martes, 19 de junio de 2018

¿DISCRIMINAMOS?


A la llegada de los migrantes procedentes del Mediterráneo en un barco con nombre de refresco gaseoso, fueron recibidos con todos los honores y declaraciones institucionales interesadas por las autoridades, grupos de personas exaltados, representantes de ONGs, cámaras de tv, periodistas de todas clases habidas y por haber, gritos de ánimo atronadores, etc. Fin a una misión en la cual se produjeron una serie de circunstanciales a nivel internacional que dejaron con el culo al aire a determinados países y a la UE con sus políticas de acogida, al tiempo que le sirvió a España para apuntarse un tanto en el tema de la migración. Supongo que los rescatados pedirán todos, o casi, asilo político en base a las condiciones bélicas por las que atraviesan sus correspondientes estados, uno de ellos Libia, donde la tan cacareada primavera árabe había triunfado y Gadafi había sido ejecutado, para encontrarnos ahora con esto. Como en Egipto, donde la dictadura militar continúa su rumbo.
No obstante, aquí en España tiene mucha más importancia, o al menos se le da, a este desembarco en medio de todo tipo de condiciones posibles humanitarias, tanto durante la travesía como al atracar, que a esos cerca de millar y medio que han llegado en patera a las costas del sur de nuestro país durante el último fin de semana. A estos últimos, los telediarios y las radios o la prensa apenas les han dedicado unos segundos y tampoco hubo recibimientos majestuosos por parte de políticos para hinchar el pecho y salir en la foto, ni las condiciones de acogida me temo serán las mismas. ¿Habrá también la posibilidad de asilo político para estos? ¿O se regularizará su estancia en cuarenta y cinco días, tendrán tarjeta sanitaria, los acogerán en otras comunidades, qué pasará con ellos? A saber, espero que alguien nos lo cuente y que la discriminación no exista, ya que...: La hipocresía es infinita en esta sociedad en la que vivimos, y la de determinadas personas también, porque la aprovechan para sus propios fines vistiéndola de solidaridad. Me dan pena, al par que asco.
No obstante, bienvenidos seáis migrantes, los del Aquarius y los de las pateras, que la vida os sea propicia.
 
No se olviden de la sonrisa, aunque esas circunstancias duelan tanto, que la sonrisa siempre es una forma de que esta gente esboce también una pequeña, aunque sea a regañadientes ante su futuro incierto.

jueves, 14 de junio de 2018

Y SE FUE, PERO SIN DIMITIR


          Y Màxim Huerta dimitió, bueno, no, no dimitió, dijo que se iba porque la palabra dimisión no la pronunció, es tabú. Pero bueno, lo que quiso decir fue que lo echaba una jauría que andaba suelta por ahí, que él era un ser inocente, sin culpa de nada, y que lo que hizo era habitual entre muchos otros. Pues mejor haría cantando y diciendo los nombres,por twitter, que se le da muy bien,como si fuese el trum español, de todos cuantos conoce que siguieron las mismas pautas que él para que la ley no fuese igual para todos. Seguro que no da nombres, él que presumía de estar en un gobierno que iba a combatir la corrupción.    
          Pues mira, Màxim, estos empezaron por ti, aunque se lo pusiste a huevo, chaval. Les costó, eh, que se pasaron la mañana de ayer defendiéndote hasta que se dieron cuenta que estaban haciendo el ridículo ante la sociedad. No obstante, tú que apuestas tan fuerte por las políticas de Sánchez, no estaría de más que hablases con Hacienda y les contases todo eso que sabes sobre prácticas corruptas de otros famosos y famosillos, esos que, según tú explicaste ayer, creaban ese tipo de sociedades, como la tuya, una práctica habitual, parece, para no pagar lo que debían al estado. Anda, no te acobardes, sé fuerte, dirían algunos en este país, y acaba con esas corruptelas. Te coronarías de gloria, aunque hubieses tenido que pasar por este trago que te buscaste hace años.

          Sigan esperando por el verano, no tardará. Así que una sonrisa a cuantos les rodean y a dar envidia a quien no lo practique.

miércoles, 13 de junio de 2018

SON IGUALES


        Pues ya lo ven, el nuevo ministro de Cultura y ¿Deporte? ha intentado hace años saltarse las leyes a la torera defraudando a Hacienda. Lo cogieron con las manos en la masa y tuvo que arreglárselas como pudo para pagar lo que el estado le pidió a cambio. ¿Y?

Pues eso, que ahora el PSOE, Pedro Sánchez, se halla en la misma tesitura que padeció el PP en otros casos. ¿Y qué hace el Presidente de Gobierno? Esconder la cabeza en la tierra como los avestruces o como Rajoy, que para el caso es lo mismo. Y la Ministra de Trabajo, una tal Valeria porque no sé si es su nombre o apellido, ni me importa mucho, la verdad,  nos ha soltado en rueda de prensa que eso de Màxim Huerta fue hace años y que ya está todo arreglado. ¿A qué les suenan las explicaciones? ¿A quién les recuerda?

        Siempre he dicho, y los hechos me refuerzan aún más la idea, que todos son iguales. ¡Qué más da PP que PSOE! Seguimos en un país, estado o nación con gobiernos ridículos, con Ministros que se aferran a sus sillones como si estos fuesen de hierro y su culo, el de los Ministros, imanes.

Cuando vengan las elecciones, ni se sabe cuándo, ¿a quién narices se podrá votar?

¡Uf!

Anden, no se quemen. Vamos a seguir igual. Intentemos ser lo más felices posible y echar una sonrisa al día, por lo menos.

lunes, 11 de junio de 2018

NAVIDAD ADELANTADA


Hoy, como llevo haciendo desde el viernes, me ha tocado encender la tele a las ocho y pico de la mañana, buscar en el disco duro que tengo conectado a ella la carpeta con el nombre de Celia, rebuscar en su interior hasta encontrar otra que nombré como Villancicos Asturianos y pulsar el play del mando a distancia para que mi nieta, ya desayunada y vestida, aunque sin calzar, pudiese escuchar la canción del grupo Seliquín que hace años, muchos, fue también una de las preferidas de mi hija, Los tres Reis, y cantar al alto la lleva su estribillo (El vieyu ye Melchor, el prietu Baltasar y el que ta mediu coxu que va en mediu ye Gaspar). Cuatro veces lo oyó, hasta que se acercó a su estantería de juguetes y se apoderó de la pandereta. Se acabó la tele, ahora le arremangaba palmadas al instrumento musical sin orden ni concierto, pero cantando y bailando el villancico. Me quedé  apartado a un lado, cerca del sofá, viéndola y sonriendo. Poco a poco, casi susurrando al principio, acabé yo también cantándolo en voz baja, aunque en el mismo momento en que ella giró y me vio mover los labios, me soltó: No, tú, no, Tito. Y este Tito se llevó el dedo índice de la mano derecha a los labios para indicarle que no saldría otra palabra más de mi boca, mientras mis ojos se iluminaban de alegría contagiada por sus movimientos, gestos, panderetazos y letra cantada a su manera que alejaron de mi mente las nubes que se cernían desde hace cosa de media hora sobre nuestras cabezas, bueno, sobre nuestras casas y nuestra villa.

Entonces, se escuchó el primer estruendo, pero a mí me dio igual y a ella también. Nuestro mundo era otro, sin truenos, ni rayos, ni lluvia de ningún tipo. La tormenta no existía. Estábamos en Navidad, el día de su cumpleaños, pero una Navidad a mediados de junio y no había tormenta que igualase la alegría y la sensación de bienestar que anidaban en nuestros cuerpos. Ante el primer relámpago, mirándonos a la cara, ambos sonreímos y después, tras un Ahora los dos, Tito, comenzamos nuevamente la canción de Los Tres Reis, al tiempo que un violento trueno retumbaba en el exterior.

Porque cualquier día es bueno para disfrutar de su compañía, cualquier día es bueno para intentar lo imposible con tal de arrancarle una sonrisa, cualquier día, cualquier momento es maravilloso para seguir queriéndola y disfrutando de su compañía. Porque cualquier día se convierte en fantástico cuando un niño es feliz.

 

Sigan sonriendo, disfruten minuto a minuto con los que más quieren y sean felices.

 

GOBIERNO NUEVO: YA VEREMOS


Hay Presidente. Hay ministros y ministras. Ahora, a gobernar.
El nuevo Gobierno no ha suscitado malos modos en general entre la sociedad. Bueno, sí, el deportista Maxim Huerta, que a lo mejor dará conferencias de prensa en Telecinco, o en Cataluña lo de Borrell, que le sentó a Torra y cía como un tiro en el pie de apoyo, pero a fin de cuentas tampoco creo yo que será para tanto. El rifirrafe normal entre partidos que desean algo con frenesí descontrolado como es la independencia, por un lado, y la cautela que se ha de suponer a quien ahora rige nuestro destino en España y que ya ha apoyado la Constitución por encima de todo, o eso se oyó. Eso sí, fuera 155 y el control de cuentas se hará a posteriori, enseguida recuperarán las leyes recurridas ante los tribunales y aquí paz, después gloria y la tabarra con la independencia, como Duracell, seguirá y seguirá.
Esto del respeto a la Constitución se les da muy muy bien a PP y PSOE: se la saltan cuando quieren, aunque sea con nocturnidad y alevosía, a escondidas de los ciudadanos, para intereses de aquellos que más tienen. O algo así fue lo que acaeció hace unos años entre Zapatero y Rajoy, las dos joyas de la corona bancaria en España. Pero las palabras Constitución y Democracia la tienen siempre los partidos en la punta de la lengua para cualquier cosa, como si fuesen las fórmulas mágicas del reino de los cuentos con las que se descubre todo, aunque en realidad sirva para taparlo todo bajo mantas y mantas de frases demagógicas que aturden y aburren a la ciudadanía hasta que esta es incapaz de saber dónde comienza la verdad y dónde termina la mentira. Y así nos va: hechizados por esas palabras cuyo significado han tergiversado hasta la saciedad en pro de sus propios intereses. Pero, bueno, ahora alguno dice que hay que reformar las Carta Magna. Esperemos que no sea sólo para contentar a Cataluña y País Vasco.
No obstante, cuando defienden la Constitución como panacea y muralla tras la que nada se puede desarrollar, a mí me dan miedo. Cuando menos nos demos cuenta, nos cuentan una milonga y nos dicen qué es lo mejor para España sin consultarnos nada; a continuación, cambian o quitan o añaden algo en su articulado y hasta luego, Lucas, si te vi, no me acuerdo. Y el que muestre su desacuerdo será un anti demócrata, un radical, un fascista, un autoritario, un golpista, un…
 
Bueno, no pierdan la sonrisa, que seguramente habrá situaciones en adelante para partirse de risa y hay que estar preparados.
 

viernes, 1 de junio de 2018

OPERACIONES MAQUIAVÉLICAS


En España cambiamos de Presidente de Gobierno. Una marea viva llamada moción de censura se llevó por delante a Mariano Rajoy y nos dejó en su resaca a Pedro Sánchez. Si lo queréis como si no lo queréis, en el Congreso lo votaron y sanseacabó. Prometió, porque prometer es tan barato que resulta hasta gratis, como Suárez, que iba a cambiar no sé cuántas cosas y que, al final, convocaría nuevas elecciones, a saber cuándo. Supongo que tendrá las cosas bien atadas, ya que de lo contrario va a hallar una oposición exacerbada entre los diputados y no te digo nada en el Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta.

Quiero creer que no les prometió nada a los partidarios de la independencia catalana, como él aseveró y PdCat y ERC repitieron. Pero… El tiempo, y no mucho, nos dirá cómo se responde al apoyo en el congreso. El PNV no tiene ni que explicarse: siguen los presupuestos aprobados anteriormente y se forran a cuenta de ellos. Los demás partidos ahora, es de suponer, se estarán frotando las manos para calentarlas y acoger todo cuanto les pueda caer en ellas, que el que no pide y chupa no mama. Menos Cs, el partido de la lucha contra la corrupción que sigue echando una mano a Rajoy, y PP, claro, aunque a ambos les dieron munición suficiente a cuenta de los partidos que  auxiliaron a Sánchez en su camino hacia la Presidencia.

Lo que ayer y hoy vimos en el congreso de los Diputados fue pura y meramente política, pero política maquiavélica, la que lo único que busca es el poder por el poder. ¿El bien de España y los españoles? Permitan que lo dude, al menos de momento y según están las cosas.
 No digo que el PP debiese seguir, no, y menos aún después de la condena del Tribunal Supremo, por más que se empeñen en retorcer los argumentos para engañar a la gente de este país y declararse inocente de todo cuanto les afecta directamente. Tampoco me choca, ni mucho ni nada, cómo el PSOE, el de no es no, hace unos días echaba sapos y culebras por la boca contra el presupuesto, aprobado en ese mismo Congreso con su voto en contra, y hoy habla de continuar con él por razones de Estado. Ja, me río: por razones de apoyo del PNV que, si no, no lo votaría. Otro es Podemos que incluso se ofrece voluntario para entrar en el futuro Gobierno a pesar de que tendría que tragar los mismos presupuestos anteriores. Y los catalanes, que apoyan al PSOE, o más bien refutan a Mariano, a pesar de haber defenestrado a Sánchez por haber avalado a Rajoy y Rivera con el artículo 155, ahora esperan con entusiasmo que lo deroguen, que saquen a los presos que ellos llaman políticos y que se les dé nuevamente el control sobre el dinero de la Generalitat Catalana. Ahí es nada.

Falsedad tras falsedad. Unos y otros. ¿Alguien se cree que van a regenerar la clase política de este país los mismos que la arrastraron por el lodo? No sé, cuesta trabajo hacerlo.

 

Mientras, sigan a lo suyo, que poco o nada va a cambiar para los de a pie, y la sonrisa nos servirá para vivir y tolerar estos y otros futuros momentos.

EL ANDALUZ MÁS ASTURIANO DEL MUNDO, d.e.p.


  

Ayer, 31 de mayo de 2018, nos dejó Antonio Pavón Palomo, una persona inigualable, irrepetible, un ser humano que siempre combatió por colocar a sus pueblos, Antequera y Grau, lugares de nacimiento y de residencia, en lo más alto a través de su participación y lucha desde infinidad de asociaciones culturales, deportivas, de índole social, etc.

Fue aquí, en Grau, donde participó en la fundación de esta Asociación, la que lleva el nombre de Valentín Andrés, amigo suyo y quién lo bautizó como dice el título del artículo: “Es usted el andaluz más asturiano del mundo”. Fue idea suya crearla al celebrar el centenario del nacimiento de este insigne moscón. Desde el primer momento, desde su cargo de vicepresidente, cargo que desempeñó durante más de veinte años, para pasar luego a ser nombrado Presidente de Honor de la AVA, desarrolló una labor encomiable e impagable con el fin de que esta Asociación ocupara, como hoy lo hace, un lugar eminente y primordial en la vida cultural de nuestro pueblo.

Toni Pavón no quiso abandonar el mes de mayo, ese mes de las flores que adoraba, que lo inspiraba, el mes más querido por él. Es como si, al ver que junio estaba a un paso, Toni prefiriese seguir su vida alejado físicamente de nosotros, de todos cuantos lo queríamos, entre los días de mayo para seguir echando algún piropo inocente o escribiendo alguna de sus poesías en ese otro lugar al que se ha ido, sea el que sea y esté donde esté. Estoy seguro que ahí, en ese paraíso reservado solamente para gente tan maravillosa y extraordinaria como Pavón, junto al Efebo que le concedió Antequera en el día de Andalucía de 2004 y el Título de Hijo Adoptivo de Grau concedido en 2016, se mantendrá atento a todo cuanto suceda en ambos sitios y hará todo lo posible por seguir inspirando a todos cuantos deseen, con tanto amor como hizo él, lo mejor para sus pueblos.

Antonio, Toni, Pavón, puedes estar seguro que desde la Asociación, como hicimos siempre, te seguiremos teniendo como un ejemplo no solo de lo que significa trabajar por Grau, sino también como modelo de lo que un ser humano puede hacer por cuantos le rodean.


 

jueves, 24 de mayo de 2018

DESENCHUFEN


¡Qué país, uf!

Es que no hay día en que uno se levante y pueda disfrutar alegremente de la mañana si resuklta que tienes cierto interés por los movimientos políticos que acaecen en España. Si no es uno, es lo otro. Lees diarios, pones la radio, ves la tele, te acercas a noticias por internet, lo que sea, hasta las charlas entre determinadas personas en un bar o en un parque, y todo, todo es la dichosa política que te ahoga y te deja más que patidifuso cuando te enteras de algunas de las cosas que suceden.

Y no porque todos a quienes oyes opinen lo mismo, no, porque las explicaciones pueden ser más o menos prudentes, moderadas, razonables,  insensatas o peregrinas y cada uno tiene las suyas, sino porque la vida hoy en nuestro país se mueve al ritmo que marcan estos hechos: que si Cataluña, que si Gürtel, que si EREs, que si manifestaciones de pensionistas, o de obreros, o de jueces o de… Yo qué sé. Ni un día tranquilo, a excepción de cuando despierto a mi nieta y paso las horas con ella. Justo esos momentos son los que hacen que mi vida no sea el fracaso al que creo condenarme por no seguir la misma melodía que todos esos opinantes, las más de las veces sin conocimientos suficientes como para valorar fechacientemente cada caso, como me sucedería a mí, sin duda. ¡Bendita nieta!. Porque discutir de política por el mero afán de discutir no conduce a nada.
 ¡Ah, que se me olvidaba cómo cuentan que se arregla todo: en las próximas elecciones. Y yo me descojono. Como cuando mi nieta, ante una canción que le gusta, empieza a bailar: me descojono y quedo atónito viendo cómo, con poco más de tres años, se mueve y gesticula como si hubiese nacido con la música, el ritmo y el baile dentro de ella. Increíble. Lo del baile y lo de que se arregla con elecciones, ambas cosas.

 

Sigan bien, desenchufen todo lo que puedan y ríanse del mundo, que es maravilloso.

viernes, 18 de mayo de 2018

CHALET


El dios podemista y su compañera en el Olimpo de esos dioses de mercado anticapitalista se hicieron un lío. O no tanto si pensamos que tal vez desde hace unos meses ven que su tiempo se acaba, tiran por la calle de en medio, se aburguesan y dejan con el culo al aire a sus camaradas en el resto de España. Tanto criticar la compra a Guindos por algo semejante y resulta que va él, y ella, y se permiten el lujo de comprar un pequeño chalet, baratito, eso sí, de unos seiscientos mil euros. Total, una minucia.
Ah, que ya han proclamado a los cuatro vientos que con una hipoteca, como todo hijo de vecino. Sí, porque, total, más de medio millón de euros pagando una bagatela de ochocientos al mes cada uno en treinta años, se lo permite cualquier trabajador de esos a los que ellos dicen defender. Lo que pasa con todo esto es que una cosa es predicar y otra dar trigo. Ellos predican, trigo no dan, pero la cosecha, por lo visto, la piensan recoger.
Anda tú, que se han lucido ambos. Desde el famoso congreso de Vistalegre en el que lo eligieron líder de Podemos, no paró de dar palos de ciego y de poner palos en las ruedas de los demás hasta acabar en un descenso galopante de votos. Mira que, hace unos años, había surgido la figura de Iglesias, y demás, no lo olvidemos, como la de un joven, y jóvenes, con nuevas ideas que podía ser capaz de cambiar las cosas en este país, aglutinando a su alrededor millones de votos de españoles confiados en sus palabras. Pero, ya ves, resulta que se ha convertido en otro más de la misma ralea que él criticó y aún sigue criticando, después de enterrar o casi a quienes con un poco más de cordura intentaron que no hiciese el ridículo desde aquel nefasto día a hoy.
 Mejor estaba calladito, desaparecido de la vida política y pública y se iba a su chalet a limpiar la piscina para el verano y a preparar las cunas de sus dos gemelos, en vez de mandar al carajo con esta decisión, por muy loable y defendible que lo intenten explicar, a todos sus compañeros que aún creen en un modelo de sociedad distinta, no sé si mejor o no, allá cada cual. Aunque, claro, si se va, cómo van a pagar la hipoteca. O sea, que los tendremos para rato, aunque estén en segunda fila o colocados en algún despachito de esos que ellos tanto criticaron a los demás. ¡Qué pena de ideas despachadas de un plumazo por quien aún hoy se cree un dios!

miércoles, 9 de mayo de 2018

NEL BAR


 
-¿Tas lliendo la prensa, guaje?- entrugó-y Lin a Robus, que s’ afanaba, cola cabeza gacha, n’ enterase qué yera eso de que les pensiones subíen unes col IPC y otres non- Pues has saber qu’ esos papelos nun cuenten namás que mentires, troles como la catedral d’ Uviéu. Digótelo yo, que tuvi l’ otru día nuna charla que daben na Casa Cultura sobre les “fake news”- y pronunció estes dos caberes palabres como si naciera n’ Inglaterra había setenta y picu años, que yeren los qu’ arrastraba, sofitándose nuna cachaba de carbayu que tallara él había yá polo menos tres años.
-Anda, Lin, nun me torees, habrá de too. Toma un cafetucu, si te peta, y déxame lleer esto, que bien que nos interesa a los dos- Robus cuasi nin llevantó la tiesta del papel. Taba fartu de que Lin-y apaeciera un día sí y otru tamién, a la mesma hora, pel bar d’ Amparo pa que-y pagaren el café con lleche de toles mañanes. A él nun-y importaba, pesie a que yera un meticón de munchu cuidáu y n’ ocasiones esbabayaba más de la cuenta; sicasí, dába-y pena abonda, sabiendo como sabía lo que-y quedara de pensión y que tenía en casa a la fía, separada d’ aquel piraván que la dexara preñada había cuatro años y la abandonara con fíu y deudes a los dos meses de nacer la criatura. Ente’l matrimoniu, la fía, el nietu y daqué que-y apurría al so fíu, en paru dende setiembre, p’ aidar un migayu cola alimentación de los tres fíos que tenía n’ edá escolar, poco o cuásique nada-y podía quedar pa los sos gastinos de diario: un par de vininos corrientes a la tarde en Ca Mael, charrando o viendo’l fútbol, el paquetucu de tabaco negro, que quemaba cada dos díes, y con eso alón. Ansí ye que se dexaba cayer perequí y perellí cuando vía a dalguién que-y podía brindar un vinín o un café.
Lin y Robus yeren de la mesma quinta, como bien s’ apuraba a cuntar el primeru en cuantes se decataba de que-y diba cayer una invitación a tomar dalgo. Y güei nun podía ser distinto.
-¿Alcuérdaste del día de la xura bandera, ho? Joder, vaya mamada que garramos na cantina. De xuro que nun había naide más que la xurara ensin daquién de la familia presente. Namás tu y yo. Pero taba bonu l’ asuntu per casa como pa dir hasta Sevilla los nuesos pas. Si cuasi nun había pa comer en casa, eh, como pa pagar un billete en tren y echar dos díes perehí fundiendo lo poco que teníen. ¡Probes! Y con too y con eso, tovía-ys pidíamos perres pa nós y dacuando llegaba dalgún xiru de cuatro cuartos pa ún o pal otru que fundíamos nun par de díes en vinu. ¿Alcuérdaste, Robus?
Lin siguía testón falando y falando ensin dar callada faciendo tolos posibles por entamar una conversación col so collaciu de parranda militar, pero Robus, calladín como un afogáu, atestayaba pa la noticia que lleía, nun sabiendo mui bien si ye que taba concentráu nella o quería facese ‘l sordu pa nun entrar otra vuelta nel filáu, como milenta vegaes antes-y aportara col so amigu, de vese nun alderique valeru qu’ enxamás llegaba a nada, solo a tener que finar la charla dándo-y la razón a Lin pa nun dexalu mal y tener la fiesta en paz.
Por fin, n’ acabando el cafetín, Lin garró la muleta del poyu, xunto a la cristalera onde la dexara, faciendo darréu un remolín con ella en mediu’l bar qu’ a puntu tuvo de da-y un disgustu a Amparo cuando vio cómo’l palu cuasi rozaba, por un pelu, el cristal del armariu de los xelaos.
-Si lu llegues frayar, dígote yo que te muelo les costielles con él, Lin. ¿Pero ye que nun sabes pórtate con un pocu sentíu, rapazón?- Amparo enfoscárase dafechu, nun yera la primer vez que facía aquel movimiento, anque tamién sabía que tampoco nun sería la última. El día menos pensáu…
-¡Hala, Amparín, venga, nun t’ esmuelgues, ne, que ta too controlao! Venga, hasta más tarde, que tengo que dir buscar el nietín a la guardería.
En colando del bar, Robus llevantó la vista del periódicu y quedó mediu ablayáu mirando pa la cai.
-Nun hai quien pueda con él. Tola vida vivió como un dios y acaba morriendo enterráu nun panteón.
Llueu, Amparo echó una güeyada pa escontra d’ él, pero Robus yá pasara la fueya y taba lliendo daqué de les acciones de Liberbank.
Pa lo que-y importaba a él lo de les acciones. ¿Qué tendría na cabeza nesi momentu?
 
Siguíi a lo vuestro, riivos un migayu, si vos peta, y esfrutái del día.
 
 
 
 

lunes, 23 de abril de 2018

SÓLO POR FAVOR


 
¡Cuántas veces sientes el silencio aterrador
de quien está desesperado,
pidiendo ayuda!
Mas, fatuo y vanidoso,
endiosado cree,
en su ignorancia, pero a pies juntillas,
intolerante y prepotente,
que él y sólo él,
está en poder de la verdad absoluta!
¡Ay, si fuese capaz,
desde la cima de su soberbia
o desde el interior de su arrogancia,
de extender uno solo de sus dedos
y de pronunciar dos simples palabras,
una única frase:
Por favor!

Sigan ustedes bien, disfruten de la primavera y continúen sonriendo.

miércoles, 28 de marzo de 2018

TRESFORMACIÓN


YERA/YE ELLA, LA MIO CELIA
Yera la neña la que me dicía, mientres m’ abrazaba,
que quería baillar.
Yera la neña la que me contaba, mientres se ría,
que diba esnalar.
Yera la neña la que me falaba, mientres m’ achuchaba,
de besos, de gayola y paz.
Yera la neña la que xuxuriaba, cuando la estruyaba,
que naguaba pola mar.
Ye ella, la mio neña, la mio vida, la mio insinia,
la mio Celia.
Yera la neña la que recitaba, pequeña, mimosa,
unos versos de sal.
Yera la neña pola que vivía, dormida, inocente,
la que me facía suañar.
Yera la neña de sorrisa dulce, creadora d’ histories,
la que me facía suañar.
Yera la neña, ella sola, mio lluna y mio sol,
mio alma y mio coral.
Ye ella, la mio neña, la mio vida, la mio insinia,
la mio Celia.
Yera la neña y ensin ella, allegría y pasión,
finaría mio paz.
Ye ella la que, cuando me ve allegre,
pergayaspera diz: Si Tito ta contentu, yo toi feliz.
Ye ella, la mio neña, la mio vida, la mio insinia,
la mio Celia.
Ye ella, sí, la que me tresformó,
la que fexo de min, xubiláu inútil,
un neñu que torna xugar col maxín,
un home que torna vivir gayoleru,
una persona con ganes de sonrir,
güei, llueu y siempres;
un ser ensin mieu nengún nin al bien nin al mal,
namás a lo que de min seya pa pensar
ella, la mio neña, la mio vida, la mio insinia,
la mio Celia.


A siguir bien, sonrir y esfrutar de les vacaciones.
 
 
 
 

domingo, 25 de marzo de 2018

CAYÓ PUIGDEMONT Y...


Cayó Puigdemont. En Alemania. Con esto no contaba ni él ni sus seguidores. A ver ahora qué pasa, pero muy contentos no están.
Manifestaciones en Cataluña. Y es que se quedan sin líderes. Parece ser que, si les quitan a la docena que han desaparecido del mapa político, al hallarse en la cárcel o en el extranjero, no hay nadie más. Pues que pongan a Mas o a Pujol, que entienden de esos temas, al menos del tres o cinco por ciento.
Gritos, lamentos, protestas, empujones, insultos, avalanchas,...
Peticiones de libertad para el ex fugado y demás “presos políticos”. ¿Por qué? Porque sí, porque ellos, los que toman las calles, pueden hacer y decidir lo que les venga en gana sin respetar nada más que sus ideas, pasándose por el forro las de la otra mitad de los catalanes. Es más, hasta la prensa es insultada por informar; bueno, no toda, la más objetiva, que hay otra que vive a cuenta de la Generalitat para explicar y desinformar sobre lo que quiera.
Petición de República, saltando por encima de la Constitución Española. Aunque, claro, Cataluña no es España, dicen. Pero bien que se aprovecharon y se quieren aprovechar económicamente de ella para convertir ese territorio en envidia de muchos otros, y pienso en mi Asturies patria querida, y para llenarse los bolsillos a cuenta de ello. Una manera esta de hoy y de hace meses de echar la gente a la calle para, entre otras cosas, distraer la atención de casos de corrupción infumables de esa comunidad, la mala gestión de los últimos políticos gobernantes en la Generalitat, la pérdida de confianza de grandes empresas que se han ido como consecuencia de esas decisiones tomadas un mucho a lo loco, etc.
Dicen que no hay violencia. Vamos, anda, que lo que está sucediendo en Cataluña lo propician los seguidores de algunos Gandhis catalanes. ¿Qué significará la palabra violencia para esos manifestantes y para quiénes los convocan y defienden? Se lanzan huevos, piedras, latas, botellas, contenedores, lo que se tenga más a mano, se insulta a las fuerzas de seguridad e incluso se llega a enfrentamientos directos con ellas, se destroza material mobiliario urbano y no  urbano, etc. Pero eso no es violencia, dicen; por lo visto es lo normal cuando uno va tranquilamente, pacíficamente, por la calle de cualquier ciudad; o al menos en Cataluña es así, de acuerdo con las explicaciones dadas por ciertos políticos: son manifestaciones pacíficas. Lo que digan, tú. Pero a mí no me convencen. Hay detenidos y una cincuentena de heridos de momento.  Pues ¡brutalidad policial!- nos van a contar. Y a otra cosa mariposa. ¿Que fueron los Mossos en esta ocasión? Ya se buscarán explicaciones para ello. Qué sé yo, que eran guardias civiles o policías nacionales disfrazados. El caso es que la culpa sea del resto de España, del estado español, que los reprime un montón, tío, que ellos son unos santos…bajados del cielo a patadas, pero santos.
¿Dónde están los que se oponen a esa república, es decir, millones de personas que no la quieren? ¿Por qué no están en la calle defendiendo sus derechos? Aunque solamente sea para que se vea que quienes ahora están en ella no representan a toda Cataluña. Ah, que es peligroso porque puede haber enfrentamientos. Bueno, pues la visibilidad internacional del problema queda reducida así a los que hoy chillan y protestan. Luego que no se quejen.
¿Dónde están los políticos españoles  y/o catalanes? Siguen necios, unos y otros, y defendiendo posturas irreconciliables por falta de diálogo. Todos enrocados y lanzándose soflamas con el fin de avivar el fuego. Cuanto peor, mejor.
¿Quién o quiénes dirigen esos Comités de Defensa de la República Catalana, personas físicas con las que se pueda negociar? ¿O se esconden en la colectividad para no dar la cara, son de los tiran la piedra y esconden la mano? Porque tiene que haber gente que represente esos comités. Lo mismo que las hay en Omnium Cultural o en la ANC.
¿Por qué se tergiversan los hechos en función de quién hable?
 
