sábado, 17 de diciembre de 2016

DIFICULTADES PEATONALES II


Hace unos días que no me acercaba por el ordenador, pero es que me era del todo imposible debido sobre todo a que no estaba en mi poder. Los dichosos malware o spyware o como narices se llamen han hecho que tuviese que llevarlo al garaje, es decir, a Toño para que me limpiase la basura que se me acumula cada año, si no antes, en las entrañas de este pequeño monstruo que, desde hace ya varios años, llegó a mi casa para quedarse. Supongo que, como todo en esta vida, algún día habrá que decirle adiós. No obstante, de momento me encuentro perfectamente compenetrado con él y me dolerá cuando llegue el momento.
Bien, pues es por eso que no tuve ocasión de emborronar ni una sola de estos folios virtuales que Word guarda en su seno.
Comentaba en mi último artículo, sobre los inconvenientes peatonales que existían en esta villa, la situación de una inmensa mole pétrea en medio de una acera en la zona de la Plaza de La Ferrería, a la que por cierto también escuché llamar en alguna ocasión de Los Bracos. Pues bien, la dichosa y maldita piedra ya ha vuelto desde hace unos días a su ubicación original con lo que el paso quedó expedito para poder circular por la acera convenientemente. Es de agradecer la rapidez con la que lo han solventado. Es verdad que la acera de la Avenida F. Villabella  aún continúa en el mismo estado. De ello pueden dar fe hoy, que llovió bastante, mis zapatos, calcetines y bajos del pantalón empapados. Supongo, o quiero hacerlo, que este tipo de obra no se puede realizar con la misma premura que la anterior y que lleva otros pasos que habrán de dar desde las instancias municipales que de ello se encargan, pero espero que no tarden mucho o que, al menos, ya estén tomando cartas en el asunto.
Como explicaba hace unos días, hay más cosas, sencillas seguramente de realizar en el pueblo, y cuya solución pasa nada más que por observar con un pequeño interés, si se quiere, al pasear por las calles del centro y las que no son del centro. Cualquier día, supongo que algún representante municipal dará una vuelta y se fijará en la ausencia de pasos de peatones que se precisan en algunos cruces y que no me parece que suponga un alto montante económico para el erario público. O esta es mi opinión, que tal vez no sea acertada.
 
Mientras tanto, sigan ustedes en plena preparación de las fiestas navideñas y no pierdan la sonrisa.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada