a, tan responsable, que cómo iban a pensar que…; hasta el gorro de analistas y detectives de pacotilla televisivos que se creen Sherlock Holmes; hasta la coronilla me tienen esos millones de personas adocenadas que se divierten viendo estos programas y que en realidad son los verdaderos culpables de su existencia en la parrilla de las teles; en fin, harto de que en algunas cadenas de televisión siempre tengan a los mismos invitados, independientemente del tema que se trate, como si estuviesen dotados de una sapiencia omnímoda.
Lo siento, pero es que soy incapaz de soportar tanto teatro, me da asco. 


Seguiría, pero no es cuestión de hacer esto interminable. Así que…

…disfruten del fin de semana sin perder la sonrisa.

jueves, 22 de marzo de 2018

ASÍ SE PIERDE LA CONFIANZA


Cristina Cifuentes tiene un máster, oé, oé, oé. Pues vale.

¿Que no es verdad, que hubo enchufes, que hubo cambios de notas, que se le regaló? Ah, y a ella qué le importa. Da sus explicaciones, tarde, mal y nunca, y aquí paz y después gloria. ¡Menuda es ella!

¿Qué la las explicaciones de algunos profesores de la Universidad no son claras? Y a esta Institución que más le da. La universidad es algo abstracto, hombre,ni sufre ni padece, un nombre que se le da a un edificio o conjunto de edificios destinado a las cátedras y oficinas de una institución de enseñanza superior que comprende diversas facultades, y que confiere los grados académicos correspondienmtes  (datos tomados de la RAE). No obstante, a ver ahora cómo quedan además todos los profesores y demás miembros trabajadores de esa Institución (no sólo los que cambiaron o corrigieron la nota, los que firman determinados documentos o aclaran y defienden esos hechos que afectan a la Presidenta madrileña).

 Si el modus operandi es el que se desprende de las palabras pronunciadas ayer por el rectosry dos profesores más, ¿quién se va a fiar ahora del buen funcionamiento que debería primar en un centro de formación semejante? De verdad, la Universidad Rey Juan Carlos hoy ha quedado al nivel del subsuelo de una montaña de estiércol. Y la mayor desgracia de todas, es que estamos hablando de una Universidad Pública, pagada con nuestros impuestos y, por desgracia, con profesores nombrados a través de un sistema educativo reinante hoy en España que apesta.

Y no es el primer caso en esta Universidad, en la que han sucedido algunos otros asuntos que hieden; un lugar donde, a tenor de lo leido estas últimas horas, los nombramientos de algunos profesores han sido elegidos, si no a dedo, tal vez debido a unas presuntas y sospechosas influencias de determinados políticos, o bien dados de forma totalmente endogámica, hecho este último que se repite en otras universidades españolas, y al mismo tiempo una institución que se ha convertido según parece en cuna de cargos oficiales en distintos puestos de gobierno de nuestro país.

Algo se está haciendo muy mal cuando las cosas están como están; así nadie va a confiar en la Universidad Pública, y menos aún en esta. Lo peor: que nadie esté por la labor de cambiar la situación. ¿Por qué será?

 

Sigan ustedes bien, no pierdan la sonrisa por estas “simplezas” y disfruten de la semana.