Ya está bien. Seguro que me equivoqué en muchas cosas, pero descargué toda la adrenalina que llevo dentro desde hace unas horas Voy a apagar la tele, el ordenador y pensar en mi nieta: la sonrisa ya me está asomando a la cara.
 

viernes, 23 de marzo de 2018

¡QUÉ ASCO DE PROGRAMAS!


¿Pero qué están haciendo con la tele y los programas de información?

Hoy, como ayer y anteayer y demás, he encendido la televisión a media mañana y me he encontrado un programa de esos que duran toda la santa mañana. Es como un episodio más, en versión audiovisual, de aquel periódico tan famoso en los años sesenta y setenta, El Caso. Y más o menos lo mismo con otros programas matinales y telediarios de cualquier cadena. ¿A dónde vamos a llegar?

De verdad que me ha dado asco. Ver destripadas las vidas de unas víctimas o de sus presuntos asesinos en bien ¿de la información? ¡Qué va! Estoy seguro que millones de personas deben estar viendo estas cosas y me pregunto qué tienen en la cabeza para disfrutar con estos horrores. Llevan con el pobre Gabriel, dándole vueltas a su caso, desde hace semanas y, aún hoy, no le dejan descansar en paz, ¡pobre pescaíto! Y si no, conexiones con más muertes o desaparecidos por la geografía española, entrevistas a cualquiera que pase cerca del micrófono e investigaciones como si fuesen los pobladores del plató los auténticos inspectores encargados del delito.

Hay, quiero suponer por su contenido, verdaderos masoquistas gozando con la elaboración de programas de esta índole. No es dar noticias nuevas, no, es reiterar y machacar a los televidentes con los mismos datos que todos conocen de programas anteriores. Debería caerles la cara de vergüenza. Tienen poca profesionalidad o, quién sabe, les obligan a actuar así y no tienen lo que hay que tener para oponerse. A lo mejor es que son tan inútiles que, si los sacan de este tema, no saben buscar otros de interés.

He apagado la televisión. Estoy hasta los mismísimos de permanentes revisables con manifestaciones ad hoc, venganzas, crímenes, psicópatas, padres enfrentados, políticos aprovechados, etc.; hasta las narices de presentadores y periodistas con cara mustia y acongojada ya no solo por la tragedia, sino como si se les hubiera muerto alguien más que cercano, porque es lo que suponen quiere la audiencia; hasta el forro de personas que se echan a la calle a protestar, pero son incapaces de denunciar delitos que acaecen delante de sus narices aunque, una vez cometidos, siempre se disculpan y relatan ante los medios de comunicación que creían que…, que pensaban que…, que era tan bueno/a, tan responsable, que cómo iban a pensar que…; hasta el gorro de analistas y detectives de pacotilla televisivos que se creen Sherlock Holmes; hasta la coronilla me tienen esos millones de personas adocenadas que se divierten viendo estos programas y que en realidad son los verdaderos culpables de su existencia en la parrilla de las teles; en fin, harto de que en algunas cadenas de televisión siempre tengan a los mismos invitados, independientemente del tema que se trate, como si estuviesen dotados de una sapiencia omnímoda.
Lo siento, pero es que soy incapaz de soportar tanto teatro, me da asco. 


Seguiría, pero no es cuestión de hacer esto interminable. Así que…

…disfruten del fin de semana sin perder la sonrisa.

jueves, 22 de marzo de 2018

ASÍ SE PIERDE LA CONFIANZA


Cristina Cifuentes tiene un máster, oé, oé, oé. Pues vale.

¿Que no es verdad, que hubo enchufes, que hubo cambios de notas, que se le regaló? Ah, y a ella qué le importa. Da sus explicaciones, tarde, mal y nunca, y aquí paz y después gloria. ¡Menuda es ella!

¿Qué la las explicaciones de algunos profesores de la Universidad no son claras? Y a esta Institución que más le da. La universidad es algo abstracto, hombre,ni sufre ni padece, un nombre que se le da a un edificio o conjunto de edificios destinado a las cátedras y oficinas de una institución de enseñanza superior que comprende diversas facultades, y que confiere los grados académicos correspondienmtes  (datos tomados de la RAE). No obstante, a ver ahora cómo quedan además todos los profesores y demás miembros trabajadores de esa Institución (no sólo los que cambiaron o corrigieron la nota, los que firman determinados documentos o aclaran y defienden esos hechos que afectan a la Presidenta madrileña).

 Si el modus operandi es el que se desprende de las palabras pronunciadas ayer por el rectosry dos profesores más, ¿quién se va a fiar ahora del buen funcionamiento que debería primar en un centro de formación semejante? De verdad, la Universidad Rey Juan Carlos hoy ha quedado al nivel del subsuelo de una montaña de estiércol. Y la mayor desgracia de todas, es que estamos hablando de una Universidad Pública, pagada con nuestros impuestos y, por desgracia, con profesores nombrados a través de un sistema educativo reinante hoy en España que apesta.

