viernes, 18 de mayo de 2018

CHALET


El dios podemista y su compañera en el Olimpo de esos dioses de mercado anticapitalista se hicieron un lío. O no tanto si pensamos que tal vez desde hace unos meses ven que su tiempo se acaba, tiran por la calle de en medio, se aburguesan y dejan con el culo al aire a sus camaradas en el resto de España. Tanto criticar la compra a Guindos por algo semejante y resulta que va él, y ella, y se permiten el lujo de comprar un pequeño chalet, baratito, eso sí, de unos seiscientos mil euros. Total, una minucia.
Ah, que ya han proclamado a los cuatro vientos que con una hipoteca, como todo hijo de vecino. Sí, porque, total, más de medio millón de euros pagando una bagatela de ochocientos al mes cada uno en treinta años, se lo permite cualquier trabajador de esos a los que ellos dicen defender. Lo que pasa con todo esto es que una cosa es predicar y otra dar trigo. Ellos predican, trigo no dan, pero la cosecha, por lo visto, la piensan recoger.
Anda tú, que se han lucido ambos. Desde el famoso congreso de Vistalegre en el que lo eligieron líder de Podemos, no paró de dar palos de ciego y de poner palos en las ruedas de los demás hasta acabar en un descenso galopante de votos. Mira que, hace unos años, había surgido la figura de Iglesias, y demás, no lo olvidemos, como la de un joven, y jóvenes, con nuevas ideas que podía ser capaz de cambiar las cosas en este país, aglutinando a su alrededor millones de votos de españoles confiados en sus palabras. Pero, ya ves, resulta que se ha convertido en otro más de la misma ralea que él criticó y aún sigue criticando, después de enterrar o casi a quienes con un poco más de cordura intentaron que no hiciese el ridículo desde aquel nefasto día a hoy.
 Mejor estaba calladito, desaparecido de la vida política y pública y se iba a su chalet a limpiar la piscina para el verano y a preparar las cunas de sus dos gemelos, en vez de mandar al carajo con esta decisión, por muy loable y defendible que lo intenten explicar, a todos sus compañeros que aún creen en un modelo de sociedad distinta, no sé si mejor o no, allá cada cual. Aunque, claro, si se va, cómo van a pagar la hipoteca. O sea, que los tendremos para rato, aunque estén en segunda fila o colocados en algún despachito de esos que ellos tanto criticaron a los demás. ¡Qué pena de ideas despachadas de un plumazo por quien aún hoy se cree un dios!

miércoles, 9 de mayo de 2018

NEL BAR


 
-¿Tas lliendo la prensa, guaje?- entrugó-y Lin a Robus, que s’ afanaba, cola cabeza gacha, n’ enterase qué yera eso de que les pensiones subíen unes col IPC y otres non- Pues has saber qu’ esos papelos nun cuenten namás que mentires, troles como la catedral d’ Uviéu. Digótelo yo, que tuvi l’ otru día nuna charla que daben na Casa Cultura sobre les “fake news”- y pronunció estes dos caberes palabres como si naciera n’ Inglaterra había setenta y picu años, que yeren los qu’ arrastraba, sofitándose nuna cachaba de carbayu que tallara él había yá polo menos tres años.
-Anda, Lin, nun me torees, habrá de too. Toma un cafetucu, si te peta, y déxame lleer esto, que bien que nos interesa a los dos- Robus cuasi nin llevantó la tiesta del papel. Taba fartu de que Lin-y apaeciera un día sí y otru tamién, a la mesma hora, pel bar d’ Amparo pa que-y pagaren el café con lleche de toles mañanes. A él nun-y importaba, pesie a que yera un meticón de munchu cuidáu y n’ ocasiones esbabayaba más de la cuenta; sicasí, dába-y pena abonda, sabiendo como sabía lo que-y quedara de pensión y que tenía en casa a la fía, separada d’ aquel piraván que la dexara preñada había cuatro años y la abandonara con fíu y deudes a los dos meses de nacer la criatura. Ente’l matrimoniu, la fía, el nietu y daqué que-y apurría al so fíu, en paru dende setiembre, p’ aidar un migayu cola alimentación de los tres fíos que tenía n’ edá escolar, poco o cuásique nada-y podía quedar pa los sos gastinos de diario: un par de vininos corrientes a la tarde en Ca Mael, charrando o viendo’l fútbol, el paquetucu de tabaco negro, que quemaba cada dos díes, y con eso alón. Ansí ye que se dexaba cayer perequí y perellí cuando vía a dalguién que-y podía brindar un vinín o un café.
Lin y Robus yeren de la mesma quinta, como bien s’ apuraba a cuntar el primeru en cuantes se decataba de que-y diba cayer una invitación a tomar dalgo. Y güei nun podía ser distinto.
-¿Alcuérdaste del día de la xura bandera, ho? Joder, vaya mamada que garramos na cantina. De xuro que nun había naide más que la xurara ensin daquién de la familia presente. Namás tu y yo. Pero taba bonu l’ asuntu per casa como pa dir hasta Sevilla los nuesos pas. Si cuasi nun había pa comer en casa, eh, como pa pagar un billete en tren y echar dos díes perehí fundiendo lo poco que teníen. ¡Probes! Y con too y con eso, tovía-ys pidíamos perres pa nós y dacuando llegaba dalgún xiru de cuatro cuartos pa ún o pal otru que fundíamos nun par de díes en vinu. ¿Alcuérdaste, Robus?
Lin siguía testón falando y falando ensin dar callada faciendo tolos posibles por entamar una conversación col so collaciu de parranda militar, pero Robus, calladín como un afogáu, atestayaba pa la noticia que lleía, nun sabiendo mui bien si ye que taba concentráu nella o quería facese ‘l sordu pa nun entrar otra vuelta nel filáu, como milenta vegaes antes-y aportara col so amigu, de vese nun alderique valeru qu’ enxamás llegaba a nada, solo a tener que finar la charla dándo-y la razón a Lin pa nun dexalu mal y tener la fiesta en paz.
Por fin, n’ acabando el cafetín, Lin garró la muleta del poyu, xunto a la cristalera onde la dexara, faciendo darréu un remolín con ella en mediu’l bar qu’ a puntu tuvo de da-y un disgustu a Amparo cuando vio cómo’l palu cuasi rozaba, por un pelu, el cristal del armariu de los xelaos.
-Si lu llegues frayar, dígote yo que te muelo les costielles con él, Lin. ¿Pero ye que nun sabes pórtate con un pocu sentíu, rapazón?- Amparo enfoscárase dafechu, nun yera la primer vez que facía aquel movimiento, anque tamién sabía que tampoco nun sería la última. El día menos pensáu…
-¡Hala, Amparín, venga, nun t’ esmuelgues, ne, que ta too controlao! Venga, hasta más tarde, que tengo que dir buscar el nietín a la guardería.
En colando del bar, Robus llevantó la vista del periódicu y quedó mediu ablayáu mirando pa la cai.
-Nun hai quien pueda con él. Tola vida vivió como un dios y acaba morriendo enterráu nun panteón.
Llueu, Amparo echó una güeyada pa escontra d’ él, pero Robus yá pasara la fueya y taba lliendo daqué de les acciones de Liberbank.
Pa lo que-y importaba a él lo de les acciones. ¿Qué tendría na cabeza nesi momentu?
 
Siguíi a lo vuestro, riivos un migayu, si vos peta, y esfrutái del día.