Y no es el primer caso en esta Universidad, en la que han sucedido algunos otros asuntos que hieden; un lugar donde, a tenor de lo leido estas últimas horas, los nombramientos de algunos profesores han sido elegidos, si no a dedo, tal vez debido a unas presuntas y sospechosas influencias de determinados políticos, o bien dados de forma totalmente endogámica, hecho este último que se repite en otras universidades españolas, y al mismo tiempo una institución que se ha convertido según parece en cuna de cargos oficiales en distintos puestos de gobierno de nuestro país.

Algo se está haciendo muy mal cuando las cosas están como están; así nadie va a confiar en la Universidad Pública, y menos aún en esta. Lo peor: que nadie esté por la labor de cambiar la situación. ¿Por qué será?

 

Sigan ustedes bien, no pierdan la sonrisa por estas “simplezas” y disfruten de la semana.

martes, 13 de marzo de 2018

NO TODO VALE


Un crimen execrable, el de un niño de ocho años, es aprovechado por determinados políticos para hacer campaña y defender unas posturas legislativas que mantienen en contra de la opinión de otros. Lamentable. La capilla ardiente y el funeral del crío casi lo convierten en un asunto de estado. Solo faltó que hubiesen señalado varios días de luto oficial en toda España y que algunos de ellos, alentados por los gritos y peticiones de algunas personas desquiciadas anímicamente y soliviantadas por la cercanía de la presunta asesina, solicitasen nuevamente casi la instauración de tribunales pseudoinquisitoriales.

No estoy con esto echando por los suelos los gritos de dolor y lamentos que sobrecogieron a la población de nuestro país durante los últimos días. Válgame Dios. Me he sumado y me sumo a ellos. Pero a lo largo del año, existen casos similares por la geografía española sin que las reacciones políticas hayan alcanzado este nivel. Es decir, lo único que quiero dejar claro es que estas ocasiones tan luctuosas, tan dolientes, tan tristes para unos padres y familiares destrozados  no pueden valer para todo y menos aún para que nuestros políticos vayan a un pésame con doble intencionalidad. Dice bien poco de ellos. Deberían tomar ejemplo de los padres de la víctima, de ese pescaíto llamado Gabriel. Descansa en paz, mi niño.

 

 

lunes, 5 de marzo de 2018

MANIFESTACIÓN Y PENSIONES


Hemos llegado a una situación en la que los pensionistas de este país se han lanzado a la calle acuciados por unas subidas de su pensión que ridiculizan a cualquier ser humano con dos dedos de frente. Te suben el 0,25 cada año como si eso significase lo más de lo más. Y nuestros políticos, algunos, se enorgullecen de ello porque consideran que de esta manera siguen ganando poder adquisitivo, aunque sea mentira, aunque sepan que es mentira. Porque las mentiras, o como les gusta a esta clase social privilegiada, promesas incumplidas, nunca llegan a buen puerto, a pesar de ciertos datos que se repiten cada cita electoral que me dan que pensar.

A mí, pensionista de los que considero sinceramente que la cantidad que me consignan mes a mes no es precisamente una birria, como a la de otros conocidos, me produce repelús que se mezclen  churras con merinas. Me explico: estoy de acuerdo en que las pensiones no pueden seguir así, pero dentro del enorme abanico que suponen las distintas cantidades que se cobran de pensión existen muchísimas variables que no hacen posible que la huelga por este motivo tenga un motivo común. Vaya por delante que los salarios que cobran las personas jubiladas no siempre son los mismos. Los hay que cobran pensiones no retributivas, es decir, gente que no contribuyó a la estabilidad de la caja de la Seguridad Social por la razón que fuese, pero digno de analizar; los hay que la cobran por accidente o enfermedad, aunque haya miles que luego se dedican a profesiones liberales y autónomas sin declarar un céntimo al fisco: los hay que han trabajado décadas para alcanzar unos un subsidio mínimo y otros mejor con el que vivir; los hay, léase políticos o altos cargos de empresas punteras de este país, que no han rascado bola o muy poca durante unos cuantos años, pocos en algunos casos, y tienen  una pensión o sueldo o como se le haga llamar bastante llamativo por no decir otra cosa, amén de un plan de pensiones que no se merecen puesto que ellos por sí mismos la mayoría de las veces no aportaron nada, sino que lo hizo la empresa o el estado; las hay de viudedad, irrisorias en muchas ocasiones; las hay de autónomos, muchos de los cuales durante la mayor parte de su vida han pagado lo mínimo por rendimientos de trabajo y solo se han acordado de pagar cuanto más mejor al final para cobrar una pensión que no se merecerían si no; las hay de muchas maneras y formas; etc. Seguro que ustedes sabrán mucho más que yo y de ejemplos por el estilo.

Pero lo que no soporto es que se hagan manifestaciones porque con el sueldo de las pensiones no se llega para atender las necesidades de los hijos o hijas, de los nietos o nietas que por hache o por be no disponen de un trabajo estable, o de un sueldo digno o de ninguno con el que ganarse el pan o llevan en el paro no sé cuánto tiempo. Esto no. Una pensión es la paga que se les concede a unas personas que han trabajado a lo largo de su vida en función de unas características laborales que las leyes marcan, gusten o no. No es una cantidad de dinero que se da a la gente para que cuide de su prole. Unir una cosa y otra no vale, por más que los medios se encarguen de hacérnoslo llegar con todo tipo de entrevistas. Lo siento, pero esa prole, esos hijos/as o nietos/as han de poder vivir de forma autónoma y, si no es así, han de ser ellos quienes se lancen a la calle a protestar en vez de enviar a su padres o abuelos a luchar en su lugar. Por más que los quieran y se quieran. Esa razón esgrimida para la subida de pensiones no sirve para echarse a la calle por parte de los pensionistas. Estos que luchen por lo suyo, pero no porque han de atender a otras personas ajenas a su pensión, por más cariño que les profesen y por más que lo necesiten. Por eso, conmigo que no cuenten, porque las churras y las merinas no se mezclan. Por más que esté de acuerdo con que la subida del 0,25 es una vergüenza.


  Ah, la sonrisa, no obstante, no la pierdan nunca, que sonreír siempre es mejor para aguantar las dificultades, por muy duras que sean.

lunes, 29 de enero de 2018

PATALEOS EN LA ÓPERA OVETENSE



  Ayer, durante la representación de la ópera  Peleas y Melisande en la capital asturiana, cuando presentaron la función de modo trilingüe (castellano, asturiano e inglés,si mi enformación no es equívoca), un grupo de ¿energúmenos o sería mejor decir indocumentados y radicales? se dedicaron a patalear cuando oyeron la que se hizo en la lengua propia de Asturies, el Bable o Asturiano.
Que esto pase en un teatro donde se supone que la gente que acude al acto debería tener un mínimo de educación y respeto, nos da una idea de lo que desde algunos partidos políticos, con sus declaraciones, defienden. Hay ciertos representantes públicos que unen la lengua asturiana al nacionalismo radical e independentista, solamente porque a ellos no les gusta o no la quieren aprender o no la quieren usar, y están en su derecho, faltaría más, pero nunca negándoselo a los demás. O tal vez porque existen partidos en otras comunidades que presentan su lengua como una forma de identidad, que lo es, asociada a esos temas que tanto les pone de los nervios. Es decir, si el razonamiento es ese, quienes usan el castellano de esa manera son unos nacionalistas represores, no sé de qué tipo (aunque me lo imagino), ya que actúan como si el empleo de cualquier otra lengua que a ellos les disgusta fuese un delito. O así al menos lo entienden esos “babayos” que se dedicaron a patear al escuchar una explicación en asturiano. Si los responsables de la Ópera de Oviedo/Uviéu tuviesen cierta formalidad, habrán tomado nota de quiénes eran para impedirles el paso a cualquier otra representación. Seguro que habría cámaras y se habrán grabado a muchos de ellos. Pues eso, a la calle y amén. Como en cualquier espectáculo público serio. Porque lo que no pueden permitir esos responsables es que este tipo de gente mezcle churras con merinas y hayan buscado este lugar para autoproclamarse radicales absolutos de su propia dictadura lingüística. ¿Se pueden imaginar algo así, pero en el sentido contrario tratando de impedir el uso de la lengua castellana? ¡Menudo lío que se habría armado y menudos calificativos que les hubiesen puesto a los defensores de la Llingua Asturiana!
Debemos mostrar nuestra más racional repulsa a estos “pataleadores” y, quienes defienden la postura de que la lengua de Asturies ya se halla perfectamente defendida por la Ley de Uso y…, primero tendrían que estudiar el comportamiento y la respuesta de esos exaltados por discursos políticos necios y luego deberían salir a la palestra, condenar estas actitudes reprobándolas con total rotundidad y pedir disculpas por decir que quienes defendemos la cooficialidad del asturiano somos unos radicales cuasi independentistas, al tiempo que censuran de modo tajante a estos tarados que no saben estar en un lugar público como Dios manda, haciendo caso omiso de lo que significa el respeto a los demás y a lo que pensamos los que no son de su cuerda. Y si aún les queda cierto grado de vergüenza, hacer un pequeño examen de conciencia sobre su postura ante el Asturiano y darse cuenta de que, si todos queremos defender un derecho tan digno como nuestra lengua, uno de nuestros signos identitarios (y no por ello nacionalista, ni radical ni independentista) sin abandonarlo al albur del tiempo, la única forma de preservarla es cooficializándola, que no imponiéndola.


domingo, 14 de enero de 2018

PARA EL 2018


No sé ni cómo comenzar. Esto de empezar un nuevo año con los mismos síntomas y deseos que el anterior no es nada original. Desde hace un tiempo y la memoria me lo permite, cada día menos, los afanes y las promesas de cada uno de enero suelen ser los mismos. Y se cumplen, cuando se cumplen, o sea, casi nunca, aunque con alguna que otra satisfacción uno se deleite . No hay nadie que sea capaz de adivinar el futuro, por más magos y augures que presuman de ello. Las cosas vienen y van sin que podamos hacer casi nada o nada en absoluto para evitarlas. Tal vez nos imaginemos que somos cuasi dioses y haciendo esto o aquello podamos resolver problemas que se nos presentan ante los ojos y habrían de tener solución si participásemos en esto o en aquello, si pusiésemos de nuestra parte uno o lo otro. Pero no, no seamos engreídos.
Así que lo más apetecible es dejarse llevar y, cuando te encuentres envuelto en un lío, buscar la manera más positiva de salir de él. Pero no te quemes pensando qué podrías haberlo hecho mejor para que no llegase. Siempre llegan, siempre se te descubren cuando no lo esperas, cuando consideras que no hay nada capaz de hacerte cambiar, cuando crees que todo va todo sobre ruedas y tú circulas por tu derecha con total cautela y todos los sentidos puestos en el asfalto. Es mentira, ese asfalto a veces se rompe, se agrieta, te manda fuera, aunque sólo sean unos metros y te ves obligado a modificar esa línea recta que habías trazado al subirte a ese tren, a ese coche, a esa vida que imaginabas como la más derecha hacia tu meta.
No, nada es como uno piensa. Puedes suponerlo, hacer planes para ello, pero siempre puede hacer acto de presencia algo que te tuerce las expectativas. Por eso, no hay nada más importante que saberse capaz de modificar la dirección de tu vida cuando un obstáculo se te interponga, amoldarte a cada situación, no desesperarse ante una vicisitud que no has podido adivinar, porque nadie puede hacerlo.
Es decir, aprovecha el tiempo, disfruta y sonríe todo cuanto puedas mientras puedas porque es la manera de vivir la vida.
Y justamente esto es lo que pienso hacer durante el presente año y todos cuantos sigan. Mientras las fuerzas aguanten, el cuerpo lo soporte y me lo permitan quienes me rodean, claro, el tronco sobre el que afianzo mi confianza y mis ganas de seguir así, sin estridencias ni oropeles, casi en el anonimato, simplemente rodeado de aquellos que me quieren y entienden que soy como soy.
 
Sean felices y disfruten del nuevo 2018.